KIOXIA tiene el SSD más rápido del mundo… pero no podrás comprarlo

El fabricante KIOXIA (anteriormente Toshiba Memory) acaba de presentar su nueva familia de SSD CM7, unos dispositivos de estado sólido diseñados para entregar el máximo rendimiento posible a través de la interfaz PCI-Express 5.0, pero que tanto por formato como por su interfaz no son dispositivos que podamos tener en nuestros PC domésticos, lamentablemente. Sin embargo, como suele suceder con frecuencia, estamos ante la antesala de lo que después sí que llegará a nuestros PC de casa, así que vamos a ver qué es lo que nos ofrecen.

La serie KIOXIA CM7 está optimizada para suplir las necesidades de los entornos de servidores y dispositivos de alta demanda, y por este motivo no vienen con el formato M.2 2280 y la interfaz PCIe a la que estamos acostumbrados, sino que son SSD en formato E3.S de 2,5 pulgadas y, como hemos adelantado al principio, con interfaz PCIe 5.0.

Hasta 14 GB/s en los nuevos SSD CM7 de KIOXIA

Estamos ante dispositivos de estado sólido que, aprovechando el amplio ancho de banda de la nueva interfaz PCI-Express 5.0, presumen de poder ofrecer velocidades que alcanzan los 14 GB/s de transferencia, lo que supone aproximadamente el doble de lo que tenemos ahora como estándar en la industria del consumidor.

KIOXIA CM7

Ahora bien, estos SSD vienen en formato EDSFF E3.S de 2,5 pulgadas y 15 mm de altura compatibles con U.2 y U.3, por lo que aunque físicamente sí que podríamos conectarlos en un PC doméstico, en realidad las placas base de PC de consumidor no tienen las conexiones necesarias para hacerlos funcionar. Lamentablemente, estos SSD están diseñados para entornos de servidores y workstations, y de hecho KIOXIA ha dicho que estos SSD están ya siendo enviados a fabricantes OEM para que los puedan integrar en sus equipos, pero no a los distribuidores que habitualmente venden los productos de la marca.

De todos modos, como os hemos contado muchas veces anteriormente, cuando un fabricante lanza una nueva tecnología muchas veces lo hace primero para el ámbito empresarial, y poco después llega en su versión para consumidores. ¿Qué significa esto? Que pronto tendremos SSDs PCIe 5 de la marca en las tiendas y estos sí que podremos comprarlos los usuarios de a pie.

¿Notarás la diferencia con un SSD PCIe 5.0?

No paran de llegarnos nuevas informaciones sobre la próxima generación de dispositivos de almacenamiento, con interfaz PCIe 5.0 y que ofrecerá el doble de ancho de banda que los SSD que tenemos actualmente. Los números desde luego son abrumadores, y cuando pensamos en velocidades de transferencia de hasta 14 GB/s se nos hace la boca agua pero, ¿es algo que luego vayamos a notar de verdad en un PC doméstico? ¿Sería un punto por el que mereciera la pena dar el salto generacional?

SSD PCIe 5.0 portada

La respuesta probablemente es que no. Con los SSD que tenemos en la actualidad ya estamos en unas velocidades de transferencia que superan los 7.000 MB/s en muchos casos, pero cuando hablamos de tamañas velocidades suelen ser en situaciones concretas y, la realidad, es que a la hora de la verdad no hemos notado grandes cambios en cuanto al desempeño del PC y lo que tarda, por ejemplo, en la pantalla de carga de un juego, entre SSDs de una generación y otra.

Cuando los primeros SSD SATA llegaron al mercado sí que notamos una diferencia abrumadora en comparación con los discos duros mecánicos, y quizá cuando llegaron los primeros SSD PCIe sí que notamos una buena diferencia entre estos y los SATA; sin embargo, desde entonces la diferencia de rendimiento a la hora de la verdad (y volvemos a incidir en el hecho de que hablamos de situaciones cotidianas, como lo que tarda en cargar un juego) es prácticamente inapreciable, por mucho que tengas un SSD de ultimísima generación que duplica el rendimiento de la anterior.

Por lo tanto, esta próxima generación de SSD PCIe 5.0 no va a traernos un salto de rendimiento propiamente dicho, y por ello consideramos que no es un punto por el que merezca la pena un cambio de plataforma.

¡Sé el primero en comentar!