Amazon diseña su propio procesador de 32 núcleos ARM a 7 nm para sus servidores en la nube

No es una novedad como tal el hecho de que Amazon, mediante su rama AWS, diseña sus propios procesadores para sus servidores. Pero los rumores situaban a los norteamericanos de nuevo en los brazos de AMD mediante EPYC, aunque al mismo tiempo se mostraban reticentes debido al proyecto que tenían entre manos. Finalmente, y al parecer, Amazon desestima una vez más a AMD y vuelve por sus fueros gracias a su nueva CPU Neoverse N1.

La unidad de diseño de CPU de Amazon ha trabajado intensamente para diseñar a tiempo el nuevo buque insignia de la compañía, el cual será introducido paulatinamente en todos los servidores de AWS.

La revolución de esta CPU con nombre en clave Neoverse N1 (también conocido internamente como Ares) va a suponer un cambio radical en el rendimiento, optimización y consumo de los centros de datos del gigante de Jeff Bezos, ya que partían de unas CPUs bastante obsoletas.

AWS Neoverse N1: el poder de ARM seguirá en los servidores de la compañía

Amazon-Neoverse-N1-2

El nombre de dicha CPU se ha tomado de manera directa de la micro arquitectura de ARM que lleva el mismo nombre, y en esta ocasión ha sido llevada al límite para albergar por procesador hasta 32 núcleos físicos. Con tanto núcleo disponible ha sido necesario dar el paso a los 7 nm (al parecer mediante TSMC) donde además la compañía ha tenido que dotar a su nueva CPU de varios datos clave.

En primer lugar y como buena CPU de servidor, necesita conectarse con otros aceleradores. Aquí hablamos de FPGA y sistemas auxiliares de cómputo intensivo, por lo que Amazon ha creado una interfaz «fabric» para poder así acelerar las cargas de trabajo entre estos dispositivos y su CPU Ares.

Debido a las similitudes de esta arquitectura con lo presentado por ARM, Ares tiene muchas similitudes con los Cortex-A76, la cual integra 11 stages que pueden reducirse a 9 si es necesario, 4-wide para fetch y decode y además la peculiaridad de poder soportar altas frecuencias.

Nuevo motor para SIMD, más tamaño en caché y velocidad

Amazon-Neoverse-N1-FINAL-WM8

Amazon busca un objetivo claro: procesadores que puedan ejecutarse a altas frecuencias en un solo núcleo, que mantengan la velocidad alta en multithread y que además su consumo sea muy contenido.

AMD e Intel pueden ofrecer unas u otras características, pero el cómputo general es demasiado para ambas.

La arquitectura Neoverse N1 ha mejorado en varios apartados clave que sí permiten dicho cómputo al mismo tiempo: llega con un motor SIMD mejorado y optimizado, las caches I/D se han ampliado a 64K y la caché L2 ahora puede ser de 1 MB y además ahora es de tipo coherente, pero sobre todo, esta CPU Ares será capaz de ofrecer hasta 3,1 GHz en MT con solo 100 vatios de TDP por SoC.

Según AWS, tanto las mejoras de la arquitectura como la plataforma en sí misma se han optimizado para las cargas de trabajo de los servidores en la nube desde el minuto cero, por lo que el menor rendimiento bruto frente a las opciones de AMD e Intel lo van a compensar desde la optimización al milímetro de sus necesidades frente a sus procesadores, sobre todo en su versión de 32 núcleos.

¿Superarán a EPYC Rome y Cascade Lake? Evidentemente en potencia pura no, pero Amazon no necesita esto, sino un procesador totalmente optimizado para sus necesidades, con un costo muy bajo (se estima que muy por debajo de los 1000 dólares) y un rendimiento suficiente para las tareas que requiere y ahí ni AMD ni Intel pueden competir.