Cómo medir el rendimiento de tu tarjeta gráfica con el nuevo Basemark GPU 1.0

Escrito por Juan Diego de Usera

Un nuevo programa para realizar el análisis de rendimiento de la tarjeta gráfica, ha llegado al mercado. El nuevo Basemark GPU 1.0 nos permitirá elegir la resolución a la que queremos que se hagan los tests y qué API querremos que se emplee para su realización. La particularidad es que va orientado a ser compatible con todas las plataformas.

Basemark es una empresa que ya tiene una más que sólida reputación en el mundo de los benchmarks. De hecho, sus benchmarks han sido muy empleados en el mundo de la telefonía móvil desde hace años. Sin embargo, Basemark GPU 1.0 va orientado en otra dirección completamente diferente. En este caso, la empresa ha decidido crear un test para tarjetas gráficas que sea multi plataforma, es decir, que se puede emplear tanto en Windows, como en Android o Linux.

Por el momento, las API que soporta el programa son Vulkan, OpenGL 4.5 y OpenGL ES 3.1, aunque está previsto que esta lista crezca, añadiendo Metal, de Apple, y Microsoft DirectX. También se ofrece soporte para aplicaciones de automoción, y para sistemas operativos integrados como QNX e Integrity.

Basemark GPU 1.0: cómo usarlo

Tras descargar e instalar el programa, directamente llegaremos a la pantalla principal. En su parte izquierda tenemos una serie de menús, mientras que en el centro encontraremos tres pestañas que nos permitirán elegir el tipo de test que queremos llevar acabo con nuestra tarjeta gráfica: El test Oficial, un test personalizado o bien el modo experiencia, que nos permite ver las imágenes que se están renderizando como un vídeo.

Para hacer el test, solo debemos de seleccionar la API que queramos usar, la compresión de la textura y hacer clic en el botón naranja. Automáticamente nos aparecerá una cuadrícula compuesta por 64 fotogramas (8 x 8) que se irán renderizando a la vez.

En la parte superior, una barra verde nos irá indicando el progreso del test. Hay que comentar que el test oficial solo va a correr a resolución 4K, independientemente de la resolución de nuestro monitor. Para poder correr el test a una resolución inferior, deberemos hacerlo en la pestaña de Test personalizado.

Una vez termine el test, se nos presentarán los resultados obtenidos en otra pantalla.

Como es fácil de ver, el rendimiento de nuestra Radeon R9 280X dista mucho de ser capaz de mover la resolución 4K con soltura.

Una cosa de la que sí nos hemos dado cuenta con este nuevo benchmark Basemark GPU 1.0, es que no emplea el procesador absolutamente para nada: todos los resultados están por completo basados en el rendimiento de la tarjeta gráfica y nada más.

Como veis, Basemark GPU 1.0 es un benchmark bastante sencillo de usar para todos y, encima, puede emplearse de manera gratuita. Podéis descargar el programa desde la web del desarrollador.

Continúa leyendo