La Xbox Series X no impresiona en rendimiento, ¿es culpa de los juegos?

La Xbox Series X no impresiona en rendimiento, ¿es culpa de los juegos?

Javier López

Aunque aquí en Europa todavía estamos esperando la llegada de las primeras unidades de Xbox Series X para los correspondientes análisis, en EE.UU ya han tomado la delantera en este aspecto, y con ello los primeros datos comparativos están encima de la mesa. En concreto, hablamos del rendimiento que se da en los tiempos de carga, ¿son tan buenos como se esperaba o decepcionan poniéndolos en contexto? ¿puede la Xbox Series X en juegos marcar la diferencia?

Aunque los juegos de «nueva generación» todavía no parecen estar disponibles, los afortunados beta tester que tienen el privilegio de disponer de una unidad de la Xbox Series X sí que pueden probar la consola con títulos anteriores compatibles con Xbox One.

Esto ha generado el primer reporte comparativo entre ambas consolas en un apartado tan específico como los tiempos de carga, donde tanto Microsoft como SONY han hecho una gran publicidad sobre sus sistemas.

Gran diferencia de Xbox Series X en juegos, pero ¿no tanto en almacenamiento?

Xbox series X

La retrocompatibilidad de Microsoft ha dejado que comparativamente, se pueda ver la diferencia en tiempos de carga de juegos ya lanzados al mercado. En concreto, 9 títulos han sido probados en esta ocasión, desde COD: WarZone, RDR2 hasta Destiny 2, donde como vamos a ver a continuación, la nueva Xbox Series X apaliza a la ya veterana y a punto de retirarse Xbox One X.

Xbox Series X time load

Si bien hay datos que se reducen a la mitad en cuanto a segundos, y hay unas diferencias tan abultadas como las vistas en Warframe, por ejemplo, también se informa de las diferencias de framerate entre ambas consolas.

Títulos como Monster Hunter World parecen ofrecer un rendimiento bastante superior, con tasas de FPS constantes, e incluso GTA IV llega a los 60 FPS, donde la sensación media ha sido de estar ante un PC más que una consola.

El problema, es que aunque la tasa de FPS es lógicamente más alta, los tiempos de carga tienen un puntualización bastante interesante que hacen que sea menos espectacular cuando volvemos a mirar la tabla.

La comparación de SSD M.2 contra HDD no es justa, ¿qué puede hacer ante un SSD externo?

Test-Disque-Dur-SSD-Xbox-One-Seagate-1

Las diferencias son tan amplias porque Xbox One X monta un HDD no demasiado rápido, todo hay que decirlo, pero si en vez de usar este lo cambiamos por un SSD USB mediante la versión 3.o del bus, las cosas cambian y mucho.

Y es que según se informa, con Final Fantasy XV pasaríamos de 73 segundos de carga con el HDD a solo 13 segundos con el SSD USB 3.0, por lo que al compararlo con XSX ya no parece que las diferencias sean tan abultadas y todo resulta menos impresionante.

Esto podría indicar que, aunque se ha dado un paso adelante con los nuevos sistemas de almacenamiento y las nuevas API, puede que a los usuarios que ya tenían SSD en sus Xbox One X el cambio generacional hacia Xbox Series X no sea tan grande en tiempos de carga como se preveía.

Ahorraremos tiempo, sí, pero quizás no sea tanto como se esperaba. Es posible que la inclusión de DirectStorage mejore algo más los valores vistos, pero no va a ser una tecnología revolucionaria como tal para estos menesteres, sino para todo lo que vimos en su artículo correspondiente.