20 años en desarrollo y ahora llega entre alabanzas a Steam: ¿qué es Dwarf Fortress?

20 años en desarrollo y ahora llega entre alabanzas a Steam: ¿qué es Dwarf Fortress?

José Luís Sanz

Dwarf Fortress es un juego que comenzó a desarrollarse en el año 2002, es decir, hace ahora justo dos décadas y apareció por vez primera en 2006 con una versión que tenía gráficos hechos con códigos ASCII así que, ¿cómo es posible que sea ahora cuando ha pisado por vez primera la tienda de Steam? Os contamos todo lo que ha conseguido en este tiempo y por qué muchos celebran la llegada de su versión premium.

Un mundo exclusivo con su propia historia

Dwarf Fortress es uno de esos juegos que eran conocidos dentro de un pequeño nicho de usuarios que lo vienen idolatrando prácticamente desde su primer lanzamiento en 2006, cuando apareció en PC con un planteamiento tan único como revolucionario porque, entre otras cosas, nos invitaba a jugar dentro de un mundo que su motor era capaz de generar de forma exclusiva para nosotros. Y no, no penséis que se limitaba a dibujar un escenario y poco más. Cuando hablamos de un mundo, hablamos de un mundo de verdad, con todo lo que eso supone.

Al comenzar una partida de Dwarf Fortress tenemos que definir una serie de parámetros como el tamaño de ese mundo que queremos y, también, cuántos años de historia queremos que cubra (y se invente). ¿10, 50, 100, 5.000? No hay problemas por lo que elijamos ya el título será capaz de, no solo diseñar la orografía del mapa, sino también dónde vive cada pueblo (enanos, elfos, humanos y goblins) y qué han hecho todos ellos a lo largo de todo ese periodo: ¿a qué pueblos invadieron o atacaron y cuándo, qué tierras ocupan y cómo las consiguieron, qué bestias murieron y por qué antes de llegar nosotros o qué motivaciones hay detrás de que, por ejemplo, los elfos hayan decidido atrincherarse y no tener contacto con nadie más?

Todo ese trasfondo argumental se almacena en cada partida, siempre diferente, y podremos consultarlo para conocerlo dentro de un modo leyenda extraordinario que le imprime a Dwarf Fortress esa sensación única de ser infinito. Pero no penséis que esa es su única virtud. Tiene más, como el desarrollo en sí, que nos invita a gestionar recursos, asignar tareas a los personajes que manejamos, mantenerlos con vida y a conseguir hacer crecer a nuestro pueblo construyendo un asentamiento que, con cada porción de tiempo que transcurre, se vaya haciendo más y más grande.

Dwarf Fortress.

¿A qué viene tanta alegría?

La llegada de Dwarf Fortress no penséis que ha pasado desapercibida. 20 años en desarrollo desde la primera versión ASCII hasta la actual premium ha dado para mucho, como que bastantes desarrolladores hayan agradecido el lanzamiento por ser un título que los inspiró en su momento para dedicarse a la noble labor de diseñar y programar videojuegos.

Entre esos selectos fans que han dado la bienvenida a Dwarf Fortress están los creadores de Terraria, Caves of Qud o Prison Architect, que reconocen abiertamente que sin su influencia ellos no habrían desarrollado sus juegos, lo que dice mucho de lo que podemos esperar de esta nueva versión que llegó a las tiendas digitales de PC el pasado 6 de diciembre.

Si te quieres atrever a probarlo te avisamos: su profundidad de juego es tan colosal, que no podrás escapar de continuar la historia de ese mundo que te decidas a crear un día tras otro. ¡Ah!, y no te dejes guiar por su apariencia. En Dwarf Fortress eso es lo de menos.

*Imagen de apertura obtenida de ArtStation.

Fuente > Steam

¡Sé el primero en comentar!