NVIDIA se desploma un 16% en bolsa por vender muchas menos tarjetas

NVIDIA se desploma un 16% en bolsa por vender muchas menos tarjetas

Juan Diego de Usera

NVIDIA ha comunicado hoy a sus inversores que reducía sus expectativas de crecimiento durante el cuarto trimestre de 2018 en 500 millones de dólares. Esto, unido a que ya durante el trimestre previo no se cumplieron las expectativas de crecimiento de la compañía, ha llevado a que el precio de sus acciones se haya desplomado, perdiendo hasta 30 dólares por acción solo en cuestión de horas desde que se conocían estas nuevas expectativas de crecimiento revisadas.

El año 2018 no se puede decir que haya sido uno de los mejores para NVIDIA. No queremos decir que haya sido un mal año. Eso sería mentira. Sin embargo, las cosas no han ido tal y como la compañía esperaba que se desarrollaran ese año. Por un lado, el final de la minería de criptomonedas ha reducido de manera considerable la enorme demanda de tarjetas gráficas que realizaban los mineros.

Por otro lado, el lanzamiento de sus nuevas tarjetas gráficas NVIDIA GeForce RTX, no ha despertado el recibimiento que esperaba la compañía por parte de los usuarios. Especialmente, si tenemos en cuenta los problemas que tuvieron las primeras unidades de éstas. Por no contar los altos precios a los que acabaron llegando al mercado. Todo ello ha llevado a que las ventas de las nuevas tarjetas gráficas NVIDIA GeForce RTX hayan sido inferiores a las que la compañía tenía previstas de manera inicial.

Las acciones de NVIDIA llegaron a valer 135,89 dólares tan solo

La revisión de la previsión de crecimiento por parte de NVIDIA no le ha gustado nada a los inversores de la compañía. De hecho, en el momento de conocerse la noticia sus acciones tenían un precio de 160,15 dólares en el NASDAQ americano. Pero, tras conocerse el anuncio, las acciones cayeron hasta los 135,89 dólares, para situarse, en este momento, en los 137,50 dólares por cada una de ellas.

Otro de los motivos a los que la compañía achaca el mal resultado que obtendría durante el último trimestre de 2018, es la situación económica de China, que lleva meses deteriorándose. A lo que se puede sumar la guerra comercial que mantiene el gigante asiático con los Estados Unidos, que está afectando muy negativamente a las importaciones y exportaciones de China.

Otro aspecto donde las cuentas le han fallado a NVIDIA es en el ámbito de los centros de datos. En este segmento, varios contratos que la compañía tenía previsto cerrar antes que terminara el trimestre, no se produjeron. Esto es debido a que muchos de sus clientes han preferido optar por una estrategia algo más conservadora, a la vista de cómo se presenta el panorama económico mundial.