Mountain F11 Ivy

A continuación os vamos a mostrar nuestro análisis de ordenador portátil Mountain F11 Ivy. Se trata de un ordenador que comercializa la empresa Española Mountain y está destinado principalmente a la movilidad, un sector que cada día cuenta con más competencia, dado que se busca tener los mejores componentes en el menor espacio posible.

Empecemos por ver quien es exactamente Mountain.

MOUNTAIN es una marca comprometida con la robustez y fiabilidad en cada uno de los productos que entrega. Su principal punto fuerte es el de entregar un Ordenador Fiable, que ha pasado los más altos controles de calidad, para que en el momento de llegar a casa del cliente pueda asegurar su robustez. Es una marca MADE IN SPAIN, con su propio laboratorio I+D de investigación y desarrollo para el estudio y creación de sistemas de alto rendimiento orientados a los profesionales que demandan productos que respondan a sus necesidades adecuadamente.

MOUNTAIN es una marca perteneciente a la empresa Mountain Labs, S.L. de capital 100% español, y que además fabrica sus productos también en territorio nacional, buscando diferenciarse tanto en vanguardia tecnológica como en calidad de los fabricantes de equipos informáticos que realizan producciones masivas en lotes, obsoletas en tecnología, y con el pésimo acabado al que nos tiene acostumbrados la que hoy en día es la fábrica del mundo: China.
MOUNTAIN es una compañia destinada a cubrir la necesidad de sistemas competentes y de calidad que muchos profesionales y usuarios de equipos informáticos demandan y no encuentran en otras marcas.

Nuestros equipos son líderes en configuraciones de alto rendimiento, personalizadas y a medida, en el mercado nacional, y actualmente nos encontramos en constante expansión, con la intención de abarcar a corto plazo tanto territorio portugues, como francés y alemán en nuestra primera etapa estratégica de posicionamiento en comercio internacional.

Cubrimos la carencia de sistemas de alto rendimiento, robustos y de calidad existente en este momento. Muchos clientes ya han confiado en nuestros sistemas y nos han permitido transmitirles nuestro mensaje, desde nuestro primer contacto hasta que han recibido nuestro producto comprobando que cubre completamente sus expectativas, o cuando han necesitado de nuestra ayuda en algún momento y se les ha atendido de una forma competente. 

Los ordenadores MOUNTAIN están hechos para durar. Integran tecnología de vanguardia y su rendimiento es muy superior al de sus competidores. El objetivo de la marca es entregar al cliente productos robustos y de confianza, con un alto valor añadido.

MOUNTAIN ofrece una gama de ordenadores cuidadosamente diseñados para cubrir las distintas necesidades de cada cliente, dando cabida a las empresas y a los usuarios domésticos. Para ello, fabrica desde los equipos orientados a ofimática hasta los exigentes sistemas destinados al diseño gráfico, o los servidores con prestaciones específicas y estabilidad crítica para la empresa. Tampoco nos olvidamos de los equipos diseñados para propósito multimedia y juegos.

En todos los productos se encuentra un denominador común: rendimiento, robustez y fiabilidad, debido al proceso de fabricación implantado, utilizando tecnología de alta calidad al comienzo y soportando exigentes controles de calidad al final. La calidad de los ordenadores Mountain está garantizada.

Los servicios que MOUNTAIN ofrece con sus productos proporcionan un valor añadido para nuestros clientes. Para ello dispone de profesionales informáticos para atender cualquier duda o aconsejar durante la preventa y para resolver cualquier incidencia en la postventa. Además, para mayor comodidad de los clientes, MOUNTAIN entrega los equipos en su domicilio u oficina y ofrece una garantía de 2 años in-situ sin coste adicional.

En resumen, el cliente percibe un equipo robusto, fiable y adecuado a su necesidad con un servicio de venta y postventa cómodo y profesional.

Debido a esta particularidad de la marca MOUNTAIN, podemos cubrir las más altas expectativas.+

En este caso el ordenador portátil que vamos a analizar se denomina Mountain F11 Ivy, que es en la actualidad el modelo más pequeño que comercializan, a parte de las series Performance, Studio y GTM. El F11 Ivy es el tercer ordenador de Mountain que he tenido la ocasión de analizar, así que ya desde el principio tengo que esperar unas buenas prestaciones y calidad en sus acabados, dado que es algo que ya he comprobado con los dos ordenadores portátiles anteriores, un Studio 15 D que poseo actualmente, y un GTM 18 que ya analizamos anteriormente.

Se trata de un ordenador portátil que tiene como objetivo ofrecer unas muy buenas prestaciones, pero todo ello en el menor espacio posible, de hecho se trata de un modelo con pantalla de 11.6 pulgadas. En realidad, no se trata de un Ultrabook como tal, pero en su interior nos vamos a encontrar con componentes de gama alta propios de modelos con pantallas mucho más grandes.

Empecemos por ver y comentar sus características técnicas.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

El Mountain F11 Ivy es un ordenador portátil que tiene una pantalla con un tamaño de 11.6 pulgadas y su principal destino es la movilidad. Normalmente en los ordenadores de con pantallas de este tamaño nos encontramos con componentes de gama media, pero en este caso es todo lo contrario, pues como decíamos antes lleva componentes propios de ordenadores mucho más grandes. Está basado en el chasis CLEVO W110ER, por lo que esta misma carcasa también la vais a encontrar en otros modelos de otras marcas. Las características técnicas son las siguientes.

Ya por su nombre nos podemos hacer una idea del procesador que lleva instalado, efectivamente, es un Intel Core de tercera generación basado en la arquitectura Ivy Bridge. Nuestra unidad lleva instalado el procesador Intel Core i7-3610QM junto con el chipset HM 76 Express. Se trata de un procesador de cuatro núcleos y ocho hilos de proceso que funciona a una velocidad de 2.3Ghz y 3.3Ghz. Dispone de 6MB de memoria caché L3, soporte para memoria RAM DDR3-1600Mhz, gráficos integrados HD 4000, HyperThreading, AVX, Quick Sync, Virtualization y su TDP es de 45W. Actualmente Mountain lo vende con el procesador Core i7-3612QM, que es un poco superior al que lleva instalado nuestra unidad.

Dado que es un Ivy Bridge, el proceso de fabricación usado es 22nm y como dato curioso, su temperatura máxima es 105ºc. En la imagen podeis ver también la larga lista de procesador que soporte, tanto de la generación anterior Sandy Bridge como de la actual generación Ivy Bridge.

Su pantalla dispone de retroiluminación LED y tiene un tamaño de 11.6 pulgadas con una resolución máxima de 1366×768  píxeles. En la práctica, dicha resolución se comporta bastante bien, pues los iconos y los textos en general tienen un buen tamaño. En mi opinión es una resolución muy adecuada para este tamaño de pantalla, una más alta nos obligaría a tener que forzar un poco la vista.

En el apartado de la memoria RAM nos encontramos con un total de 8GB de memoria DDR3-1600Mhz en dos módulos de 4GB Kingston HyperX (KHX1600C9S3K2/8GX). Opcionalmente se puede ampliar hasta en 16GB mediante dos módulos de 8GB. Tener 8GB de memoria RAM de serie es algo que está realmente bien, pues nos aseguramos una buena capacidad de trabajo.

En este modelo tenemos disponibles dos soluciones gráficas distintas, por un lado podemos emplear los gráficos integrados del procesador Core i7-3610QM, los HD 4000, y por otro lado podemos usar la tarjeta gráfica dedicada Nvidia GeForce GT650M de 2GB de memoria GDDR3. Para controlar la gestión de los gráficos tenemos a nuestra disposición la tecnología Nvidia Optimus, que se encarga de seleccionar la gráfica más adecuada en función de las aplicaciones y el uso que le estemos dando al ordenador, todo esto de forma automática.

Gracias al uso de Nvidia Optimus, cuando en el ordenador hagamos uso de tareas básicas, como puede ser la navegación web, ofimática, redes sociales y demás, el ordenador hará uso de los gráficos integrados del procesador. De este modo se consiguen varias cosas muy importantes, una de ellas es un ahorro energético importante, pues los gráficos integrados HD 4000 consumen menos que la GT650M, y la otra tiene que ver con la temperatura general del equipo, dado que la gráfica de Nvidia añadirá un extra de calor que se tendrá que disipar. Mientras que con los gráficos integrados las temperaturas del equipo serán menores.

 

Para el almacenamiento interno se ha optado por usar una unidad SSD, en concreto una Kingston HyperX 3K de 120GB de capacidad. Dicha unidad SSD está basada en una controladora SandForce SF-2281 y dispone de la interfaz SATA 3.0. Emplea memorias NAND FLASH MLC síncronas al controlador de memoria y según el fabricante la velocidad de lectura es de 555MB/s, mientras que la de escritura es de 510MB/s. Opcionalmente se puede ampliar con la misma unidad SSD pero con tamaños de 240GB y 480GB.

En el apartado de conexiones nos encontramos con conectividad WiFI 802.11 B/G/N, Bluetooth 4.0, Gigabit Ethernet, HDMI, dos puertos USB 3.0, un puerto USB 2.0, lector de tarjetas 9 en 1, WebCam de 1.3 Megapíxeles, salida de vídeo D-Sub 15 y conectores de audio. Como veis no lleva unidad de CD/DVD, básicamente porque no hay espacio físico para ponerla. En cualquier caso, no es componente clave, pues el sistema operativo, programas o juegos los podemos instalar perfectamente a través de los puertos USB.

Finalmente el Mountain F11 Ivy tiene unas dimensiones de 287 x 207 x 12.7 ~ 37.1 milímetros, su peso es de 1.8Kg y la batería es de seis celdas. El sistema operativo es opcional, en nuestro caso lleva instalado el sistema operativo Windows 7 Profesional a 64Bits.

Es hora de ver al ordenador portátil en detalle y empezar a conocer más en profundidad.

ANÁLISIS EXTERNO.

El Mountain F11 Ivy se nos presenta en una caja de color marrón con el logotipo de Mountain en el centro, muy simple, no tenemos grandes dibujos del ordenador ni tampoco colores llamativos. Es algo habitual en esta marca, pero lo que realmente importante es el contenido de su interior al fin y al cabo.

La caja en realidad no es muy grande, pero algo muy importante es que su interior este bien protegido, dado que un portátil de 11.6 pulgadas es realmente pequeño en comparación con la caja que se nos presenta.

Efectivamente, tal y como esperaba su interior está muy bien protegido por tres planchas de corcho y una serie de piezas del mismo material para hacer de colchón contra los posibles imprevistos.

Toca hacer un poco de arqueología y excavar para encontrar la otra caja que contiene el ordenador portátil, no importante, lo hacemos con muchas ganas. Tras hacerlo, ya asoma tímidamente la otra caja donde se encuentra el Mountain F11 Ivy.

Una vez liberada la otra caja, ya podemos verla en detalle. Al igual que ocurría anteriormente, tampoco nos encontramos con dibujos a todo color ni frases llamativas con en otros modelos. Es una caja simple con una serie de decoraciones en color azul.

No puede faltar por supuesto la práctica asa para llevarla cómodamente a todos los sitios, aunque realmente no pesa nada esta caja.

En un lateral podemos ver algunas especificaciones del portátil, aunque en ese caso y dado que es un equipo que al que Mountain le instala los componentes internos, no se especifica el modelo de procesador, memoria RAM o unidad de almacenamiento, al menos no en nuestro caso. No obstante, es algo que para las versiones finales destinadas a los compradores sí se indica, pero en para nosotros se trata de una unidad de pruebas.

En definitiva, una embalaje simple y directo. Personalmente es un aspecto que no tiene importancia, pues de nada sirve poner una caja llena de colores, dibujos y demás, si luego el producto no está a la altura, y en este caso ya os adelanto que sí lo está.

Vamos a abrir ya la caja y empezar a ver todo lo que contiene, no podemos esperar más. Al abrirla ya podemos ver tímidamente al Mountain F11 Ivy en vuelto en la clásica bolsa de tono rosa y también protegido por dos partes de polietileno.

Una vez abierta la caja, veamos todo su contenido. Para empezar, Mountain ofrece una bonita carpeta que contiene información muy importante, como las características completas del ordenador que acabamos de adquirir.

Y algo que me gusta y mucho de Mountain, y es que antes de que sus ordenadores salgan de sus instalaciones, son sometidos a una serie de pruebas para verificar que todo funciona correctamente, tanto a nivel de Hardware como de Software. Realmente es algo que muy pocas marcas lo hacen, así nos aseguramos que el ordenador funcionará perfectamente una vez que este en nuestra manos. Esto es algo muy positivo y que se debe tener en cuenta, si todos hicieran lo mismo se evitaría la pesada de tarea de tener que devolver un ordenador nuevo porque venga defectuoso de fabrica.

Manual del usuario y guía rápida de uso.

En el manual del usuario tenemos además un par de pegatinas de Mountain y todo lo necesario para dar los primeros pasos con el ordenador. Recomendamos, como siempre, que se lea con calma.

La guía rápida de uso donde tenemos las características y las funciones en diferentes idiomas, incluido el Castellano por supuesto.

Cable de corriente para el adaptador del portátil.

Adaptador de corriente, con una buena longitud de cable.

El adaptador ofrece un voltaje de 19V y 4.74A, en total la potencia es de 90W.

Un punto a favor de este cargador y que se valora mucho es su conector, que es de forma acodad, mucho más práctico que los que son rectos en su totalidad.

Sacamos de una vez el ordenador portátil para verlo en detalle, como ya veíamos antes, viene protegido por una funda de plástico y por dos piezas de polietileno.

Una vez liberado de sus ataduras, ya podemos verlo en detalle. A primera vista podemos ver que dispone de un buen diseño exterior. El portátil es de un color oscuro, ni es ni marrón pero tampoco llega a ser negro, de hecho, dependiente del entorno de iluminación cambia significativamente. Justo en el centro de la tapa encontramos el logotipo de Mountain en relieve.

El diseño de la tapa se conoce como mosaico, pues tiene una serie de puntos en relieve que le dan un aspecto muy bonito y un tacto agradable.

Como se puede apreciar tiene un grosor bastante contenido, aunque también es cierto que hay otros ordenadores que son todavía más delgados.

Justo en la parte izquierda tenemos el lector de tarjetas 9 en 1 y los indicados de encendido y batería.

La combinación de colores para los indicadores es la siguiente.

Si nos vamos un poco más a la izquierda nos encontramos con la mayoría de sus conexiones disponibles, la verdad es que para ser un ordenado tan pequeño, está muy bien equipado.

Veamos las conexiones en detalle. Tenemos conector Gigabit Ethernet y D-Sub 15.

Salida de vídeo HDMI y los clásicos conectores de audio. Es curioso que siendo un portátil actual, todavía se siga usando la salida D-Sub15, aunque eso les vendrá bien a los que tienen un monitor con esta conexión. Mediante la salida HDMI podemos ver sin problemas contenido en alta definición si lo conectamos a una TV compatible.

Y finalmente dos puertos USB 3.0.

En el lateral opuesto tenemos un puerto USB 2.0, cierre de seguridad Kensintong y el conector para el cable de alimentación.

Por la parte trasera nos encontramos con la batería, la cual forma parte del ordenador cuando está puesta, no es como en otros modelos que simplemente se coloca debajo y ya está.

El diseño del Mountain F11 Ivy me ha gustado bastante, pues presenta unas lineas redondeadas y muy definidas, que junto con el diseño de su carcasa en mosaico, hacen un ordenador portátiles bastante elegante.

Vamos a ver en detalle el hueco donde se instala la batería. Como dije antes, forma parte prácticamente del diseño del ordenador, dado que se nota cuando está y cuando no está puesta. Pero al contrario de lo que ocurre en otros modelos, en este caso el que la batería esté o no esté, solo afecta a la parte estética, el ordenador no pierde altura al quitar la batería.

Detalle de los conectores para la batería.

Al retirar la batería, ya podemos verla en detalle. Se trata de una batería de Li-ION Litio que dispone de seis celdas que ofrece un voltaje de 11.1V, además de 5.600mAh de capacidad y 62.16Wh. En la prueba de autonomía veremos la duración que nos ofrece.

Detalle de los conectores presentes en la batería.

Como es normal, en una de sus partes se nos indican todos su datos y las típicas recomendaciones de seguridad.

Volvemos al ordenador portátil. En el lateral izquierdo y a parte de las conexiones que hemos visto antes, también tenemos la rejilla para la expulsión del aire caliente que procede del interior. La rejilla tiene unos huecos bastante grandes, por lo que el aire caliente no tendrá demasiada restricción al salir.

Debido al poco espacio que hay en el portátil, la rejilla se ha tenido que colocar en uno de sus laterales, dado que en la parte trasera, que sería lo habitual, no hay espacio.

Es hora de darle la vuelta y ver con qué nos encontramos.  Debido a que se trata de un equipo que está en garantía, no he podido abrirlo y fotografiar el sistema de refrigeración por completo, pero sí lo he visto en otros modelos similares al este.

El sistema de refrigeración es compartido entre CPU y GPU, ambos componentes incorporan un heatpipe de cobre, el cual se une a un disipador que incorpora una ventilador. Dado que se trata de un modelo de tan solo 11.6 pulgadas, no hay espacio físico para la colocación de un segundo sistema de refrigeración independiente, pero realmente no lo necesita, dado que la GPU GT 650M solo funcionará cuando realicemos tareas pesadas. Mientras el uso sea básico, el sistema de refrigeración solo tendrá que disipar el calor generador por el procesador.

Cada componente tiene su propia rejilla de ventilación, y este es algo positivo, pues hay modelos de incluso más tamaño que solo llevan una rejilla para facilitar la entrada de aire hacia el ventilador. Aquí podéis ver la rejilla del ventilador, el cual se encarga de aspirar el aire y canalizarlo hacia el disipador.

El procesador también tiene unas cuantas aperturas para la entrada de aire.

Al igual que las memorias RAM y la gráfica dedicada GT 650M. Si os fijáis bien, se puede ver el tradicional color azul de las memorias RAM Kingston Hyper X.

La rejilla de ventilación para la tarjeta gráfica y la derecha, uno de los dos altavoces que incorpora el portátil.

Ha llegado el momento de abrirlo. Mi primera impresión cuando lo hice fue bastante buena, pues aspectos tan importantes como el teclado y el TouchPad tienen muy buena pinta. Para abrir la tapa, simplemente hay que tirar hacia arriba, cada vez son menos comunes los cierres que antes estaban presentes en prácticamente todos los modelos de portátiles.

Justo en la esquina inferior izquierda nos encontramos con unas pegatinas informativas, las cuales nos indican la presencia de la tecnología Nvidia Optimus, la certificación THX Studio Pro y la tarjeta gráfica que incorpora, una GeForce GT 650M de 2GB de memoria.

Al igual que ocurre con la tapa superior del portátil, en el interior también se sigue con el mismo diseño de mosaico, y es un diseño que le sienta genial. Incluso en el TouchPad también está presente, y eso es un buen aspecto, dado que al tener un tacto un poco rugoso, la precisión a la hora de manejarlo es mayor. El TouchPad tiene un buen tamaño, y eso es de agradecer, además responde muy bien y es bastante cómodo de usar.

En la parte superior tenemos los clásicos indicadores, WiFi, actividad de la unidad de almacenamiento, bloque del teclado numérico, bloqueo de mayúsculas y bloqueo de desplazamiento.

En el lado contrario está presente el botón de encendido.

El teclado del Mountain F11 Ivy es de tipo isleta y es muy cómodo de usar, pues sus teclas tienen un buen tamaño y responden realmente bien. Obviamente no hay espacio para un teclado numérico completo, pero siempre se puede usar la combinación de teclas FN para emularlo.

La distribución del teclado y funciones FN es la siguiente.

Detalle del teclado, como decía, es muy cómodo de usar y responde realmente bien.

Un aspecto que yo personalmente valoro mucho y que es de suma importancia, son las bisagras de la pantalla. Son muchos los portátiles que han pasado por mis manos, y os puedo asegurar que las bisagras que emplea el Mountain F11 Ivy son muy buenas y resistentes.

Como no podía faltar, en la pantalla tenemos también una chapita con el nombre de la marca, Mountain.

En total, la pantalla tiene un angulo de apertura de hasta 130º, lo cual está bastante bien y se adaptará a todo tipo de necesidades y usos.

La WebCam de 1,3 megapíxeles con micrófono incorporado se encuentra en la parte superior del marco de la pantalla, que es el sitio habitual.

Vamos a encenderlo, que a estas alturas ya va siendo hora. Tras hacerlo, y gracias al uso de la unidad SSD Kinston Hyper X 3K, el ordenador está listo en solo 15 segundos.

El botón de encendido se ilumina en un bonito color azul.

Los indicadores que antes hemos visto se iluminan en color verde, es el que habitualmente se usa, salvo que se trate de ordenadores que lleven más luces en su carcasa y estén más personalizados en cuanto a iluminación se refiere.

Y ya está, todo listo y en orden, el Mountain F11 Ivy ha arrancado perfectamente y ya está listo para su uso. Como decía antes, la resolución de 1366×768 píxeles es la correcta, todos los iconos y texto tienen un buen tamaño y no hay que forzar para nada la vista. Se puede apreciar también que el acabado de la pantalla es brillante, personalmente es el acabado que más me gusta.

Llegado a este punto, es hora de poner al Mountain F11 Ivy contra las cuerdas y ver de lo que es capaz en nuestras pruebas de rendimiento.

TESTEO.

Antes de comenzar a ver los resultados obtenidos en las diferentes pruebas vamos a explicar la metodología de testeo que hemos seguido para las diferentes pruebas realizadas.

Pruebas de rendimiento térmico INTERNAS.

Se han comprobado las temperaturas de funcionamiento tanto con el ordenador en reposo como en carga, el valor para la temperatura del procesador siempre será la del núcleo más caliente. Para la medición de las temperaturas se ha empleado el programa HW-Monitor Pro y en todas las pruebas que vais a ver el equipo siempre ha estado conectado a la red eléctrica, salvo en la prueba de autonomía claro. La temperatura ambiente se ha mantenido estable a 28ºc y la duración de la prueba fue de una hora siguiendo las siguientes pautas.

Temperaturas INTERNAS.

  • -Temperaturas en REPOSO durante una hora.
  • -Temperaturas en CARGA solo para el procesador.
  • -Temperaturas en CARGA para procesador, SSD y gráfica.
  • -Temperaturas en una sesión de JUEGO.

Pruebas de rendimiento térmico EXTERNAS.

Para ver la temperatura que alcanza la carcasa del Mountain F11 Ivy, se ha empleado una sonda térmica para medir la temperatura en diferentes zonas. Las pruebas se han hecho tanto en REPOSO como en CARGA en la parte superior e inferior de la carcasa.

Autonomía de la batería.

La duración de la batería se ha medido en diferentes situaciones de trabajo para el equipo. Entre prueba y prueba la batería se ha dejado reposar para volverla a cargar completamente e iniciar otros test. La mecánica del mismo es la siguiente.

  • -REPOSO ABSOLUTO: Sin conectividad WiFi, brillo de la pantalla al mínimo, sin Bluetooth y tan solo estando en el escritorio de Windows.
  • -CARGA MEDIA: Con conexión WiFi, el brillo de la pantalla al 50%, navegación web, ofimática y Bluetooth.
  • -CARGA ALTA:  Sesión de juegos, con conexión WiFi, Bluetooth, y el brillo de la pantalla al 100%.
  • -SUPER CARGA: Absolutamente todo el sistema cargado de trabajo. Para el procesador se ha empleado el programa Prime 95, para la gráfica el FurMark y para el resto el test de estabilidad de AIDA 64. Por supuesto con conexión WiFi, Bluetooth y el brillo al 100%.

Pruebas sintéticas.

Hemos usado los conocidos programas 3D Mark 11, PC Mark 7, Cinebench 11.5 y Unigine Heaven benchmark para comprobar su rendimiento. Para la unidad SSD hemos usado los programas AS SSD Benchmark, CrystalDisk Mark, ATTO, y HD Tune.

Juegos.

No se trata de un ordenador portátil especialmente destinado a jugar, pero igualmente hemos instalado y probado algunos de los títulos más importantes del mercado como Assassin’s Creed II/Revelations, Call Of Duty MW 2, Lineage II, F1 2011, Live For Speed, Battlefield 3, MAFIA 2, Portal 2, Diablo 3,

Una vez explicada la metodología de testeo, vamos a pasar a ver todos los resultados obtenidos en las diferentes pruebas realizadas. Empecemos viendo unas capturas de los programas CPU-z y GPU-z.

Tal y como dijimos al principio, el procesador que monta el Mountain F11 Ivy es un Intel Core i7-3610QM perteneciente a la familia de procesadores Ivy Bridge. Se trata de un procesador de cuatro núcleos y ocho hilos de proceso que funciona a una velocidad de 2.3Ghz y 3.3Ghz. Dispone de 6MB de memoria caché L3, soporte para memoria RAM DDR3-1600Mhz, gráficos integrados HD 4000, HyperThreading, AVX, Quick Sync, Virtualization y su TDP es de 45W.

El la pestaña placa base se nos informa de que el portátil está basado en el chasis CLEVO W110ER.

Los 8GB de memoria RAM DDR3 funcionando a una velocidad de 665.2Mhz, a pesar de que son módulos de memoria DDR3-1600Mhz, en el portátil funcionan a DDR3-1333Mhz y a unas latencias de 9-9-9-24. Por supuesto están en configuración DualChannel.

Como veis, el programa CPU-z nos indica que los módulos son unos KHX1600C9S3K2/8GX, pero en este portátil funcionan a DDR3-1333Mhz.

Y finalmente tenemos a las soluciones gráficas, que en este caso son dos. Por un lado tenemos a los gráficos integrados Intel HD 4000 que incorpora el procesador Core i7-3610QM.

Y también tenemos una gráfica dedicada, en ese caso es una Nvidia GeForce GT 650M, una gráfica basada en la arquitectura Kepler y fabricada en 28nm.  Incorpora el núcleo gráfico GK 107 y 2GB de memoria GDDR3.

Temperaturas INTERNAS.

Temperaturas en REPOSO durante una hora.

Lo primero que debemos comentar es que, por razones obvias, las pruebas de temperaturas para el Mountain F11 Ivy se han tenido que medir con un calor relativo, en concreto la temperatura ambiente para todas las pruebas ha sido de 28ºc, es decir, es elevada.

Tal y como podemos ver en el gráfico, la temperatura en reposo para el procesador es de 56ºc, una cifra que está muy bien, pues como decíamos antes la temperatura ambiente es alta. A eso hay que sumarle que se trata de un portátil con muy poco espacio en su interior, y aun así la temperatura es bastante buena. La unidad SSD alcanzó los 40ºc, pero hay que tener en cuenta que no se calientan igual que los discos duros.

La temperatura de la GeForce GT 650M no se muestra por una sencilla razón, recordamos que tenemos un portátil con la tecnología Nvidia Optimus, por lo que en estos momentos la gráfica que está funcionando es la integrada en el procesador Core i7-3610QM.

Temperaturas en CARGA durante una hora para el procesador.

Al poner en marcha el programa Prime 95 para que el procesador se ponga al máximo, podemos ver como la temperatura ha subido bastante y el núcleo más caliente llegó a 72ºc. Parece mucha temperatura pero en realidad es totalmente normal para un ordenador de estas características y bastante buena para estar con una temperatura ambiente alta. La unidad SSD solo ha subido 2ºc, así que no hay ningún tipo de problema, y además es síntoma de que el calor generado por el procesador no afecta prácticamente a la unidad SSD.

Temperaturas en CARGA durante una hora para el procesador y tarjeta gráfica.

De nuevo volvemos a hacer uso del programa Prime 95 y esta vez acompañado del FurMark, en este caso la GeForce GT 650M ya ha entrado en funcionamiento automáticamente dado que se requiere de una buena potencia gráfica. La temperatura del procesador aumenta hasta los 75ºc, mientras que la gráfica ha llegado a los 90ºc. Pero no os asustéis, FurMark es un programa que exprime al máximo la tarjeta gráfica, en una sesión de juegos la temperatura es mucho menor. Lo mismo ocurre con Prime 95, exprime al máximo al procesador y siempre se calentará más en este tipo de test.

Temperaturas durante una hora en una sesión de JUEGOS.

Ahora vais a comprobar lo que comentaba antes, los programas Prime 95 y FurMark ponen al máximo al ordenador para comprobar sus límites. Pero, durante una sesión de juegos que carga todos los componentes, las temperaturas son menores. En concreto el procesador se puso a 69ºc, la unidad SSD a 40ºc y la gráfica, que antes llegó a 90ºc, ahora se ha puesto a 60ºc. Esto demuestra que los programas Prime 95 y FurMark hacen que esos componentes se calienten muchísimo, pero en uno uso normal nunca llegarán a esas temperaturas.

Temperaturas EXTERNAS.

Vamos a ver ahora las temperaturas externas que alcanza la carcasa del Mountain F11 Ivy, para ello hemos empleado una sonda térmica y estos son los resultados tanto en reposo como en carga.

Temperaturas en REPOSO para la parte superior.

Con el equipo completamente en reposo y sobre una superficie plana, la temperatura más alta que se alcanza son 30ºc, justo en la zona donde se encuentra el procesador. Realmente no es mucho, solo son dos grados más que la temperatura ambiente, que recordamos que es de 28ºc. Las demás zonas se mantienen sobre los 29,3ºc e incluso 28,7ºc en la esquina inferior derecha.

Temperaturas en CARGA para la parte superior.

Al poner el equipo en carga usando Prime 95 y FurMark ocurre algo realmente positivo, todas las temperaturas suben como es normal, pero apenas hay diferencia. La carcasa del Mountain F11 Ivy refrigera excepcionalmente bien y el aumento es mínimo.

Temperaturas en REPOSO para la parte inferior.

Tras comprobar las temperaturas obtenidas en la parte inferior de la carcasa, volvemos a ver la gran capacidad de refrigeración que tiene, pues el valor más alto es de 32,3ºc. Realmente esta carcasa está demostrando una calidad asombrosa en cuanto a refrigeración, y eso es un aspecto muy positivo.

Temperaturas en CARGA para la parte inferior.

Volviendo a poner el equipo al máximo de sus posibilidades ocurre lo que ya venimos diciendo, esta carcasa refrigera excepcionalmente bien y la máxima temperatura alcanzada es de 33ºc. Estos datos son muy buenos, pues hablamos de un portátil de 11.6 pulgadas, donde el espacio interior es muy escaso.

Ya hemos visto todas las temperaturas que alcanza el Mountain F11 Ivy y los resultados son muy buenos, es un equipo que refrigera muy bien gracias a su carcasa de gran calidad. Es el turno de ver que tal se comporta en los test sintéticos.

Test sintéticos.

Empezaremos por ver la puntuación obtenida con el programa PC Mark 7.

PC Mark 7.

Una puntuación bastante buena y demuestra el potencial que tiene este portátil.

3D Mark11 Entry.

3D Mark11 Performance.

3D Mark11 Xtreme.

Al subir la exigencia del test vemos como las puntuaciones van bajando, como es totalmente normal. A modo de comparación, un SLI de GTX 560 M obtiene en el modo Xtreme una puntuación de 1.200 puntos, la GT 650M ha obtenido 724 puntos, por lo que está muy bien.

Unigine Heaven Benchmark V2.1.

En este exigente test obtenemos el siguiente resultado, que está bastante bien.

Cinebench 11.5 CPU y OpenGL.

El procesador Intel Core i7-3610QM junto a la GeForce GT 650M obtienen un buen resultado y demuestra que a pesar de estar ante un portátil de pequeñas dimensiones, tiene un potencial bastante grande.

CPU.

OpenGL.

Por ahora el rendimiento que está mostrando ha sido muy bueno, vamos a ver ahora los resultados de los test para la unidad SSD Kingston HyperX 3K 120GB.

Test de rendimiento para la unidad SSD Kingston HyperX 3K 120GB.

AS SSD.

AS SSD IOPS.

AS SSD Copy.

AS SSD Compresion.

Lectura Aleatoria.

Read Test Suite.

Vamos a explicar los resultados.

El SSD Kingston HyperX 3K ss una unidad SSD con memorias NAND Flash síncronas al controlador de memoria y lleva un controladora SandForce SF-2281, las cuales funcionan muy bien con archivos comprimibles  pero lo hacen peor con los incomprimibles. Debido a esto y a que el AS SSD funciona con incomprimibles, los resultados no son todo lo buenos que se podían esperar de una unidad SSD como esta, sobretodo en velocidad de escritura, pero son datos completamente normales.

El CrystalDisk Mark es otro test que funciona con archivos incomprimibles, los resultados son similares a los que ofrece AS SSD como podéis ver.

Pero en cambio su usamos el programa ATTO, que funciona con archivos comprimibles, los datos son más parecidos a lo que Kingston anuncia con esta unidad SSD.

En la práctica el Kingston HyperX3K va realmente bien, el sistema operativo va realmente rápido y todas las aplicaciones que he instalado vuelan, literalmente.

HD Tune también marca unos resultados similares a los de AS SSD y CrystalDisk Mark.

La conclusión que sacamos de todos los test, es que la unidad SSD Kingston HyperX3K ofrece un gran rendimiento y además el modelo de serie que nos trae tiene 120GB. Opcionalmente se puede ampliar con la misma unidad SSD pero con tamaños de 240GB y 480GB.

Por último y para acabar con los test sintéticos, vamos a ver el test para RAM de Everest. Los resultados son los normales para una configuración de 8GB de RAM DDR3-1333Mhz.

Autonomía.

Vamos a ver ahora la autonomía que nos ofrece el portátil, recordamos que se trata de una batería de Li-ION Litio que dispone de seis celdas, ofrece un voltaje de 11.1V además de 5.600mAh de capacidad y 62.16Wh.

La duración de la batería se ha medido en diferentes situaciones de trabajo para el equipo. Entre prueba y prueba la batería se ha dejado reposar para volverla a cargar completamente e iniciar otros test. La mecánica del mismo es la siguiente.

  • -REPOSO ABSOLUTO: Sin conectividad WiFi, brillo de la pantalla al mínimo, sin Bluetooth y tan solo estando en el escritorio de Windows.
  • -CARGA MEDIA: Con conexión WiFi, el brillo de la pantalla al 50%, navegación web, ofimática y Bluetooth.
  • -CARGA ALTA:  Sesión de juegos, con conexión WiFi, Bluetooth, y el brillo de la pantalla al 100%.
  • -SUPER CARGA: Absolutamente todo el sistema cargado de trabajo. Para el procesador se ha empleado el programa Prime 95, para la gráfica el FurMark y para el resto el test de estabilidad de AIDA 64. Por supuesto con conexión WiFi, Bluetooth y el brillo al 100%.

Los resultados son los siguientes.

A pesar de que se trata de un portátil de pequeñas dimensiones, pues si pantalla es de tan solo 11.6 pulgadas, los componentes internos son propios de portátiles mucho más grandes, recordamos que estamos antes un procesadores Intel Core i7, 8GB de memoria RAM, unidad SSD de 120GB y una gráfica GeForce GT 650M.

En reposo absoluto, el F11 Ivy muestra una duración de 257 minutos, lo cual está bastante bien. En carga media y dándole un uso normal, la duración fue de 190 minutos, un dato realmente bueno. Ya en una sesión de juegos la autonomía se reduce, como es normal, pero fueron 120 minutos los que aguantó sin ningún problema. Finalmente la prueba Super Carga es simplemente indicativa dado que en la practica no creo que nadie tenga el equipo corriendo con Prime 95 y FurMark constantemente.

Juegos.

Vamos a poner a la GeForce GT 650M a prueba en unos juegos para ver que tal se comporta. Todos ellos se han configurado de forma que sean totalmente jugables (resolución, filtros, detalles…) y para medir los FPS se ha usado el programa FRAPS. Por razones que desconozco, dicho programa no me ha mostrado en algunos juegos datos como los FPS mínimos y máximos, por lo que he decido tomar como medida la media de FPS.

Tomando como referencia los FPS medios, podemos ver como todos los juegos son perfectamente jugables y a un buen nivel de detalles gráficos. Hay que tener en cuenta que estamos ante una pantalla que ofrece 1366×768 píxeles de resolución, por lo que la GT 650M va bastante bien.

SONORIDAD, MULTIMEDIA y USO EN GENERAL.

La sonoridad del Mountain F11 Ivy es muy buen, en parte debido a que solo dispone de un único ventilador de refrigeración. Con el equipo en reposo o dándole un uso medio, el ventilador se activa realmente poco, dado que de forma pasiva ya es capaz de mantener unas buenas temperaturas.

Esto es gracias, en parte, a al uso de la tecnología Nvidia Optimus, pues mientras no hagamos uso de aplicaciones que requieran de cierta potencia gráfica, la GeForce GT 650M no entrará en funcionamiento, por lo que el disipador solo se encargar del calor que genera el procesador.

Una vez que hacemos uso de aplicaciones que requieran más potencia gráfica, la GT 650M entra en funcionamiento, y cuando lo hace, el ventilador pasa a funcionar de forma continua. ¿Es ruidoso?. No, ni con el ventilador funcionando el portátil es ruidoso. Obviamente se escucha, pero si estamos inmersos en una sesión de juegos, ni se nota, es realmente un portátil que genera poco ruido, y haciendo uso de los gráficos integrados, no genera prácticamente ningún ruido.

En el apartado multimedia hay que comentar varias cosas, y es que dado que es un PC con pantalla de 11.6 pulgadas, ver una película en él no es la mejor opción, porque es una pantalla pequeña. La gran virtud que tiene es su salida de HDMI, pues con tan solo conectarlo a una TV FullHD, ya podemos visualizar contenido en alta definición sin problemas, el ordenador tiene potencia de sobra para mover cualquier archivo en HD. Además, la calidad del sonido que ofrece es muy buena, a pesar de que su sistema de altavoces es 2.0, pero realmente se escuchan muy bien.

Sobre el uso general del equipo, tengo que decir que estoy encantado, es un ordenador muy manejable debido a su poco tamaño y peso. Es ideal para los que necesiten un ordenador potente en tan solo 11.6 pulgadas, pues tiene la potencia de ordenadores mucho más grandes pero en un tamaño reducido. El teclado es bastante cómodo y agradable de usar, además está equipado con lo último y literalmente, este portátil vuela gracias a la unidad SSD.

CONCLUSIÓN.

El Mountain F11 Ivy es un ESTUPENDO ordenador, con mayúsculas. Como es habitual en Mountain, su nivel de acabados y rendimiento es excepcional. Se trata de un portátil destinado a ofrecer movilidad pero sin sacrificar rendimiento, pues realmente puede competir con el rendimiento de ordenadores de mayor tamaño sin problemas. En funcionamiento ha demostrador ofrecer muy buenas prestaciones y el sistema de refrigeración funciona realmente bien.

Actualmente Mountain lo ofrece con el procesador Core i7-3612QM, que es un poco más rápido que el Core i7-3610QM que lleva esta unidad. Su precio es de 984,72€ con la configuración base, la cual está basada en un procesador Core i7-3612QM, 8GB de RAM DDR3 Kingston HyperX, unidad SSD Kingston HyperX 3K de 120GB y GeForce GT 650M con 2GB de memoria. De forma opcional se puede ampliar con unidades SSD de mayor tamaño y hasta 16GB de RAM.

Hay muy pocos ordenadores de 11.6 pulgadas que tengan un rendimiento similar al Mountain F11 Ivy y que puedan hacerle frente, por lo que creo que este modelo es de las mejores opciones que se pueden adquirir en este momento, tiene un gran potencial, calidad y rendimiento.

PROS:

-Excelente rendimiento.
-Muy buenos acabados.
-Fácil de transportar.
-Refrigera muy bien.
-Lleva unidad SSD de serie.
-Buena autonomía.
-Tecnología Nvidia Optimus.
-Misma potencia que ordenadores de mayor tamaño.

CONTRAS:

-Todavía no le he encontrado ninguno.

Por todo lo anterior y con mucho gusto, desde HardZone le vamos a otorgar al Mountain F11 Ivy nuestro galarón más precio, el de la categoría de oro.

Queremos agradecer enormemente a Mountain y en especial a Jose Luis Riballo Pérez la cesión del Mountain F11 Ivy para su análisis.