5 síntomas de que tu memoria RAM está a punto de fallar

Todos los usuarios que poseemos ordenadores personales somos conscientes que, tarde o temprano, algún componente del mismo va a acabar fallando. Y estos componentes, generalmente, suelen comenzar a avisarnos cuando están a punto de pasar a mejor vida. Por ello, es importante poder identificar este tipo de avisos y tomar las acciones adecuadas con ellos. En el artículo de hoy vamos a ver el tipo de avisos de nos dará la memoria RAM de nuestro PC cuando esté a punto de fenecer.

Dado que la memoria RAM de nuestro sistema es uno de los componentes más críticos para su funcionamiento, no hay nada que nos permita usar nuestro PC con una memoria RAM en mal estado. Sí es verdad que, dado que generalmente la RAM en nuestros sistemas se suele montar en dos DIMM, en el caso que uno nos falle (es extremadamente raro que dallen dos módulos de RAM a la vez), podremos usar nuestro equipo con un único módulo. Al menos, mientras compramos un nuevo módulo para reemplazar el defectuoso.

Aun así, los fallos de la memoria RAM no suelen ser fáciles de detectar. El hecho que ese componente tenga su funcionamiento tan intrínsecamente ligado al funcionamiento de otros componentes de nuestro PC, hace que, generalmente, sea complejo determinar que un funcionamiento anómalo de nuestro equipo se deba a la memoria RAM.

Ralentización del PC

Dado que la memoria RAM es donde se cargan todos los programas que se están ejecutando en el PC en cada momento, un síntoma muy claro de tener problemas con la RAM es encontrarnos con ralentizaciones del sistema. Aunque también es necesario apuntar que este tipo de problemas también puede tener otras causas, no solo un fallo de la memoria RAM.

En general, si encendemos nuestro equipo, sin ejecutar ningún programa y, pasado cierto tiempo, el ordenador se ralentiza bastante, es muy probable que tengamos una  «fuga de memoria«. Y esto significaría que deberíamos de ir pensando en cambiar la memoria RAM.

Cierres o BSOD inesperados pero reiterados

Otro posible síntoma que podría indicar que tenemos problemas con la memoria RAM es una sucesión de cierres inesperados del sistema operativo y/o de sus aplicaciones. Como en el caso anterior de la fuga de memoria, este tipo de comportamiento no es exclusivo de los fallos de la RAM. Pero sí es un tipo de comportamiento bastante habitual.

El aspecto determinante que nos puede hacer pensar que se trata de un problema de la RAM es que este tipo de problemas se produjeran de manera aleatoria. A veces, sin estar usando ningún programa, con el PC solamente en el escritorio.

Otra muestra de este tipo de problema es que, nuestro sistema de repente se reinicia nada más cargar el escritorio. O que se bloquea cada vez que intentas instalar algo en el sistema.

La tarjeta gráfica no se inicializa de manera adecuada

Cuando arrancamos nuestro ordenador personal, lo primero que hace este es comprobar que todos los componentes necesarios están presentes y funcionan. Es lo que se llama Power On Self Test (POST). Si el test es satisfactorio, deberíamos de escuchar el tradicional pitido que indica la carga de la BIOS de la placa base. Aunque ahora, como los fabricantes de cajas cada vez incluyen en menos casos un altavoz piezoeléctrico, la placa ya no puede indicar que ha completado el POST.

Si nuestra placa base tiene este altavoz y no escuchamos el correspondiente pitido, es muy probable que tengamos un problema en la RAM. Aunque nos cargue el sistema operativo. Y, de hecho, si lo llega a hacer, es muy posible que nos aparezca un mensaje de error que nos avise que no se ha encontrado una tarjeta gráfica en el sistema.

Corrupción de archivos

Si empezamos a tener problemas con archivos que usamos con cierta regularidad que, de repente y sin venir a cuento, dejan de poder abrirse y se corrompen, esto es síntoma que algo malo está sucediendo con nuestra memoria RAM. Y si este echo se sucede con cierta frecuencia, o el número de archivos que se corrompen comienza a aumentar de manera alarmante, es signo inconfundible que la RAM del equipo no está funcionando como debiera.

No se refleja correctamente la cantidad de memoria RAM que tenemos instalada en nuestro sistema

Para finalizar, otro síntoma inequívoco de que la memoria RAM de nuestro equipo está fallando, es que este no reconoce toda la RAM que le hemos instalado. Para conocer este aspecto de nuestro sistema, podemos hacerlo a través del «Administrador de tareas» de Windows, o bien, a través de las propiedades de sistema.

Si estáis convencidos que habéis instalado 16 GB (por poner un ejemplo) y el sistema operativo solo os detecta 12 GB, tened por seguro que la memoria RAM está fallando.