Verdad o mito: ¿es tan preciso el sensor de un ratón gaming actual?

Estamos bombardeados por marketing, eso es indudable. Las empresas empujan para ser innovadoras y vender sus productos y en un sector con tanto crecimiento anual como es el de los videojuegos y gaming la tecnología es el mayor reclamo. En los ratones vemos un claro indicio de todo esto, ya que el I+D se nota y se intenta innovar en un apartado concreto: los sensores, pero, ¿es tu sensor de tu ratón gaming tan preciso como lo pintan? ¿Son realmente 1:1 o hay trampa?

Si conoces a algún jugador profesional, de un equipo que compita a nivel internacional sabrás que los ratones gaming es siempre un tema muy controvertido. No ya por la comodidad, agarre, ergonomía o posicionamiento de sus botones, sino más bien por el sensor y su precisión. Las marcas siempre nos incitan a comprar con el reclamo de la precisión 1:1, pero… Esto en la mayoría de los casos está en entredicho.

El sensor de tu ratón gaming y los algoritmos

Logitech-sensor-raton-gaming

La respuesta corta es no, y curiosamente no es por el gusto de cada usuario o lo que necesite, sino porque la mayoría de sensores actuales dispone de una electrónica diseñada para junto con el software y un algoritmo predecir nuestros movimientos. El concepto es literal, «predicción», pero no hablamos del típico ajuste del ángulo o la corrección al movimiento del sensor, hablamos de un algoritmo que es capaz de eliminar movimientos que considera innecesarios o poco precisos, donde en los casos más extremos tendríamos hasta ciertas desviaciones al trazar simplemente una línea recta.

¿Crees que trazando una línea ficticia en pantalla podrías hacerla perfecta o casi perfecta con el ratón y su puntero? Evidentemente no, pero los algoritmos solucionan esto y nos hacen parecer mucho más precisos de lo que realmente somos.

Por lo tanto, la predicción del algoritmo lo que está haciendo es hacernos más precisos, pero al mismo tiempo se da la paradoja de que realmente la predicción no es exacta, es una mera corrección e interpretación del mismo.

¿Por qué realizar una predicción errónea en un ratón para gaming?

Sensores

Muy sencillo. La mayoría, por no decir todos, somos usuarios con un nivel intermedio o quizás avanzado, pero estamos lejos de los profesionales. Un profesional necesita precisión real, conteo 1:1 de cada píxel y un registro de los movimientos sin predicción, principalmente porque así es como realmente mejora y puede darse cuenta de donde ha fallado y por cuánto.

Pero la industria sabe que necesitamos ayuda para ser precisos y sentirnos grandes jugadores, por lo que cada vez más los sensores mejoran los algoritmos para intentar paliar los errores en los movimientos que podamos hacer. Esto es a nivel casi nanométrico, porque tanto la sensibilidad como la precisión hacia la superficie han mejorado, pero nosotros seguimos siendo imprecisos.

Por ello, los ratones actuales intentan paliar lo que se denomina Jitter, un término usado en otras industrias y que aquí se asocia a la inexactitud del cursor con el movimiento, donde se ve cómo píxel a píxel se mueve hacia uno de los lados, no siendo este estable en pantalla. Hablamos de un nivel de precisión que tendremos que comprobar con test en concreto que nos determinen el grado de precisión según nuestros movimientos, pero siempre va a haber un denominador común para todo este efecto: DPIs más altos implican menor precisión a costa de velocidad.

Por ello y como seguro sabemos, todos los jugadores profesionales juegan con DPIs muy bajos pese a contar con ratones con un GAP de estos enormes. En definitiva, los ratones gaming ni son tan precisos ni son tan avanzados, al menos en su mayoría, ya que hay algunos que prescinden de cierta tecnología como los algoritmos para dotar al jugador del control y precisión total bajo su mano, así como de sus errores.

¡Sé el primero en comentar!