La UE ataca: 52 mil millones para cuadriplicar la producción de chips

Por si alguien no se había dado cuenta, estamos inmersos en una guerra tecnológica que va a determinar quién domina el escenario mundial, y quien lo consiga hacer tendrá la supremacía de dejar a un país o a un continente entero sin tecnología más que la que esté ya en su suelo. EE.UU lanzó la ley CHIPS for América y ahora la UE está preparando 52 mil millones como contraataque mediante ayudas estatales para los que quieran crear FABs en su territorio y acatar una serie de normas.

Ni hay ni va a haber tregua y el que se queda atrás lo pagará caro. Europa ha quedado rezagada en cuanto a la fabricación de chips sabedora que es ella y nadie más la que tiene sino toda, parte del mango de la sartén con ASML y además el negocio de ARM está muy cercano con UK. Por ello, el objetivo de la ley que va a promover la UE se centrará en las FABs, al más puro estilo EE.UU.

La UE y los 52 mil millones: estos son los primeros detalles

Thierry-Breton-2

No hay una cifra concreta, pero sí que hay una ponderación aproximada que es sin duda abismal. Europa saca músculo y lo hace con un mega plan que incluirá técnicamente hablando MEGA FABs además de una inversión mil millonaria en I+D.

Thierry Breton fue más o menos explícito al ser preguntado sobre el montante del proyecto, pero lo que deslizó es que esta Ley de Chips es conmensurable con la apuesta de EE.UU. O lo que es igual: 52 mil millones sobre la mesa para atraer todo el talento, las materias, las FABs y como no, la producción a territorio nacional y con ello ir recuperando el terreno que habíamos perdido.

Estos 52 mil millones (aproximados claro) no serán gratis. Saldrán del bolsillo de todos los Europeos y tiene una serie de condiciones que las empresas que vengan tienen que cumplir mediante contratos y si no lo hacen podrían ser multados.

Las medidas o herramientas de la UE y sus condiciones

Thierry-Breton-3

Recibir financiación no es gratis y con estos números en la mesa habrá presión por parte de la UE así como informes mensuales, previsiones y lógicamente observadores que velarán porque todo se cumpla con lo firmado.

Las llamadas herramientas, según Breton, serán ofrecidas e implementadas para garantizar el suministro en tiempos de crisis, o simplemente exigir que una empresa priorice la producción de ciertos productos relevantes que necesita el continente, los cuales no pueden ser intervenidos o retrasados por otros compromisos de las FAB, debe garantizarse y priorizarse su fabricación y entrega por encima de cualquier producto, valga lo que valga este.

Para velar por los intereses de la UE la comisión está estudiando exigir legalmente dicho cumplimiento donde acorde a este y en anexos también se incluirá una serie de solicitudes de información de existencias, calendarios de entregas varios y sobre todo la capacidad de producción que tiene cada FAB.

Incluso se rumorea que podría incluir, al menos en el primer borrador, un control de exportaciones y multas si se falsifican datos o la información simplemente no es correcta, aunque parece que esto se tiene que discutir todavía. El objetivo es claro, no depender de EE.UU o Asia en semiconductores y además recuperar la cuota mundial del 20% en 2030, lo que significaría que en apenas 8 años se cuadriplicaría la producción nacional en territorio europeo. Europa, 52 mil millones mediante, por fin despierta y pisará el acelerador al nivel de los más grandes.

¡Sé el primero en comentar!