¿Quién quiere un disco duro? El Kingston KC600 SSD, ahora de 2 TB

Ya en el pasado analizamos el Kingston KC600 SSD en su versión de 1 TB, y demostró ser un SSD barato y con un rendimiento muy decente, ideal para usuarios que buscan prescindir de los discos duros tradicionales en pos del extra de rendimiento que aportan los SSD pero sin tener que dejarse el sueldo en ello. Ahora el fabricante ha anunciado el lanzamiento de una versión de 2 TB de este SSD, para que podamos olvidarnos definitivamente del «almacenamiento masivo» que suponen los discos duros tradicionales en el PC.

Aunque los fabricantes se están empeñando en los últimos tiempos en meternos por los ojos sus nuevos SSD en formato M.2 y con interfaz PCI-Express, dispositivos extremadamente rápidos y que entregan el mejor rendimiento posible, la realidad es que el usuario medio tira más hacia los SSDs con interfaz SATA 3 porque su relación precio por GB es muchísimo mejor, y hoy en día ya son perfectos sustitutos de los discos duros tradicionales gracias a que proporcionan grandes capacidades.

Capacidad para olvidarnos de los discos duros

Ahora Kingston ha decidido dar un paso más allá y ofrecer una nueva versión de 2 TB de su KC600, el SSD top ventas de la marca, para que los usuarios podamos olvidarnos de tener un SSD pequeño para el sistema operativo y los programas y un disco duro normal para almacenar el resto de cosas, dado que con un SSD de esta capacidad podemos utilizarlo para todo sin tener que preocuparnos del espacio.

Y es que, no en vano, ofrece una durabilidad de 1200 TBW lo que significa que podríamos utilizarlo durante muchos años sin que llegue a su límite. Seguros de ello, el fabricante ofrece 5 años de garantía en este dispositivo.

Rendimiento del Kingston KC600 2 TB

El rendimiento teórico de esta unidad es el mismo que el de 1 TB de capacidad: 550 MB/s de lectura y 520 MB/s de escritura, unas cifras que una vez que conectamos el dispositivo a un PC y le hacemos un benchmark se ven plasmadas de la siguiente manera:

La realidad es que los datos teóricos son muy próximos a los reales, incluso el dispositivo supera el dato teórico en lectura. Por lo tanto, es un SSD que lleva prácticamente hasta el límite el rendimiento de su interfaz SATA 3, con una durabilidad excelente y ahora con una capacidad que nada tiene que envidiar a los discos duros normales.

Y, todo ello, a un precio bastante competitivo puesto que Kingston ha anunciado que estos SSD KC600 de 2 TB saldrán a la venta a un precio de 299 euros, que si bien resulta elevado para un SSD SATA 3, hay que tener en cuenta que el precio por GB es de 0,146 euros. En teoría llegará a las tiendas de todo el mundo dentro de un par de semanas.