Cómo usar NVIDIA Inspector para controlar el overclock de tu gráfica

Cómo usar NVIDIA Inspector para controlar el overclock de tu gráfica

Rodrigo Alonso

Es probable que en algún momento quieras sacarle mayor partido a tu tarjeta gráfica. Todo el mundo habla de overclock y si puedes exprimir unos cuantos FPS sin gastar dinero, mejor que mejor, ¿verdad? Hoy vamos a mostrarte cómo utilizar NVIDIA Inspector, tanto para monitorizar los parámetros de tu tarjeta gráfica como para hacerle overclock de una manera sencilla, rápida y segura.

NVIDIA Inspector es una aplicación diseñada lógicamente para tarjetas gráficas de la marca NVIDIA, y que nos permitirá conocer casi todos los detalles técnicos de las mismas, monitorizar sus parámetros en tiempo real (incluyendo consumo y temperatura) e incluso hacerle overclock de manera simple, lo que nos permitirá exprimir un poco más su rendimiento.

Podéis descargar NVIDIA Inspector desde la web de su autor de manera gratuita.

Monitorización en NVIDIA Inspector

La monitorización del hardware es algo que debemos tener siempre en cuenta, pues de lo contrario no podríamos identificar si el hardware está dando algún problema, si la refrigeración del equipo es insuficiente, etc. En este caso, este software nos va a mostrar todos los parámetros de la tarjeta gráfica ya desde el primer vistazo cuando lo abrimos, mostrando en la parte superior los datos técnicos y en la inferior un resumen de la monitorización.

En la zona inferior, como decíamos, tenemos el apartado de monitorización donde se nos muestra la temperatura, consumo, voltaje, nivel de carga y velocidades de funcionamiento. Si queremos ver esto de una manera más visual y con histograma en forma de gráfico, podemos hacerlo simplemente pulsando en el icono de monitorización, el segundo empezando por arriba que está ubicado en la esquina superior izquierda de la ventana.

Haciendo clic derecho en cualquier parte de las gráfica, podemos modificar los parámetros que queremos ver dentro del apartado «Monitors». Así, podremos añadir y quitar parámetros como el voltaje, frecuencias de funcionamiento, temperatura, uso, velocidad de los ventiladores, etc.

También se permite guardar todos los parámetros de monitorización en un archivo CSV para realizar un análisis en profundidad más adelante, y por supuesto se puede modificar el tamaño de esta ventana de monitorización.

Cómo hacer overclock con NVIDIA Inspector

La parte de monitorización de este software podría asemejarse en cierta manera a GPU-Z, pero la gran diferencia es que Inspector nos va a permitir hacer overclock a la tarjeta gráfica directamente desde aquí. Para ello, primero debemos pulsar sobre el botón «Show Overclocking» ubicado en la esquina inferior derecha de la ventana, tras lo cual saldrá un mensaje de advertencia indicándonos que hacer overclock puede resultar peligroso, y que por ello (y en este también lo decimos nosotros), si lo hacéis ha de ser bajo vuestra propia responsabilidad.

Tras pulsar que Sí en la advertencia, se abrirá un apartado a la derecha de la ventana con múltiples parámetros para poder hacerle overclock a la tarjeta gráfica. Aquí podremos ver en la parte superior un menú desplegable con distintos niveles de Overclock preestablecidos, y justo debajo podremos, con barras de desplazamiento o incluso con botones que moverán estas en incrementos regulares, modificar cuatro parámetros:

  • Base Clock Offset: esto sirve para subir la frecuencia de funcionamiento del core de la GPU.
  • Memory Clock Offset: lo mismo que el anterior pero que afecta a la memoria gráfica.
  • Power and Temperature Target: este parámetro es porcentual, y para que nos entendamos es relativo a la proporción de potencia y temperatura que se aplicará de manera automática en la gráfica. En otras palabras, llegados a cierta temperatura la GPU hará throttling y bajará su frecuencia para volver a la temperatura objetivo.
  • La siguiente barra de desplazamiento es, precisamente, la temperatura máxima objetivo de funcionamiento.

En la zona inferior tenemos tres botones. El primero es para crear un acceso directo para aplicar los parámetros que tengamos puestos en ese momento. El segundo botón, Apply Defaults, devolverá la gráfica a su estado de fábrica en cuanto a parámetros de overclock. Finalmente, el tercer botón sirve para aplicar a la GPU las modificaciones que hayamos hecho.

Nota: dependiendo de la gráfica y su firmware es posible que, como en el caso de nuestro ejemplo y especialmente en las gráficas más modernas, algunos parámetros no podamos modificarlos. En nuestro caso no nos deja modificar ni el voltaje ni la velocidad del ventilador, y esto es por incompatibilidad del software con el harware dado que, al fin y al cabo, NVIDIA Inspector es un software de 2016.