El precio y la escasez llegan a los monitores: más caros y menos unidades

El precio y la escasez llegan a los monitores: más caros y menos unidades

Javier López

Si pensábamos que 2020 está siendo realmente complicado en todos los aspectos, 2021 va a ser la secuela de este año y los efectos se van a dejar notar hasta por lo menos la primera mitad del año. En monitores comienzan a llegar las malas noticias, ya que si la situación de pandemia y cómo está el mercado no fueran suficiente, un terremoto ha terminado de sembrar el pánico en la industria, ya que ha afectado a numerosas empresas en Taiwán y ha provocado cortes de luz en Japón. ¿Cuáles son las consecuencias?

Un terremoto que no debería haber tenido mayor importancia en la mayoría de países ha sido la puntilla de la industria de paneles para monitor en Asia. Taiwán, líder del mercado en este ámbito ha sufrido las mayores consecuencias y los panelistas ya están trabajando para paliar todo el daño que se produjo, lo que va a dar de entrada con unos precios más altos en los monitores y con una producción de unidades menor de cara a 2021.

AU Optronics pierde parte de la producción en el desastre

AU Optronics

Con la precisión que se necesita a día de hoy en cualquier diseño, implementación y construcción de un componente electrónico, un terremoto de gran magnitud tira por tierra el trabajo de miles de horas y mucho dinero en solo unos segundos.

AU Optronics es uno de los principales panelistas de LCD del mundo y debido a este terremoto ha informado de numerosos daños en las líneas de producción, donde han tardado varias horas en limpiar simplemente la maquinaria, para luego comenzar con las reparaciones y poder continuar con el ritmo de producción común.

Pero, aun así, los paneles en fabricación quedaron dañados y la empresa ha tenido que desecharlos por motivos obvios, perdiendo la producción de los mismos. Sabiendo que AU Optronics fabrica cientos de miles de paneles, es más que probable que los daños sean cuantiosos.

Otro de los sectores que se vio afectado fue el de las memorias RAM, aunque según se informa la producción se detuvo a tiempo para evitar daños y ni los edificios, maquinaria o herramientas de producción sufrieron daños, por lo que tras esos segundos de parón la actividad pudo continuar por suerte.

NEG tiene equipos dañados y tendrán que ser reparados

Nippon-Electric-Glass-in-Westerbroek-Foto-Google-Street-View

Nippon Electric Glass posee el 10% de la capacidad de fabricación de sustratos de vidrio del mundo y suministra a una cantidad de panelistas increíble. Debido al terremoto y según informa la compañía, la empresa tuvo que parar durante 5 horas, donde detectaron equipos de producción con daños físicos. Este parón significa un coste enorme para toda la industria, ya que los sustratos que no puedan ser enviados tendrán que ser adquiridos a empresas competidoras, aumentando el colapso global porque no están preparadas para ello.

Los daños en NEG son de tal calibre que es posible que la compañía no reanude sus operaciones y rendimiento normales hasta dentro de 3 o 4 meses, es decir, la disponibilidad de sustratos se va a ver interrumpida en al menos un trimestre, sino dos.

Si esto no fuera suficiente, hemos de recordar el otro problema que enfrenta la industria: la escasez de ciertos componentes clave, como placas o circuitos integrados.

Los monitores entran en escasez, ni paneles ni componentes para su montaje

Si estás pensando en comprar un monitor, actualmente tienes dos opciones: o guardas el dinero y las ganas hasta mediados del año que viene (y si todo va como se espera) o compras ahora antes de que los precios suban más.

La incertidumbre nubla a los analistas de mercado y no ven nada claro que la situación mejore en breve. La situación empeorará y la cadena de suministro se romperá a medida que la escasez se haga más evidente. Ninguna compañía quiere hablar de subidas de precios, pero lo que sí es cierto es que en algunos modelos ya se está notando, otros siguen una línea más bien horizontal e incluso algunos modelos a punto de descatalogarse están viendo recortados sus precios.

Por lo tanto, puede ser buen momento para adelantarse y adquirir algún modelo a «buen precio», porque la tendencia es totalmente derrotista en costes y tiempos de entrega.