Acusan a AMD de trampear sus APUs para portátiles para ganar batería

Uno de los problemas a los que se ha tenido que enfrentar AMD en toda su historia es acerca del alto consumo y temperatura de sus CPU. Lo cual les ha llevado a estar años fuera del mercado de los portátiles. Pues bien, incluso con las APU Ryzen 4000 y 5000 en el mercado esto seguiría siendo cierto y es que AMD recorta rendimiento para ganar batería. ¿Qué hay detrás de ello?

Durante años Intel ha sido la reina de los procesadores para portátiles, todo debido a que AMD diseñaba sus procesadores para funcionar en escritorio. Fue a partir del desarrollo de los Ryzen 4000 que AMD empezó a apostar por hacer APUs para portátiles y entrar en dicho mercado. ¿Los resultados? Se puede decir que AMD ha conseguido su objetivo y le ha arrebatado cuota de mercado a Intel, al mismo tiempo que les ha permitido entrar en el mercado de los procesadores para portátiles de PC. El cual es económicamente más suculento para Intel y AMD que los de escritorio al tener márgenes mayores. Pues bien, parece ser que AMD estaría cambiando rendimiento por batería, lo cual no dice mucho a su favor.

AMD recorta rendimiento en sus APU para ganar batería

La batería en un portátil es uno de los puntos más importantes a la hora de realizar su compra, ya que una buena cantidad de los usuarios utilizan un portátil fuera de su casa y por tanto de manera itinerante. Es aquí donde la elección entre Intel y AMD no se reduce a ver quien tiene el procesador más rápido, sino quien puede ofrecer el máximo rendimiento con la máxima batería posible.

Pues bien, según podemos leer en Windows Central, hay varios modelos de ordenadores portátiles de AMD que no rinden igual dependiendo de si los tenemos conectados a la corriente o estamos tirando de la batería. Para ello han recopilado una serie de datos donde han comparado Surface Laptop 4, el ASUS ROG Zephyrus G14 y el nuevo Razer Blade 14. Todos ellos hacen uso de APUs de AMD y todos ellos ven recortado su rendimiento para poder llegar a sus horas de batería anunciadas. El recorte es tal que cuando el Surface Laptop 4 de Microsoft funciona bajo batería, rinde peor que el Surface Laptop 3 que hace uso de una CPU de Intel. Algo que podríamos pensar que es debido a un modelo en concreto, pero la cosa no termina en el portátil de Microsoft.

Por ejemplo, en el Razer Blade 14, un portátil gaming de reciente lanzamiento. Según nos informa la gente de Windows Central los recortes en rendimiento son significativos. Con una bajada al tercio del rendimiento gráfico en 3D Mark y un recorte en la velocidad de la interfaz del SSD NVMe a la mitad. Lo cual es algo que depende en exclusiva de AMD.

¿Siguen siendo las APU para portátiles la gran asignatura pendiente de AMD?

Ryzen 8000 APU

Nadie duda acerca del enorme rendimiento de las APU Ryzen 4000 y Ryzen 5000, pero no hay duda que AMD sigue estando por detrás de Intel en la optimización del consumo de sus procesadores para portátiles. Muchos esperan un rendimiento mínimo de sus ordenadores portátiles, incluso cuando no están conectados a la red eléctrica. Los usuarios somos conscientes de que el uso de la batería afecta al rendimiento global, pero a estas alturas uno no se espera ver la potencia gráfica reducida a un tercio, la velocidad de comunicación con el SSD a la mitad y el rendimiento de la CPU también severamente recortado.

El rendimiento de las CPU de Intel para portátiles de décima y decimoprimera generación no varían mucho cuando los tenemos conectados a la red o estamos utilizando la batería. Al contrario que los de AMD, lo cual lo transforma en la asignatura pendiente. Esperemos que en Rembrandt hayan conseguido solventar este problema o al menos que no haya disparidades de rendimiento en ambos modos de uso.