ECS presenta su nueva placa base para Kaby Lake Z270 Lightsaber

Escrito por Juan Diego de Usera
Placas Base
0

Para ampliar su ya catálogo de placas base para el socket LGA1151 de Intel, ECS Elitegroup acaba de presentar su nuevo modelo Z270 Lightsaber, una evolución natural de su modelo previo Z170 Lightsaber (lanzado al mercado ya hace más de un año) y que, como el modelo anterior, el fabricante pretende que venga lleno de componentes que lo puedan hacer más atractivo para sus posibles compradores. Curiosamente, dado el tiempo que lleva este chipset Z270 en el mercado, esta es solo la segunda placa de este fabricante que lo incorpora.

Para empezar, la nueva placa base ECS Z270 Lightsaber extrae energía de una combinación conectores de alimentación ATX de 24 pines y EPS +12V de 8 pines, transformándola para su empleo por parte del procesador con un VRM de 14 fases. El socket está conectado a cuatro ranuras de memoria RAM que soportan el estándar DDR4, soportando hasta 64 GB de memoria DDR4 de doble canal (hasta cuatro módulos de 16 GB cada uno), así como dos ranuras PCIe de tercera generación x16 (x8 / x8 con ambas ocupadas). La tercera ranura PCIe x16 está cableada eléctricamente como una x4 y cableada al PCH del chipset Z270. Cuatro ranuras PCIe x1, también de tercera generación, conforman el resto de las posibilidades de expansión de la placa base.

La conectividad de almacenamiento incluye seis puertos SATA de 6 Gb/s, una ranura M2 de 32 Gb/s y un puerto U.2 de 32 Gb/s, con arranque NVMe y soporte Intel Optane. La conectividad USB incluye dos puertos USB de 10 Gb/s, ambos de tipo A y ocho puertos USB 3.0 de 5 Gb / s (seis en el panel posterior y dos por cabeceras). La solución de audio integrada incluye un CODEC SNR de 115 dBA asentado en un PCB elevado propio, además del aislamiento de la capa de tierra para el circuito de audio que incluye un reemplazable TI NE5532AP OPAMP y condensadores de audio. La conexión Gigabit Ethernet es impulsada por el controlador Killer E2500. La ECS Z270 Lightsaber también ofrece, como no falta ya hoy en día en ninguna placa base que se precie de serlo, cabeceras estándar para LEDs RGB sobre dos zonas. La placa también cuenta con doble BIOS con conmutación manual entre dos EEPROMs.

ECS no ha desvelado el precio de este modelo de placa base, así como tampoco el momento en el que comenzará la comercialización de ésta en el mercado, aunque para ser sincero, hace ya bastantes años que esta marca ha dejado de ser relevante en España.

Continúa leyendo