Samsung crea un chip de memoria neuromórfico para copiar el cerebro

Gracias al mundo del cine y la literatura la ya conocida inteligencia artificial es vista con pánico y terror y lo es aun más cuando hablamos de proyectos como el de Samsung para mapear el cerebro humano en un chip. ¿Qué es lo que pretende la empresa surcoreana y que problemas pretende solucionar con esta investigación? ¿Se nos acercan los terrores de la ciencia-ficción?

Uno de los desafíos más importantes en el mundo de la inteligencia artificial es el del autoaprendizaje, en el que a partir de un primer vistazo de una información esto le permita al sistema aprender de manera directa.

Nuestro cerebro es lo suficientemente avanzado como para aprender de nuestro entorno a partir de pocas muestras de información, pero no es el caso de los sistemas de IA utilizados por ejemplo para la conducción automática, ya que acaban necesitando no pocas, sino incluso centenares y miles de muestras de información para sacar una conclusión.

Esto lleva a que el entrenamiento para ciertas tareas de un sistema de IA requiera una gran cantidad de horas de trabajo, por no decir incluso semanas, meses e incluso años. De ahí a que el autoaprendizaje se haya convertido en la piedra filosofal para muchas empresas.

Samsung quiere mapear el cerebro humano en un chip

Samsung Cerebro Chip

La solución de Samsung en colaboración con la universidad de Harvard consiste en literalmente copiar las estructuras del cerebro humano relacionadas con el aprendizaje y la captación de información en un chip. Algo que conseguirían a través del uso de un array de nanoelectrodos desarrollados por los profesores HonKun Park y Donhee Ham quienes buscan crear una red de alta densidad en 3D compuesta por células de memoria de estado sólido, las cuales no han afirmado todavía de que tipo pueden ser, ya que no solo utilizarán memoria NAND Flash, sino que también ReRAM.

Por lo que la idea no es otra que crear un mapa neuronal de todo el cerebro humano, lo cual es una tarea titánica si tenemos en cuenta los más de 100.000 millones de neuronas de media que tiene el ser humano y eso sin contar las conexiones sinápticas que hay entre ellas. La idea no es otra que la creación de un procesador para IA con la capacidad de aprendizaje y mejora que tiene un cerebro humano. La idea es que cada célula en la red neuronal se programe para que su conductividad represente la fuerza de ciertas conexiones neuronales en concreto.

El hecho de mapear el funcionamiento del cerebro o parte del mismo para la creación de soluciones para el aprendizaje no es nueva, ya hemos visto como modelos biológicos muy simples se han adaptado en la llamada visión por computador para que así los ordenadores puedan ver y por tanto extraer información para que puedan predecir o clasificar los datos. El problema viene cuando hablamos de utilizar el cerebro humano como referencia, del que apenas sabemos nada y desconocemos si ciertos elementos del comportamiento y la moral tienen que ver con la forma en la que interactúan las neuronas.

¿Se acercan los terrores de la ciencia ficción por este proyecto?

HAL 9000

Si hay algo que es una realidad es la neurodiversidad, no todos tenemos el mismo cerebro exacto y no sabemos cómo podría llegar a reaccionar este en un chip de Samsung. Aunque dudamos que lo puedan hacer a una escala tan pequeña, lo primero que nos viene a la mente es Skynet de la saga Terminator.

No sabemos para qué van a utilizar el diseño una vez lo tengan terminado al completo o si van a conseguirlo, ya que la complejidad del proyecto es enorme, pero lo que está claro es que anuncios como este nos hacen preguntar si es una buena idea, ya que no sabemos que mecanismos son los que nos dan nuestra propia conciencia.