China lanza su veto contra NVIDIA a través de Huawei, ¿adiós a ARM?

China lanza su veto contra NVIDIA a través de Huawei, ¿adiós a ARM?

Josep Roca

La compra del diseñador de procesadores ARM por parte de NVIDIA ha puesto patas arriba el sector del hardware y en concreto el de los dispositivos PostPC, entre los que se encuentra la empresa china Huawei, la cual precisamente según los últimos rumores sería una de las empresas que se habrían puesto en contra de la adquisición de los británicos por parte de los de Santa Clara.

ARM es una empresa británica de diseño de procesadores y la lógica que los acompaña que tiene un planteamiento «fabless»; esto significa que no tienen fábricas propias en la que hagan sus propios chips sino que son fabricados en fundiciones de terceros, pero al contrario de lo que ocurre con NVIDIA y AMD que fabrican sus chips en Samsung y TSMC para venderlos a terceros, ARM no fabrica ni un solo producto sino que lo que hace es licenciar su diseño en forma de archivos.

Dichos archivos están escritos en lenguaje de descripción del hardware como pueden ser Verilog o VHDL, los cuales describen como están conectadas las puertas lógicas que forman el procesador entre sí y de qué tipo son en un lenguaje que recuerda a los clásicos lenguajes de programación de software.

Lo que diferencia a ARM es que esos archivos que son licenciados a terceros pueden ser ampliados y modificados por el cliente, y esto le permite a ciertas empresas utilizar los diseños de ARM modificados para construir sus «propios» procesadores por un coste realmente ínfimo en comparación a si los tuvieran que realizar desde cero.

La dependencia hacia ARM por parte de Huawei

En el caso de Huawei ellos tienen su división HiSilicon que realiza sus propios procesadores utilizando tecnología de ARM, e incluso presentaron hace poco un PC que en vez de basarse en un procesador con ISA x86 se basaba en ARM.

Huawei ARM

Ahora con la adquisición de ARM por parte de NVIDIA la situación ha cambiado por completo y existe el peligro de que NVIDIA decida prescindir por completo de la política de licenciamiento de su tecnología para que esta sea como la de NVIDIA, donde el diseño se cierre a cal y canto y no se puedan crear chips derivados. Para que os hagáis una idea aproximada, es como si mañana alguien comprase Linux y decidiese cambiarle la licencia y que dejase de ser GPL para pasar a tener una licencia más restrictiva o simplemente ser código cerrado.

Por este motivo, existe la posibilidad de que NVIDIA decida dejar de licenciar una buena parte de la tecnología que permite realizar estos procesadores, la cual no solo es la CPU en sí sino toda la lógica que la rodea y que es completamente esencial para construir un SoC.

La situación geopolítica le complica la compra de ARM a NVIDIA

NVIDIA ARM

La guerra comercial entre los Estados Unidos y China ha acabado salpicando el mundo del hardware, especialmente por el veto del departamento de comercio de la administración de Trump a Huawei, lo que les ha llevado a perder el mercado estadounidense y toda su órbita, cuya consecuencia ha sido la pérdida de un mercado lo suficientemente grande que les ha hecho perder la posibilidad de fabricar sus procesadores en TSMC.

Los rumores que vienen de China es que Huawei estaría presionando a la administración estatal para la regulación del mercado de dicho país, para asegurarse que el uso de sus diseños basados en ARM no se van a ver perjudicados en el caso de que se apruebe definitivamente la adquisición por parte de NVIDIA, ya que hay que tener en cuenta que NVIDIA puede eliminar completamente y sin oposición a Huawei o a cualquier otro de su lista de licenciatarios y dada la guerra comercial entre ambas naciones, es una posibilidad que Huawei ha de contemplar como un posible escenario futuro.

Por el momento tanto Huawei como NVIDIA han declinado hacer declaraciones sobre estos rumores, pero si lo pensáis fríamente os daréis cuenta de que tienen sentido.