Así debes cuidar la batería de tu SAI para que dure más tiempo

El contar con un SAI (Sistema de Alimentación Ininterrumpida) para el PC es siempre una buena idea, ya que este aparato no solo protege tu preciado hardware de problemas eléctricos, sino que te servirá para que el equipo no se apague repentinamente si hay un corte de luz. Sin embargo, como dispositivo que depende de una batería para su funcionamiento, requiere que tomemos una serie de precauciones y medidas con el objetivo de maximizar su vida útil. En este artículo te vamos a dar una serie de consejos para cuidar la batería de un SAI para que te dure en buen estado mucho más tiempo.

La batería de un SAI, como cualquier otra batería, es un fungible, lo que significa que llega un momento en el que se ha desgastado tanto que deberemos cambiarla (si es que el SAI admite cambiar la batería, claro). Los fabricantes de SAI suelen recomendar cambiar la batería tras tres años de uso, pero siguiendo una serie de pautas, por norma general podemos mantenerla en buen estado durante bastante más tiempo.

Lo que NO debes hacer con la batería del SAI

Antes de contaros lo que sí debéis hacer para mantener la batería del SAI en buen estado, debemos entrar a valorar las cosas que hay que evitar, ya que hay ciertas cosas que pueden malograr su funcionamiento a pasos agigantados.

Para empezar, debes ser consciente de que un SAI es un elemento de respaldo, no una batería. Con esto lo que queremos deciros es que solo debería entrar en funcionamiento cuando sea necesario (es decir, cuando se va la luz) y nunca deberías utilizarlo para mantener el PC encendido sin estar conectado a la corriente, como si fuera una batería externa. Hacer esto desgastará innecesariamente la batería, ya que cuando tenemos el dispositivo conectado y funcionando con normalidad, en realidad la batería no está funcionando, el SAI hace un bypass para que el PC funcione como si estuviera conectado directamente a la corriente eléctrica y, por ello, la batería no sufre ningún desgaste.

SAI Interior

Otra de las cosas que no debes hacer nunca es abrir el dispositivo para acceder a su interior, ni siquiera para limpiarlo por dentro. Aunque esté desconectado de la corriente, estos dispositivos tienen una batería de gran capacidad y sobre todo alta potencia de descarga (si son capaces de mantener tu PC funcionando durante varios minutos, puedes imaginártelo), así que es peligroso «destriparlos». Solo deberás hacerlo en el caso de que vayas a sustituir su batería, y en tal caso asegúrate de tener el máximo cuidado y de seguir al pie de la letra las instrucciones del fabricante.

El tercer consejo que os vamos a dar relativo a lo que NO debes hacer, es permitir que la batería se descargue del todo. Si se va la luz en tu casa, el SAI permitirá que el PC siga encendido durante unos minutos, pero no son unos minutos en los que puedas seguir usando el PC con normalidad, sino que está pensado para que te dé tiempo a levantar los automáticos, o bien a apagar el PC con seguridad para evitar que nada se estropee. Si dejas que la batería se agote, paulatinamente su capacidad irá reduciéndose y cada vez te dará menos autonomía.

Tareas de mantenimiento que SÍ debes hacer

En realidad, solo hay una tarea de mantenimiento que es recomendable hacer en un SAI para PC, sea cual sea su potencia, marca o tipo. Tal y como hemos mencionado antes, cuando el SAI está funcionando de manera normal la batería no está en funcionamiento, sino que el dispositivo está haciendo un bypass para que el PC funcione con la energía de la toma eléctrica y no de la batería. Por su parte, y aunque no esté en funcionamiento, la batería se va descargando poco a poco (igual que cuando dejas un móvil o una consola portátil en un cajón durante semanas y cuando lo enciendes la batería se ha descargado), por lo que hay veces en las que es necesario «provocar» una carga completa de la misma.

Muchos SAI realizan esto de forma automática (por norma general, cuando detectan que la batería está por debajo del 90% realizan una carga completa de forma autónoma) y no tendrás que preocuparte de nada, pero también puedes forzar a que esto suceda de forma controlada y manual.

Powerchute

Para ello, con el PC encendido (o no, dependiendo de la prisa que tengas, el tener el PC encendido es para que la batería se drene más rápidamente) deberás desenchufar el SAI de la corriente para que entre en funcionamiento la batería. Normalmente, el dispositivo comenzará a pitar para avisarte, y estos pitidos comenzarán a ser mucho más seguidos (e incluso continuos) cuando la batería esté baja y le quede poca autonomía; es en este momento cuando debes enchufarlo de nuevo para que la batería comience a recargarse (y, tal y como os contamos en la sección anterior, nunca debes dejar que se descargue del todo).

Simplemente con esto ya habrás realizado un ciclo de carga de la batería, maximizando así su vida útil. ¿Con qué frecuencia deberías hacer esto? Con una vez al mes o incluso cada dos meses es más que suficiente.

¡Sé el primero en comentar!