¿Recuerdas el ZX Spectrum? Así era su potente hardware en los 80

Los años 80 fueron una época dorada para la informática tanto profesional como de consumo, quizás más para esta última. Y es que el sueño de muchos era llevar un PC a cualquier usuario como lo era para Bill Gates hacerlo con su SO Windows, y aunque muchos lo intentaron pocos lo consiguieron. Uno de los que triunfó fue Clive Sinclair, el cual dio vida a dicho sueño cuando presentó el ZX Spectrum, un PC que en su momento fue en parte revolucionario por su hardware.

Fue en el 80 cuando este joven empresario creó Sinclair Research LTD en UK, donde pocos años después ya tenía disponible su primer PC para intentar cumplir ese sueño. Las novedades en el sector eran varias y por ello son recordadas, donde al hardware lógicamente tenía gran parte de la «culpa» de la fama ya mítica que obtuvo.

Así era el ZX Spectrum, el ordenador personal para todos

Las características hoy en día nos parecen irrisorias, pero en aquel momento era toda una revolución en muchos aspectos donde a día de hoy sería casi imposible de conseguir lo que Sinclair logró hace más de 30 años.

El ZX Spectrum fue una evolución del ZX80 y ZX81, y tras este llegaron mejoras y versiones varias, como el Spectrum ZX +3 y otras variantes, pero nosotros nos centraremos en la versión original y simple. Su diseño compacto y optimizado para la época fue una revolución y llevó el sector del gaming al siguiente paso, todo gracias a un procesador Zilog Z80A que corría a la friolera de 3,5 MHz.

Sinclair-ZX-Spectrum-1

Era un procesador de 8 bits capaz de obtener un bus direccionable de 16 bits que le permitía contar con una ULA para otras funciones anexas, lo cual dejaba más capacidad de cómputo a la CPU para lo realmente importante.

Su memoria ROM tenía una capacidad de 16 KB, mientras que la RAM era configurable y seleccionable entre 16 KB y 48 KB, lo cual para la época era algo increíble. Lógicamente el direccionamiento de 16 bits daba como límite 64 KB, así que realmente era un sistema bastante equilibrado en cuanto a rendimiento y cuellos de botella.

Además, el sistema de almacenamiento a día de hoy es una joya con la que se busca hacer negocio, ya que se usaban cintas de casete normales, como las que se usaban para grabar música o la que se vendían como los álbumes de cantantes y grupos musicales.

Juegos en color, una verdadera revolución

El teclado era otro aspecto importante para poder mejorar en los juegos. Era de membrana y tenía múltiples capas para hacer contacto en cada pulsación mediante teclas con cubiertas de goma. Por si fuese poco, el hardware del Spectrum ZX disponía de un altavoz interno de 40 ohmios que daba una salida de 1 señal por canal.

En el apartado de vídeo, realmente rompedor, disponía de una salida con una resolución de 256 x 192 píxeles con 16 colores disponibles, aunque realmente eran 8 colores básicos convertidos con una paleta complementaria con más brillo.

Lo más destacable sin duda es que el búfer de imagen disponía de una matriz de 32 x 24 repartidas en bloques, donde estos podían representar dos colores como máximo, de ahí su principal reseña visual en pantalla que es inconfundible.

Más tarde llegaron periféricos para mejorar la experiencia gaming como el ZX Microdrive, ratones o joystick que serían conectados por la interfaz ZX Inferface 2. Su fama no se debe tanto a su hardware, sino a sus juegos y sobre todo a sus capacidades de software, siendo capaces de soportar una variabilidad muy amplia como Pascal, LISP o Forth, así como múltiples ensambladores, lo cual creó una comunidad de software muy rica que dejó una de las mejores épocas para el desarrollo del mismo que se recuerda.

ZX-Spectrum-Joystick

Sin duda fue un cambio en el paradigma de aquel entonces de PC en casa, del PC gaming y del desarrollo desde la mesa de escritorio sin tener que ir a la oficina, algo que hoy en día está estandarizado y todos vemos normal, por lo que muchos recordamos el hardware del ZX Spectrum como el precursor real de todo esto dentro del entorno amigable del usuario.

5 Comentarios