La nueva serie Racing con chipset B350 de Biostar ya está aquí

Escrito por Juan Diego de Usera

Biostar acaba de anunciar sus dos nuevas placas base de la serie Racing, los modelos GT5 y GT3, que próximamente saldrán al mercado para el socket AM4 y no, no se trata de los modelos con chipset X370 si no de los modelos más modestos con chipset B350. Aunque modestos o no, nunca hay que olvidar que estos modelos de placas base admiten el overclock de los nuevos procesadores Ryzen de AMD sin ningún tipo de impedimento, permitiendo optar a una mayor potencia a los usuarios que no tienen tanto dinero para gastar en su procesador.

Las nuevas placas base Biostar Racing B350 GT5 y B350 GT3 forman parte del intento de diseñar, por parte de esta marca, placas base funcionales que solo dejen de lado aquellos componentes que la marca considera superfluos y centrarse en otros que para la marca realmente sí son importantes. Características como FLY.NET, una nueva solución de red compuesta por una tarjeta de red Gigabit Etehernet Realtek RTL8118AS que se  denomina Dragon LAN y que en conjunción con la amnteriormente mencionada FLY.NET crean un sistema de gestión de priorización del ancho de banda para que los jugadores no vean perjudicadas sus sesiones de juegos on line.

Otra característica en la que Biostar ha puesto mucho empeño en cuidar es la solución de audio integrado en la placa base. Y para ello han creado una tarjeta integrada donde toda su circuitería se encuentra aislada del resto de componentes de la placa base mediante una capa de tierra (no de tierra auténtica, obviamente, si no de una capa que no tiene carga eléctrica y que sirve de descarga del circuito) gracias a la cual se disminuye sensiblemente el ruido e interferencias electrostáticas. También se han incluido condensadores con calidad muy alta del tipo electrolíticos no polarizados.

Las placa también tienen un buen complemento de puertos USB, donde habrá dos conectores USB 3.1 de segunda generación (de los cuales, para el modelo G5 uno de ellos empleará un conector de tipo C), otros cuatro conectores USB 3.1 de primera generación, un conector USB 3.1 sobre la superficie de la placa base y, finalmente, dos conectores USB 2.0 para dar un total de 10 puertos donde podremos conectar todos nuestros periféricos sin miedo a quedarnos sin ellos o tener que recurrir a hubs externos.

 

Continúa leyendo