Xbox Series X vs PS5, ¿qué consola es mejor a nivel de hardware?

Xbox Series X vs PS5, ¿qué consola es mejor a nivel de hardware?

Rodrigo Alonso

La conocida como guerra de las consolas está en todo lo alto, con los dos principales contendientes (PS5 de SONY y Xbox Series X de Microsoft) como cabeza de cartel, cada uno exponiendo sus armas para atraer a los usuarios. Y aunque somos conscientes de que, al final, serán los juegos exclusivos los que harán decantarse a los jugadores por una u otra consola no podemos dejar pasar la ocasión y realizar una comparativa de la Xbox Series X vs PS5 a nivel de hardware con el objetivo de determinar qué consola es mejor a este respecto.

Las dos consolas presentan hardware de AMD de última generación, con almacenamiento SSD como el estándar y de hecho tienen la misma cantidad de memoria RAM. No obstante, hay bastantes diferencias que hacen que una y otra sean superiores a su competencia en diferentes ámbitos, así que esto es precisamente lo que vamos a ver.

PS5 Xbox Series X

Xbox Series X vs PS5, ¿quién tiene el mejor procesador y GPU?

En ambas consolas la tarjeta gráfica está integrada, por lo que en realidad no deberíamos hablar de procesador y GPU sino de APU, dado que ambos componentes están integrados en el mismo die. En todo caso, ambas utilizan arquitectura AMD Zen 2 en la parte de CPU y AMD RDNA2 en la parte de GPU.

La Xbox Series X equipa una CPU AMD Zen 2 a 7 nm personalizada, con 8 núcleos a 3,8 GHz (3,66 GHz con SMT), es decir, que es capaz de proporcionar hasta 16 hilos de proceso aunque a costa de reducir un poco su velocidad. Esto permite que el procesador funcione de manera dinámica, entregando una mayor potencia y menos consumo cuando ejecuta tareas simples y duplicando el número de hilos de proceso cuando es necesario. La GPU tiene arquitectura RDNA 2 de AMD y cuenta con 52 CUs a 1,825 GHz, proporcionando según Microsoft 12 TFLOPs de potencia bruta en cálculos FP32.

Xbox series s

En cuanto a la PS5 de SONY, equipa también una CPU AMD Zen 2 a 7 nm de 8 núcleos a 3,5 GHz, pero en este caso SONY indica que tiene frecuencia variable (no dice cuánto concretamente) y también tiene SMT, por lo que son 16 los hilos que es capaz de manejar. SONY ha sido bastante vaga en torno a las capacidades del procesador de su consola, pero en esencia es más lento que el de la Xbox Series X. La GPU también es de arquitectura RDNA 2 y cuenta con solo 36 CUs pero a una velocidad superior, 2,23 GHz que entendemos que es el máximo ya que SONY también dice que tiene frecuencia variable. En teoría esta GPU es capaz de proporcionar hasta 10,28 TFLOPs en cálculos FP32.

Placa base PS5

¿Qué consola tiene el mejor procesador y GPU? Los números dicen que la Xbox Series X es superior a la PS5 en cuanto al procesador, y aunque SONY asegura que la consola tampoco se queda corta en cuanto al rendimiento de su GPU gracias a las optimizaciones, los números brutos vuelven a poner a la consola de Microsoft por delante. Aunque la PS5 sea capaz de hacer funcionar su GPU bastante más rápido que la de la Xbox, son 14 los CUs de menos que tiene y eso se va a notar, especialmente en juegos muy cargados gráficamente.

Por cierto, aquí debemos denotar el hecho de que ambas consolas tienen en teórica capacidad para reproducir contenido a resolución 8K, e igualmente ambas consolas son capaces de llegar a 120 FPS dependiendo de la resolución y del juego. Veremos.

La memoria RAM y el almacenamiento

Ambas consolas cuentan con 16 GB de memoria GDDR6, que es compartida entre el sistema y la gráfica. A este respecto, SONY ha dicho que su memoria tiene 448 GB/s de ancho de banda, gracias a su interfaz de 256 bits, pero Microsoft ha dividido la memoria de su consola en dos subsecciones: tiene 10 GB que funcionan a 560 GB/s, más que la PS5, pero los 6 GB restantes funcionan a solo 336 GB/s.

Esto significa que cuando un juego necesite más de 10 GB de memoria (que los habrá, especialmente jugando a 4K) la Xbox va a empezar a resentirse, pero a cambio en juegos que no necesiten tanta memoria entregará un rendimiento superior a la PS5. Si hay que dar a un ganador, sinceramente nosotros preferimos la estabilidad que ofrece la PS5 y la declaramos vencedora: su memoria será un poco más lenta, pero el rendimiento será más estable y no tendrá problemas de cuello de botella al respecto.

GDDR6 PS5

En cuanto al almacenamiento, la Xbox Series X ofrece un SSD NVMe personalizado de 1 TB (con 802 GB disponibles para el usuario), mientras que la PS5 tiene un SSD personalizado de 825 GB (664 GB disponibles), así que en términos de espacio sale ganando la consola de Microsoft. La Xbox ofrece una ranura de expansión para SSDs PCIe NVMe (de momento solo de Seagate) para ampliar el almacenamiento, mientras que en la PS5 se pueden instalar SSD PCIe 4.0 NVMe directamente en la consola, y consideramos que están igualadas a este respecto.

En cuanto al rendimiento, en teoría sale ganando y por mucho el SSD interno de la PS5 gracias a la inclusión de una controladora específica par ello, que además utiliza algoritmos Kraken de descompresión, más eficientes que los BCPack de Xbox. Debemos, por lo tanto, dar como ganadora a la PS5 en cuanto al hardware de almacenamiento.

Sistema de refrigeración

La Xbox Series X basa su sistema de refrigeración en un diseño monolítico en el que el aire entra por debajo y sale por arriba, con un solo ventilador silencioso en configuración pull que obliga a que todo el aire pase por todo el hardware. Su APU está refrigerada a su vez por un disipador de cobre y aluminio con diseño de cámara de vapor que asegura un buen rendimiento térmico en todos los componentes. Sin embargo, usuarios que ya poseen la consola se han quejado de que es todo un radiador, y que incluso con la consola en reposo a veces se enciende el ventilador para refrigerar los componentes mientras la consola realiza tareas en segundo plano, demostrando no ser todo lo eficaz que debería ser.

Refrigeración Xbox Series X

La PS5 por su parte cuenta con un inmenso disipador de cobre y aluminio dividido en secciones, con un ventilador de tipo blower que obliga a que el aire entre por las rejillas de ventilación y salga por otras. Uno de los puntos fuertes es que emplean pasta térmica de metal líquido en lugar de las TIM convencionales, ganando algunos enteros en cuanto a temperatura. A pesar de que todavía no hay datos empíricos de temperaturas, parece que este sistema de refrigeración es bastante eficiente y eficaz.

Disipador PS5 refrigeración

A falta también de conocer los datos de ruido, consideramos que ambos sistemas son lo suficientemente buenos como para mantener los componentes a buenas temperaturas, y a pesar de que el de la PS5 tiene mejor pinta, consideramos que aquí hay un empate técnico.

PS5 vs Xbox Series X, ¿qué consola tiene mejor hardware?

Visto lo visto hasta el momento, ambas consolas tienen sus puntos fuertes y puntos débiles; a nivel de procesador y GPU la Xbox Series X es claramente superior a la PS5, mientras que en términos de memoria RAM y almacenamiento es la PS5 la que destaca por encima de la consola de Microsoft. ¿Cuál de ellas es entonces mejor? En cuanto a rendimiento, creemos que la Xbox Series X es superior a la PS5 a nivel global, si bien es cierto que esta es nuestra opinión porque todavía no podemos basarnos en datos empíricos.