Intel reconoce el Thermal Throttling y ya incluye disipador en sus Optane SSD 9

Intel ha emitido hace poco una nota de cambio en las que especifica que a partir de ahora, van a agregar un disipador térmico a sus SSDs de alto rendimiento Optane SSD 9, y más concretamente en el modelo Optane 905P. Esta noticia llega un año después del lanzamiento del dispositivo, y tras muchas quejas de su mal rendimiento por culpa del Thermal Throttling.

La situación es curiosa cuando menos, y hace pensar que o bien Intel se olvidó de sus Optane 905P en formato M.2 o bien hicieron caso omiso a las quejas de los usuarios, porque las versiones en formato PCI-Express y U.2 llevaban disipador térmico desde el principio.

El problema de temperatura de los Intel Optane SSD 9 era real

No es que los usuarios sean quisquillosos, es que el problema del Thermal Throttling es muy real, y cuando lo que tenemos entre manos es un dispositivo de supuesta gama alta que pierde rendimiento por culpa de la temperatura, es normal que la gente esté insatisfecha y se queje.

El fabricante EKWB ya lanzó en su momento un disipador específico para estos Optane SSD, pero dado que no tienen un formato convencional (son 22110, de 110 mm de largo en lugar del formato 2280 habitual), ningún otro fabricante se ha molestado en lanzar disipadores para un producto tan específico. Por otro lado, el disipador de EKWB tiene un precio de 20 euros, que habría que sumar a un SSD que ya de por sí es bastante caro.

El Intel Optane SSD 905P es mucho más largo de lo habitual

Ahora Intel incluye disipador en los Optane SSD 9

Los Intel Optane SSD 905P son SSDs de muy alto rendimiento, y con un precio muy elevado. Emplean chips de memoria 3D Xpoint, y proporcionan unas velocidades de lectura y escritura teóricas de 2600 MB/s y 2200 MB/s respectivamente, con su punto fuerte en la cantidad de operaciones de entrada y salida que son capaces de soportar, llegando a 575.000 IOPS.

Con estos datos, es normal que el dispositivo se caliente mucho, y si no se mantiene a una buena temperatura de funcionamiento entra en juego un sistema de seguridad que baja su rendimiento para preservar su integridad, mediante un fenómeno que se conoce como Thermal Throttling.

Ahora, con el nuevo disipador que incluyen de fábrica, este problema debería de terminarse, al menos en teoría porque por lo que se puede ver, el disipador que incluyen es bastante escueto, con unas simples placas metálicas que se anclan a las dos caras del dispositivo.

Este es el disipador térmico que Intel incluye ahora en los Optane SSD

Ya en los nuevos embalajes de los Intel Optane SSD 9 se puede ver que, en el apartado de “contenido de la caja”, se incluye el disipador térmico, cosa que antes no aparecía. Podéis verlo en la imagen a continuación que compara este hecho entre el embalaje viejo y el nuevo.

Este es el nuevo embalaje de los Optane SSD

Muchos dirán que bien está lo que bien acaba, pero repetimos que resulta extraño que una compañía como Intel deje abandonados así a los usuarios cuando se trata de un producto de la más alta gama y cuyo precio está muy por encima de lo que cuestan dispositivos similares de la competencia.