India tienta a Intel y TSMC, ¿peligran las fábricas en EE.UU y la UE?

Interesante giro de los acontecimientos que tiene como protagonista a India, el país que se presupone tendrá la mayor población mundial antes de los próximos 5 años superando a China en ello está en conversaciones con los dos gigantes de los semiconductores para lanzar una oferta que podría trastocar los intereses de EE.UU y la UE. Y es que India quiere construir FAB para chips en su territorio de Intel y TSMC, por lo que se ha lanzado a cortejarlas con incentivos económicos que podrían resultar interesantes.

Países de todas las índoles quieren hacerse con los servicios de Intel, TSMC y Samsung, son los tres grandes, los que definirán el futuro del planeta en cuanto a semiconductores se refiere y por ello la UE y EE.UU han entrado en competencia directa para abrir las FAB que darán vida a los nuevos chips de máximo rendimiento, pero… India también quiere una parte del pastel.

Samsung sale de escena, GlobalFoundries entra

La elección del nuevo presidente de Corea del Sur parece que ha jugado un papel clave en Samsung, empresa privada que prácticamente se la considera pública y que ahora está en modo proteccionista tras los giros de guion de la política local. A cambio, GlobalFoundries entra en el panorama mundial de nuevo gracias a India, ya que las dos compañías están en conversaciones para trazar un plan de crecimiento sostenible en base a nuevas FAB en territorio de dicho país.

GlobalFoundries

Rajeev Chandrasekhar, exingeniero de Intel y actual ministro de Estado de Tecnología y Emprendimiento es el encargado de las conversaciones con estos tres gigantes, donde ya se ha reunido con las tres empresas citadas y les ha expuesto los planes de su país.

¿Puede competir India con EE.UU y la UE para llevarse FABs que deberían estar en territorio occidental? Pues hay luces y sombras que conviene entender y que vamos a ver a continuación.

India, Intel, TSMC y las FAB: virtudes e inconvenientes

El gobierno indio ofrece nada menos que 10 mil millones en un plan de incentivos que además tiene como principal reclamo el cubrir la mitad del coste del proyecto de la FAB, siempre y cuando asienten una base de operaciones en su país y no solamente una factoría como tal. El objetivo es claro, copiar la estrategia de China y convertirse en la nueva fábrica de producción de electrónica y chips del mundo.

Explicadas las virtudes y sin olvidar el coste reducido en sueldos y seguros sociales para los trabajadores en dicho país (menos de la mitad que en EE.UU y la UE actualmente) vamos con los problemas que enfrenta India para poder arrebatarle a los dos continentes dichas FABs. El principal problema que tiene el país asiático es de logística, suministro de agua y energía.

India-Intel-TSMC-FAB

Intel y TSMC son demasiado exigentes con estos términos, necesitan una buena cadena de producción y distribución, buenas infraestructuras, rápidas y eficientes, además de una gestión del agua muy estricta y sobre todo estabilidad en la entrega y potencia de la energía.

Los problemas de India son mayores que las ventajas

Aquí India no tiene demasiado que ofrecer frente a sus rivales realmente, pero podría diseñar un plan estratégico que asegure de alguna manera los requerimientos de ambos y con ello posicionarse como una opción interesante. Además, cuenta con mano de obra suficiente y en ciertos sectores muy cualificada, por lo que con sueldos bajos y buenos trabajadores es una opción más interesante que las que ofrece occidente, los cuales no tienen trabajadores para cubrir la demanda.

Pat Gelsinger visitó la India a principios de este mes y después de este llegó una delegación encabezada por el director ejecutivo de la Asociación de la Industria de Semiconductores de los EE.UU, John Neuffer, así que esto va muy en serio. El evento para con estos está organizado para este viernes y de ahí pueden salir las primeras conclusiones, donde la primera interesada sería TSMC por los problemas entre Taiwán y China.

Y es que se está especulando con un ataque sorpresa de la segunda hacia la primera en breve para anexionársela por la fuerza, motivo por el cual los taiwaneses están diversificando su infraestructura por todo occidente y posiblemente también en Japón, país que prepara la contraofensiva a los planes de inversión mil millonarios de sus rivales occidentales. Por si no te habías dado cuenta, esto no ha hecho más que empezar y el panorama mundial se está calentando para ver quien domina la industria de los semiconductores y chips.