Por qué las tarjetas gráficas tope de gama aún utilizan disipadores tipo blower

Tanto AMD como NVIDIA llevan años empleando disipadores tipo blower en el modelo de referencia de sus tarjetas gráficas. ¿Por qué hacen esto, cuando todos sabemos que este tipo de disipadores son bastante menos efectivos que los disipadores personalizados que suelen emplear los ensambladores de tarjetas gráficas? Esa es la pregunta que vamos a responder en este tutorial.

Todos sabemos que, tanto AMD como NVIDIA, fabrican sus modelos de tarjetas gráficas de referencia, equipados con un disipador tipo blower para su refrigeración, especialmente para los modelos de la gama media y los tope de gama.

Es habitual que los primeros modelos de una tarjeta gráficas salgan al mercado con este tipo de disipador, para que, uno o dos meses más tarde, el resto de ensambladores comiencen a sacar sus modelos dotados con disipadores personalizados.

Anatomía y funcionamiento de un disipador tipo blower

Para quien no sepa cómo es un disipador tipo blower por dentro, la anterior imagen va a ser de lo más esclarecedora. Como norma, este tipo de disipadores emplean una cámara de vapor, la cual está en contacto con la GPU de la tarjeta gráfica.

De esta cámara de vapor nacen una serie de aletas de refrigeración que recorren una parte sustancial de la longitud de la propia tarjeta gráfica. Igualmente, también hay aletas de refrigeración situadas en la parte posterior de la tarjeta gráfica. Y todo esto suele ir bajo una cubierta de plástico o metal, que ayuda a canalizar el flujo de la corriente de aire.

A la hora de funcionar, el ventilador centrífugo que montan este tipo de disipadores, se encarga de crear una corriente de aire que discurrirá por en medio de las aletas de refrigeración.

Esta corriente de aire saldrá al exterior de la tarjeta gráfica principalmente por su parte delantera, con lo cual se verterá fuera de la caja, algo que va a ser siempre positivo para el resto de componentes del sistema. Sin embargo, también habrá una parte de este aire caliente que saldrá por la parte trasera de la gráfica, vertiéndose al interior de la caja.

Los disipadores tipo blower presentan ventajas y desventajas en su uso

Aparte de verter la mayor parte del aire caliente fuera de la caja, este tipo de disipadores tienen varias ventajas más:

  • Su construcción es más sencilla.
  • Su montaje en la tarjeta gráfica es más sencillo.
  • Su tamaño es muy compacto.
  • Son muy eficientes para el tamaño que tienen.

Pero también tienen una serie de inconvenientes que vale la pena remarcar:

  • Son bastante sonoros cuando están a pleno uso.
  • Las temperaturas que mantienen suelen ser elevadas.
  • Los overclocks que se pueden conseguir con ellos son bastante limitados.
  • Su mantenimiento y limpieza es más complicado.

Entonces, visto lo anterior, ¿por qué se empeñan AMD y NVIDIA en seguir utilizando disipadores de tipo blower para sus diseños de referencia? La razón es que son sustancialmente más baratos de emplear en sus tarjetas gráficas y cumplen su cometido lo suficientemente bien como para permitir el empleo normal de sus diferentes modelos de tarjetas gráficas sin problemas.

Ni AMD ni NVIDIA venden sus gráficas con ningún tipo de overclock. Para eso ya están los diferentes ensambladores con los diferentes modelos que sacan al mercado. Cada uno de estos modelos apunta a un sector diferente de usuarios con sus especificaciones y sus precios.