El Intel 11700K es 150€ más caro que el 10700K, ¿merece la pena?

El próximo procesador buque insignia de la 11ª generación Intel Core ha aparecido listado en una tienda mayorista de Alemania, y de hecho allí ya se puede comprar el Intel Core i7-11700K a un precio de 469 euros, nada más y nada menos que 150 euros más caro que su predecesor, el 10700K. ¿Merece la pena el incremento de precio?

En este caso no estamos hablando de precios inflados por la escasez, reventa a mayor precio ni nada parecido, simplemente parece ser que es el precio de venta que ha establecido Intel para su próximo procesador buque insignia de la 11ª generación (o al menos tradicionalmente el más vendido, especialmente para el ecosistema gaming). Este es el procesador que encabezará las listas de la generación Rocket Lake-S pero, ¿merece la pena pagar tanto por la diferencia?

Core i7-11700K ya a la venta por 469 euros

La tienda mayorista donde ha aparecido ya a la venta este procesador (y de hecho se puede comprar si se quiere) es la conocida MindFactory, la misma que suele proporcionar estadísticas de ventas de procesadores, placas base y tarjetas gráficas todas las semanas.

11700K

En la actualidad, el Intel Core i7-10700K de 10ª generación está a la venta en tiendas de España por un precio de 319 euros, exactamente 150 euros más barato que el 11700K. Como decíamos antes, Intel no está teniendo problemas de stock en sus chips (y es de los pocos, gracias a que todavía tiene fábricas propias) así que no es que el precio esté inflado por culpa de la escasez ni nada parecido, sino que todo apunta a que este es su precio de venta real.

¿Qué lo diferencia de su predecesor?

El Intel Core i7-11700K es un procesador con 8 núcleos físicos y 16 hilos de proceso gracias a la tecnología HyperThreading de la marca, y promete un gran incremento de rendimiento con respecto a la anterior generación gracias al uso de los núcleos actualizados Cypress Cove que proporcionan un IPC bastante mayor. El procesador tiene una frecuencia máxima Turbo Boost Max 3.0 de 5 GHz y cuenta con 16 MB de memoria caché L3. Además, este chip se diferenciará del Core i9-11900K solo por la frecuencia, ya que este último llegará con 5,1 GHz de velocidad máxima además de Thermal Velocity Boost.

Por su parte, el actual Intel Core i7-10700K es un procesador que también porta 8 núcleos y 16 hilos de proceso, en este caso a una velocidad base de 3,8 GHz y que alcanza los 5,1 GHz en modo Turbo Boost Max 3.0. Igualmente, porta 16 MB de caché L3 (Intel Smart Cache) y gráficos integrados con los mismos 125W de TDP que el nuevo procesador Rocket Lake-S.

Como podéis ver, las diferencias entre el 11700K y el 10700K son meramente de arquitectura, y aunque promete tener un rendimiento bastante superior en IPC la realidad es que no aporta mucho más, y de ningún modo parece ser justificable un incremento de precio de 150 euros. Que sea algo más caro en comparación sí es entendible al ser una nueva generación que obviamente porta mejoras, pero incrementar su precio casi en un 50% desde luego que no tiene ningún sentido.

¡Sé el primero en comentar!