Intel retrasa parte de sus CPU Alder Lake para 2022, ¿qué ha pasado?

Según los últimos informes, Intel está acelerando sus planes para con sus productos Alder Lake conocidos como la 12ª generación Intel Core para que su lanzamiento se produzca entre el 25 de octubre y el 19 de noviembre de este año, justo tras el evento Intel InnovatiON anunciado ayer por su CEO, Pat Gelsinger. Sin embargo, nuevas fuentes afirman que Intel solo lanzaría los procesadores «K» de Alder Lake llegadas esas fechas, dejando el resto de la gama para un lanzamiento posterior en 2022… ¿Por qué? ¿Es que al final sí que les está afectando la escasez de chips?

Además de esto, se dice que Intel solo presentaría procesadores K-Series y KF-Series junto con el chipset Z690, es decir, que inicialmente Intel solo lanzaría la gama entusiasta al mercado. Intel supuestamente planea lanzar el resto de procesadores y placas base de la 12ª generación basadas en los conjuntos de chips H670, B660 y B610 tras el CES 2022 (los anunciarían en el CES y los lanzarían posteriormente, en teoría). Hay que mencionar que es la segunda vez que aparecen rumores de un retraso en el lanzamiento de los procesadores no K de Intel para la generación Alder Lake.

¿Cuál es el motivo de este retraso?

Intel Alder Lake-P Portátil

En las últimas semanas, la generación de procesadores Alder Lake de Intel está siendo protagonista de muchas de las noticias que se suceden una detrás de otra, y no es para menos porque puede ser una generación de procesadores que revolucione completamente el mundo del hardware al introducir por primera vez en procesadores de sobremesa una arquitectura completamente híbrida.

Los motivos de que Intel haya decidido retrasar los procesadores no-K pueden ser diversos, empezando por la actual crisis de escasez de chips y materias primas que obviamente también está salpicando al gigante de los semiconductores y terminando por la posibilidad de que Intel esté encontrando dificultades en el diseño de estos chips de arquitectura híbrida. No hay confirmación por parte del fabricante y por lo tanto no podemos afirmar ni desmentir nada a estas alturas, así que tampoco podemos dejar de considerar la posibilidad de que no haya ningún problema y ésta haya sido una simple decisión estratégica para sesgar el lanzamiento de sus procesadores a lo largo del tiempo.

Hemos de recordar que la competencia de Intel, AMD, no lanzará su nueva generación de procesadores hasta 2022, así que también es posible que Intel haya decidido postergar un poco el lanzamiento de Alder Lake para tener un mayor margen de maniobra de cara al lanzamiento de la nueva arquitectura de CPU de AMD.

Alder Lake, con estándar ATX 12VO y en el nodo Intel 7

ATX12VO

A estas alturas ya nos hemos topado con diferentes informes que aseguran que los fabricantes de placas base no están precisamente contentos por tener que implementar el estándar ATX12VO de Intel, que en principio reducirá el tamaño del conector ATX de 24V existente y potenciará el consumo en algunos escenarios. Lo que esos informes no mencionan es que Intel está vendiendo sus chips de la serie 600 a un precio más bajo, pero solo si el fabricante está dispuesto a adoptar el nuevo estándar ATX12VO.

El diseño de la mayoría de las placas base Z690 ya está terminado y como os contamos ayer, por ahora ningún fabricante ha implementado el nuevo estándar de Intel a pesar de ello y, de hecho, parece ser que no tienen planes a corto plazo para lanzar variantes que integren el estándar ATX12VO.

Por otro lado, durante el evento Intel Accelerated la compañía confirmó que cambiará el nombre de su nodo SuperFin mejorado de 10 nm a simplemente Intel 7. Este nodo lo utilizarán las CPU de consumo Alder Lake y Sapphire Rapids para centros de datos (y posiblemente para equipos de escritorio de alta gama HEDT). Además del aumento del 10 al 15% del rendimiento y eficiencia de los transistores, Intel reveló que ha mejorado la distribución de energía, optimizando el drenaje de la fuente y reduciendo la resistencia de sus nuevos transistores.

Hay que recordar que la 12ª generación de Intel requerirá una nueva generación de placas base con el socket LGA1700, lo cual también obliga a los fabricantes de disipadores a modificar sus sistemas de anclaje. También es probable que la plataforma sea respaldada por Raptor Lake-S, el sucesor de Alder Lake que se espera para el próximo año como competencia de la arquitectura Zen de AMD. Desafortunadamente Intel no ha hecho comentarios sobre la 14ª generación «Meteor Lake» por ahora, que también admitirá en teoría el mismo socket.