AMD lanzaría las primeras APU de 7 nm basadas en Raven Ridge este año

AMD podría estar adelantando la migración de sus procesadores al nuevo nodo de 7 nm, con una revisión de sus exitosas APU de núcleo Raven Ridge, pero esta vez fabricadas en el nodo de 7 nm. Con estos nuevos procesadores, AMD entraría de lleno en el segmento de consumo, con unos procesadores que serían mucho más eficientes en su consumo de energía.

AMD actualmente tiene bien atada la migración de sus procesadores al nuevo nodo de fabricación de 7 nm. La cuestión es que, por el momento, los únicos procesadores que se están fabricando (y es como muestras de ingeniería) son los procesadores EPYC para servidores, pero ninguno de los pertenecientes al resto de líneas Zen.

Solamente hace poco tiempo, AMD presentó la segunda generación de procesadores Threadripper (con su monumental procesador Threadripper 2990WX de 32 núcleos y 64 hilos), pero tanto este, como la segunda generación de los procesadores Ryzen, están todos fabricados en el nodo de 12 nm FinFET. Y, aunque el salto a este nodo, desde el original de 14 nm FinFET ha permitido importantes ganancias en prestaciones para esta nueva generación, el que más y el que menos está deseando ver cómo se comportarían estos procesadores con el nodo de 7 nm.

Las APU a 7 nm representarían la segunda generación de AMD

Aunque hasta el momento AMD ha seguido una cadencia de 14, 12 y 7 nm en sus nodos de producción (excepto para EPYC, que ha saltado directamente de 14 a 7 nm), parecería ser que las nuevas APU también se saltarían el nodo de 12 nm, para ir directamente al de 7 nm, como primeros procesadores de la gama de consumo de AMD en ser fabricados en este nodo. Curiosamente, no hace mucho tiempo AMD anunció, durante la celebración del evento Hot Chips 2018 que tenía preparados nuevos procesadores APU de la serie Raven Ridge, que serían todavía más eficientes que los actuales modelos que tiene ahora en el mercado.

Desde luego, el hecho de que la información hable específicamente del núcleo Raven Ridge, significa que estos procesadores serían solo una reducción del nodo de fabricación de estas APU de AMD dado que, si se hubiera realizado alguna modificación interna en la arquitectura interna del núcleo, automáticamente el nuevo núcleo hubiera recibido un nuevo nombre.

De todas formas, estas posibles nuevas APU de AMD, fabricadas a 7 nm, serían un interesante punto de entrada para la marca en este nodo de fabricación, pudiendo comprobar de primera mano qué beneficios les trae haber reducido su nodo a la mitad de tamaño del nodo actual. Y todo esto, muchos meses antes que Intel pueda comenzar la producción en masa de sus procesadores fabricados en el elusivo nodo a 10 nm, que llevan años intentando hacer funcionar.