Qué procesador y tarjeta gráfica podemos poner con una fuente de alimentación de 450 W

A medida que el tiempo ha ido pasando, los componentes que montamos en nuestros ordenadores cada vez se han hecho más eficientes en su consumo. A la vez que se incrementaba su rendimiento de manera bastante notable. Es por ello que. hoy en día, si disponemos de una buena fuente de alimentación, ya no son necesarios modelos de muy alta potencia, a no ser que queramos mover una configuración exótica o tengamos en mente hacerle overclock a nuestros componentes. En este artículo vamos a ver hasta dónde podemos legar empleando una buena fuente de alimentación de 450 W.

Si hace 5 o 6 años nos hubieran dicho que con una fuente de alimentación de 450 W podríamos mover sin problemas equipos de gama media tirando a alta, lo hubiéramos encontrado difícil de creer. Sin embargo, la tendencia de estos últimos años muestra como los fabricantes de procesadores y de tarjetas gráficas apuestan más por la eficiencia energética de los componentes que producen. Lo cual se acaba traduciendo en la posibilidad de emplear fuentes de alimentación de menor consumo. Dado que estas fuentes de alimentación suelen tener un precio bastante menos elevado que los modelos de mayor consumo, siempre será un ahorro para nuestros bolsillos.

La certificación de la fuente de alimentación: un factor siempre a tener en cuenta

Otra cosa a tener en cuenta a la hora de instalar una fuente de alimentación de 450W en nuestro equipo es saber el grado de eficiencia que posee. Ya todos sabemos que la eficiencia más baja que puede tener una fuente de alimentación hoy en día en la CEE es 80PLUS.

La gran mayoría de fuentes de alimentación de 450W que podemos encontrar en el mercado suele tener esta certificación o la 80PLUS Bronze. Sí, es verdad que hay marcas como Seasonic o Super Flower que fabrican estas fuentes con una eficiencia 80PLUS Gold o incluso superior. Incluso, hace años se podían comprar modelos de esta potencia completamente pasivos (sin ventilador para su refrigeración).

Configuración para las pruebas

Para las pruebas se emplearon componentes con un alto consumo y relativamente antiguos (hace un par de años) pero, aun así, bastante potentes en rendimiento:

  • CPU AMD: AMD Ryzen 5 1600X
  • CPU Intel: Intel Core i7 7700K
  • RAM: 2 x 8 GB DDR4-3200
  • GPU AMD: AMD Radeon RX 580
  • GPU NVIDIA: NVIDIA GeForce GTX 1060 6GB, 1070 y 1080

Resultados de las pruebas

Los resultados que se obtuvieron en las pruebas son los siguientes:

Como es evidente, el consumo de estas configuraciones en las condiciones de reposo, típicas de tener nuestro equipo haciendo tareas normales en el escritorio, es muy bajo. La configuración con el Intel Core i7-7700K con overclock mas la NVIDIA GeForce GTX 1080 FTW es la que más consume de todas. Sin embargo, la configuración con esta misma combinación de componentes, pero sin overclock esta vez, es la que menos consume en el escritorio.

Ahora bien, cuando sometemos a carga al equipo, podemos observar que la combinación de componentes que menos consume está formada por el procesador AMD Ryzen 5 1600X junto con la antigua NVIDIA GeForce GTX 1060 6GB.

De la misma manera, la fuente de 450W es capaz de mover con soltura combinaciones que incluyen componentes con el consumo de una tarjeta gráfica como la NVIDIA GeForce GTX 1080 en la gran mayoría de situaciones que un gamer se podría encontrar.

Sin embargo, en ciertas circunstancias en las que se carga al 100% tanto la tarjeta gráfica como el procesador, es probable que esta fuente de alimentación no fuera, en absoluto, suficiente. Pero también debemos de tener en cuenta que un usuario normal no va a someter a su equipo a semejantes tasas de trabajo de manera habitual.

No solo esto, sino que también deberemos de tener en cuenta que, con el paso de los años, las fuentes de alimentación pierden potencia. Por tanto, emplear una fuente de alimentación con una tarjeta gráfica GeForce GTX 1080 no sería una combinación ganadora a la larga.

Los resultados que se han obtenido en estas pruebas son completamente extrapolables a los consumos que se pueden obtener usando el hardware actual del año 2019.