Dos fabricantes ponen fecha al principio del fin de los discos duros

Si hay un tema recurrente y que no para de vaticinarse es precisamente el fin de la era de los discos duros. Normalmente estas predicciones vienen de analistas y las hemos ido tratando con el paso de los años, pero nunca terminan de llegar, lo cual siempre siembra la duda. Pero ahora son dos fabricantes de dispositivos, uno de ellos de NAND Flash los cuales son muy claros: hay fecha para el fin de los discos duros y será pronto.

¿Por qué siempre la misma cantinela sobre la fecha del fin de los discos duros? Bueno, es que hay indicativos suficientes de que como pasó con las cintas en su momento y con otras tecnologías los HDD como tal son el pasado y los SSD el presente y el futuro más inmediato, pero ¿en qué se basan esta vez para ser la definitiva?

Huawei y Micron lanzan el mismo pronóstico

SSD-vs-HDD-2021

El mes pasado vimos como Backblaze añadía una vez más SSD a su ingente cantidad de servidores y el desplazamiento de los HDD estaba siendo progresivo, pero constante. El Mobile World Congress está siendo nicho de declaraciones y argumentos más que de tecnología, ya que no en vano lo comentado genera titulares y predicciones que serán analizadas.

El presidente de Huawei, Zhang, declaró lo siguiente:

«Para 2025, la memoria flash más barata podría ser 2,5 veces más cara que los discos duros más baratos, pero también podría permitir una compresión 2,5 veces mayor, por lo que los costos se equilibrarían. Por ello, los SSD empujarán a los HDD al borde del precipicio en los centros de datos ya a principios de 2025«.

En PC el sistema está claro, donde los HDD han pasado más al entorno del NAS que a estar presentes en los equipos nuevos o como simple actualización salvo casos contados donde la capacidad y el coste todavía no son accesibles para los SSD. Pero en cuanto a las ventajas de los discos de estado sólido son tan claras que Zhang asegura que en 2025 pasarán al 80% de los servidores dejando a los HDD como un 20% de las opciones escogidas por las empresas.

Fecha al principio del fin gracias a NVMe-oF

NVMe-oF

¿Qué es eso de NVMe-oF te estarás preguntando? Pues es una tecnología que convierte los SSD en puntos de red independientes. NVMe over Fabrics puede ser un SSD convencional unido a una controladora independiente que hace de enlace con el disco o directamente un producto ya fabricado de serie como los EM6 de KIOXIA. Por lo tanto, entre que la capacidad está siendo recortada por los SSD frente a los HDD y el rendimiento de los primeros no deja de aumentar, esto va a dar con dicha fecha, donde Jeremy Werner, vicepresidente corporativo y gerente general de la unidad de negocios de almacenamiento de Micron lo tiene también claro:

«Con la proliferación del almacenamiento compartido NVMe-over-Fabric de alto rendimiento en la nube y las infraestructuras componibles, aumentará la demanda de SSD rentables y de alta capacidad. En muchos casos, estos reemplazan a los discos duros compartidos porque el costo total de propiedad es más bajo cuando se usa flash que cuando se usan discos duros».

«Estos ahorros en términos de consumo de energía, huella, agrupación de hardware secundario, confiabilidad y resistencia relativa son bien reconocidos hoy en día, pero a medida que la partición de memoria se vuelva más poderosa, esta tendencia se acelerará en 2022».

«Los discos duros, por otro lado, hoy en día luchan por alcanzar los niveles de rendimiento básicos y no escalan el rendimiento con la capacidad tan bien como los SSD. Esto empujará en gran medida a los discos duros a los mismos casos de los dispositivos de archivo para los que muchos usan cintas hoy en día, todo durante la próxima década».

Poco más se puede decir ante esto con todos los datos que hemos visto. El año 2025 parece que será, por fin, la fecha del inicio del fin de los discos duros en todos los sectores, sobre todo si tenemos en cuenta que la propia Micron ya tiene casi lista su QLC de 176 capas con lo que deberíamos multiplicar de nuevo la capacidad y las controladoras PCIe 5.0 están a punto de caramelo.