Intel retrasa sus nuevas CPUs y arquitecturas, ¿da por perdido 2020?

Los rumores dieron paso a la especulación, la especulación a su vez dejó sitio a la posibilidad y ahora ya podemos hablar de confirmación. Y es que Intel ha hecho público lo que ya adelantamos hace más de un mes: un roadmap donde da casi por perdido este año. Decimos «casi» porque solo habrá realmente una novedad para 2020, que al mismo tiempo es fruto de entusiasmo y decepción en parte. ¿Por qué no lanzarán nuevas gamas de productos en líneas importantes de mercado?

Con motivo del Intel Partner Connect, la compañía ha revelado su hoja de ruta para lo que queda de 2020 y en parte para 2021, ambos roadmap con sorpresas poco optimistas para la compañía. Como bien sabemos, los retrasos con los 10 nm han traído cola, pero la pandemia del COVID-19 ha puesto en jaque a la compañía hasta tal punto de que estos meses de cero actividad van a suponer tirar por alto el resto del año.

Intel roadmap: ni Rocket Lake-S ni Ice Lake-X, 2021 también tendrá 14 nm++ y 10 nm

Intel-Roadmap-escritorio-2020

Ni dos meses ha durado el roadmap anterior, esto es así por desgracia, «donde dije digo, digo Diego» y así sucesivamente. Hay que tener claro esto, ya que los movimientos se suceden y lo anterior queda obsoleto a una velocidad de vértigo.

En cualquier caso, la actualidad es la que muestra la diapositiva superior: adiós a Rocket Lake-S, Ice Lake-X y Tiger Lake-H para este año, ya que estos (si terminan por llegar) se pospondrán a 2021. Lógicamente supone un pequeño contrapie para los azules que querían dejar atrás los 14 nm++ para siempre y que querían cerrar este 2020 con al menos dos lanzamientos más.

Hay que tener en cuenta no obstante que la plataforma Partner Connect está enfocada a interactuar con los socios de la compañía y la información por tanto está mucho más restringida, pero nada hace apuntar a que el siguiente roadmap para OEMs sea distinto.

La única esperanza para este año llegará en portátiles y NUC

Intel-NUC-Roadmap-2020-2021

Lo visto para escritorio es un palo para la compañía y un soplo de aire para AMD y Zen 3, pero Intel podrá asestar un nuevo golpe en dos mercados clave y en auge como son los portátiles y los sistemas NUC.

No habrá que esperar a 2021 para ver el debut de Tiger Lake como arquitectura principal con núcleos Willow Cove. Aunque en este roadmap facilitado por la compañía no aparecen los portátiles, nada hace pensar que sus procesadores de las series U e Y no terminen llegando al mercado para finales de año.

Otra cosa serán las versiones H de alto rendimiento para portátiles gaming, los cuales no está claro cuando se ofrecerán, pero posiblemente sea de cara a 2021. En cualquier caso, Tiger Lake-U también se ofrecerá en los nuevos NUC Hades Canyon, que tendrán un refresh con dicha arquitectura pero que no cambiarán de nombre de producto, algo un poco extraño dado el salto de 3 generaciones de golpe con cambio de nodo incluido.

Habrá al menos dos gamas de procesadores distintas (i7 e i5) y serán de mayor tamaño general, ya que se pasa de los 1,2 litros de capacidad a los 1,35 litros para las nuevas cajas. Además, serán vendidos como NUC Extreme aun siendo gama U, por lo que el salto de rendimiento debe ser más que sustancial para competir con los Ghost Canyon actuales basados en Coffee Lake-H y 5 litros.

Por lo tanto y en resumen, podemos hablar de un 2020 con pequeños cambios y donde Intel ha puesto casi todo lo que tenía en escena, dejando barra libre en escritorio a Zen 3 y donde pondrá todas sus fuerzas en 2021 con la llegada de sus procesadores de 10 nm++ y alto rendimiento.