El nuevo iMac de Apple permitirá actualizar el procesador y la RAM

Escrito por Juan Diego de Usera
Sistemas completos
0

Creo que una de las (muchas) cosas que se ha criticado siempre de los ordenadores iMac de Apple es que son imposibles de actualizar. Excepto en algún componente suelto. Pues bien, parece que el último modelo de iMac no lleva soldados ni el procesador ni la memoria RAM a la placa base, permitiendo su sustitución futura.

Hasta ahora, comprarse un iMac de Apple era algo así como crónica de una muerte anunciada. Dado que no permitían ni actualizar el procesador ni la memoria RAM que empleaban, el usuario estaba condenado a utilizar aquello que compraba hasta que el ordenador se caía a pedazos por falta de potencia. Sí, es verdad que gracias a lo optimizado que está MacOS, podían pasar varios años antes de darte cuenta que te habías quedado muy atrás en la curva evolutiva. Pero tarde o temprano sabías que te tocaría tirar el ordenador entero, sin poder salvar nada de él.

O al menos así era hasta que loso chicos de iFixit han descubierto algo bastante interesante en el último modelo de Apple. Y es que ni el procesador ni la memoria RAM van soldados a la placa base, como era habitual hasta ahora. Aunque también es verdad que esto solo aplica al modelo de 21 pulgadas, pero algo es algo.

En la imagen, el cuadrado rojo es el socket del procesador, el azul marino es el chipset de Intel y el naranja con otros amarillos, la tarjeta gráfica AMD Radeon Pro 555 con 2 GB de memoria Hynix.

Tanto el procesador como la RAM son relativamente fáciles de cambiar

El procesador se encuentra situado bajo una heatpipe y, en vez de ir soldado a la placa base, hay cuatro taladros al rededor del socket que sirven para dejarlo anclado a ésta, sin tener que recurrir al sistema de retención de Lotes que estamos acostumbrados a ver en las placas para Intel.

 

El otro punto novedoso de este nuevo iMac de Apple son las dos ranuras para memoria RAM de tipo SO-DIMM situadas justo en la parte inferior del procesador.

Cierto es que su acceso es tremendamente incómodo, dado que el modelo de 21,5 pulgadas carece del portón trasero que llevan sus hermanos mayores de 27 pulgadas que permite acceder a la RAM. Pero aun así, si uno se considera medio habilidoso con las herramientas adecuadas (destripar un iMac de Apple no es una tarea sencilla) puede acceder a ella. Y sustituirla por otros módulos de mayor capacidad.

En resumidas cuentas, creo que deberíamos de darle las gracias a iFixit por el trabajo que se han dado para desmontarlo y descubrir este tipo de detalles que, obviamente, Apple no te va a contar nunca.

Continúa leyendo