Las tarjetas gráficas y procesadores serán mucho más caros en el futuro

Ya todos somos conscientes que, cuanto más pequeño es el nodo de fabricación de los componentes, más caro es producirlos. Sin embargo, puede llegar a darse el caso en un futuro bastante próximo que los nodos más pequeños sean tan caros de producir, que el precio de los componentes fabricados con ellos se dispare. Y hablamos de un futuro que podría alcanzarnos en menos de 5 años. ¿Se frenará entonces el avance de la informática de consumo para los usuarios?

Todas las compañías encargadas de producir las obleas de los procesadores o GPU, van reduciendo sus procesos de fabricación a un ritmo muy elevado. Tan elevado que, si hace 5 años estábamos anclados en el proceso de 14 nm de Intel (como proceso más bajo). Hoy en día, TSMC está a punto de comenzar la primera producción de su proceso de 5 nm. Y ya hay planes, tanto por parte de esta compañía, como por parte de Samsung, de llegar a producir en un nodo de 2 nm para el año 2023.

Cada uno de estos saltos de nodo, implica un enorme desembolso económico para estas compañías. No solo necesitan crear el nuevo proceso. También han de crear el software, las máquinas para la producción, testarlo, etc, antes de poder asegurar a sus clientes que los resultados de fabricación que obtendrán son óptimos. Para que os hagáis a la idea, en la siguiente gráfica podréis ver cómo se están disparando los costes de producción de las obleas.

Saltar del nodo de 16 nm al de 7 nm, básicamente ha triplicado el precio de producción. Pero, si nos fijamos en el nuevo nodo de 5 nm, dicho precio se quintuplica. Y, como es lógico, todos estos costes acabarán repercutiendo en el precio de venta de estos componentes.

Los componentes de PC podrían dejar de ser asequibles para todos por su precio

Todos los grandes productores de componentes de hardware para PC necesitan usar alguna fábrica. Tanto AMD como NVIDIA (por poner unos ejemplos) necesitan usar las fábricas de TSMC o de Samsung para producir sus CPU o sus GPU. Y, cada vez que una de estas fábricas reduce el nodo, esto hace que el precio de venta del componente se incremente, dado que sube el precio para producir la oblea. Para llegar a los 7 nm se invirtieron casi 300 millones de dólares. Pero, para alcanzar los 5 nm se han invertido casi 550 millones. Y, para alcanzar los 2 nm, no se descarta que se alcancen los 1.000 millones de dólares.

Lo cual, claramente, podría estar indicando que el precio de fabricación de las obleas podría seguir aumentando. Y esto va a repercutir de manera bastante negativa en nuestros bolsillos. Porque estos incrementos de costes van a ser los usuarios los que los tengamos que acabar pagando. Y es probable que la informática de consumo se acabe convirtiendo en un cortijo para solo unas pocas compañías muy grandes.

Por el momento, los únicos dos clientes que van a utilizar el nodo de 5 nm van a ser Apple y Huawei. AMD no tiene previsto usar este nuevo nodo hasta el próximo año, como muy pronto, con los modelos AMD Zen 4. Dado que los nuevos procesadores con la arquitectura Zen 3 van a seguir utilizando un modo refinado del actual nodo de 7 nm (el 7 nm+).