¿Te gustan las consolas retro? Consejos para elegir la mejor para ti

¿Te gustan las consolas retro? Consejos para elegir la mejor para ti

Josep Roca

El mundo de los videojuegos ha evolucionado una barbaridad. De mover dos palos en el Pong de Atari a explorar bastos mundos en los juegos actuales con gráficos extremadamente realistas. Esto sin olvidarnos de las clásicas de 8 y 16 bits de SEGA y Nintendo con juegos como Super Mario Bros, Sonic y otros. ¿Cuáles son las mejores consolas retro para revivir experiencias pasadas y por qué?

La nostalgia nace de la búsqueda de experiencias y sensaciones del pasado en el tiempo presente. Se busca llegar a ese estado de ánimo escuchando música, viendo películas o series e incluso jugando a videojuegos con el objetivo de rememorar unos tiempos que ya no son. Las consolas retro son una buena forma de conseguirlo, sin embargo, saber escoger bien es importante y os sorprenderá saber cual es la mejor consola retro.

¿Cuál es la mejor consola retro para jugar a clásicos de SEGA y Nintendo?

En primer lugar, os vamos a hablar de las que se conectan al televisor, de estas hay cuatro tipos distintos:

  • Modelos propietarios de una marca concreta para celebrar la existencia en su día de dicho sistema. Como son las Classic Mini de Nintendo, el Arcade Stick de Capcom, la Playstation Classic o la Sega Mega Drive Mini.
  • Sistemas basados en Raspberry Pi con sistemas operativos como Emuelec o Batocera instalados de serie.
  • Cajas Smart TV modificadas para funcionar como consolas retro.

Sobre ellas habrás oído hablar en los últimos años. Sin embargo, muchas tienen una potencia limitada y la calidad de los emuladores que integran deja mucho que desear. Se hace indispensable tener un PC medianamente configurado para poder disfrutar de plataformas de potencia a partir de PlayStation 2 en adelante e incluso hay modelos que tienen problemas con sistemas más modestos.

¿Nuestro consejo? Si lo que quieres es una pequeña caja conectada a tu televisor para jugar a juegos clásicos en tu televisor y no te importan florituras como la fidelidad de imagen respecto al juego original. Es decir, eres un casual de lo retro. Entonces nuestro consejo es que te pilles un MiniPC, le instales Windows o una distribución de Linux preparada para la emulación. Si bien muchos de ellos usan un Intel Celeron como procesador, vas a obtener mucho más rendimiento que las otras alternativas y te podrás beneficiar del rico ecosistema de los emuladores en PC para consolas del s.XX.

No siempre las portátiles retro son la mejor opción

Las llamadas Retro Handhelds o consolas portátiles retro en apariencia están muy bien, sin embargo, todas ellas adolecen de una serie de problemas comunes que hace que no sean el mejor lugar para disfrutar de juegos retro en ellas. En especial en ciertas plataformas, ya sea por cosas como la relación de aspecto de la pantalla o una imperdonable falta de rendimiento.

A día de hoy y después de varios años, muchos de estos dispositivos son incapaces no ya de ejecutar juegos de PlayStation 2 y GameCube a velocidades decentes e incluso jugables. Nos encontramos que muchos fabricantes, tras varios años, no pueden ejecutar bien sistemas como PlayStation Portable o PSP, SEGA Dreamcast y Nintendo64, incluso con los modelos más renovados.

Consolas Portátiles Retro

GameBoy Advance

En el caso de que quieras jugar a clásicos de GameBoy Advance, portátiles anteriores y consolas de menor potencia. Es decir, las consolas de 8 y 16 bits de la propia Nintendo, su rival SEGA y otras como la Neo Geo, entonces nuestro consejo es que optes por una RG351MP o en su defecto la RG351P. Su pantalla de proporción 3:2 es ideal para ello y tanto la distribución de los botones y la calidad de los mismos es ideal. ¿El único problema? La proporción no es la clásica 4:3 y, por tanto, vas a ver como los juegos de otras consolas con una proporción de imagen que no es la correcta, por lo demás es un sistema excelente.

NintendoDS y 3DS

El sistema de doble pantalla de dichas portátiles no es fácil de llevar a cabo y muchas portátiles Retro tienen problemas graves para emular incluso los juegos más sencillos con soltura. ¿Nuestro consejo? Intenta conseguir una New 3DS o una New 2DS, dado que es compatible hacia atrás. En toda la plataforma Dual Screen de Nintendo hay métodos para cargar juegos fácilmente sin complicaciones y sin tener que trastear con la consola.

PlayStation Vita y PSP

A las consolas portátiles de SONY les ocurre algo parecido a Nintendo, pero esta vez no es por una doble pantalla, sino por falta de potencia de las portátiles retro. ¿La mejor solución? Conseguir una PS Vita con el Custom Firmware adecuado y un adaptador de tarjetas MicroSD para la consola. Gracias a ello podrás jugar a los juegos de ambas plataformas al máximo rendimiento y en cualquier lugar.

Entonces, ¿ninguna consola portátil retro merece la pena?

Al contrario, pero nosotros pensamos que a veces lo más simple supera lo más complejo, no en vano, un sistema que tiene enamorada a la comunidad y que es ideal para jugar a juegos de consolas de 8 y 16 bits es la Miyoo Mini V2. ¿Los motivos?

  • No es la consola más potente, pero su pequeño tamaño la hacen ideal para llevar a cualquier lado.
  • Su pantalla con proporción 4:3 a 640 x 480 de resolución nos puede parecer poco, no obstante con una diagonal de 2.8 pulgadas la nitidez que obtiene en su pantalla IPS es digna de ver.
  • Carece de sticks analógicos, aun así, dado que no se usaban en las consolas que puede emular no les es necesario tenerlos.

Por lo que si quieres jugar en cualquier lugar a tus clásicos favoritos con un dispositivo discreto, funcional y totalmente portátil, la Miyoo Mini V2 es la mejor opción. Aunque también puedes tirar de la recomendación que os hemos hecho antes, pero es que esta pequeñez hace meses que nos enamoró.

4 Comentarios