Amazon pasa de Intel y apuesta por ARM para sus nuevos servidores de AWS

Escrito por Rodrigo Alonso

La gran mayoría de servicios de computación en la nube, incluyendo los de Microsoft y Amazon, utilizan procesadores Intel, aunque tanto Amazon como Microsoft hace poco que añadieron soporte para procesadores AMD Epyc. Ahora, Amazon ha anunciado oficialmente que comenzarán a utilizar procesadores ARM personalizados por ellos para sus servidores de Amazon Web Services (AWS), dejando de lado a Intel. Su nuevo procesador ARM se llama Graviton, y ya está en fase de implementación.

El anuncio ha sido realizado por el responsable de infraestructura de AWS, Peter DeSantis, durante el evento re:Invent 2018, afirmando que aunque la venta de productos online sigue siendo el pilar fundamental de la economía de la compañía, los servicios de AWS están tomando un papel cada vez más importante, y durante el tercer trimestre del año más de la mitad de los beneficios netos de la compañía vinieron de la rama AWS, con un 10% de crecimiento con respecto al mismo periodo del año pasado.

Graviton, el nuevo procesador para servidores basado en ARM

Está claro que, a nivel de potencia bruta, los procesadores basados en arquitectura ARM todavía no pueden hacer frente a los monstruos que tienen tanto Intel como AMD. No obstante, según las palabras de Andy Jassy (CEO de AWS), utilizar procesadores ARM para servidor reduce el coste de los sistemas en un 45%, y cuando se utilizan para las nuevas instancias de computación EC2 A1 de Amazon (válidas para Amazon Linux, Red Hat Enterprise Linux y Ubuntu) no hay pérdida apreciable de rendimiento.

Al principio os comentábamos que estos nuevos procesadores ya están en fase de implementación, y AWS comenzará a ofrecerlos como opción al contratar sus servicios inicialmente en los nodos ubicados en Virginia, Ohio y Oregón para EEUU, y en Irlanda para Europa. No obstante, no han comentado nada sobre la diferencia de precio que pagará el consumidor por contratar servicios con procesador Intel, AMD o los nuevos Graviton.

Microsoft también tiende a ir hacia ARM, pero de la mano de Qualcomm

Antes mencionábamos que las dos principales empresas que ofrecen servicios de computación en la nube eran Microsoft y Amazon. Amazon ya ha dicho que su intención cambiar la infraestructura a AMR, pero Microsoft de momento no tiene planes de desarrollar su propio procesador ARM personalizado como ha hecho Amazon, pero precisamente porque ya llevan unos cuantos años trabajando junto con Qualcomm para utilizar sus procesadores en sus servidores de computación en la nube.

En lugar de desarrollar procesadores personalizados por hardware, lo que Microsoft está haciendo es crear una versión optimizada de Windows Server para su uso interno en centros de datos, con servidores que actualmente ya utilizan procesadores Qualcomm Centriq 2400 desde 2017 en lo que, inicialmente, llamaron Project Olympus.

Esta migración de los dos principales servicios de computación en la nube hacia entornos de arquitectura ARM puede terminar haciendo bastante daño tanto a Intel como a AMD, especialmente a los primeros puesto que una buena parte de sus ingresos proceden de entornos empresariales. De momento, ni Intel ni AMD han dicho nada al respecto, ni se espera que lo hagan.

Vía > CNBC

Continúa leyendo