Según Intel, su Iris Pro es más potente que las dedicadas.

Según Intel, su Iris Pro es más potente que las dedicadas.

Juan Diego de Usera

El Vice Presidente y General Manager de la división de ordenadores de sobremesa de Intel ha comentado recientemente que la gran mayoría de usuarios no requieren de tarjeta gráfica dedicada para jugar dado que las tarjetas gráficas integradas Iris y Iris Pro dentro de los procesadores de última generación de Intel de núcleo Broadwell y Skylake son más que suficientes para cubrir todas sus necesidades a este respecto.

Esta afirmación, que demuestra la confianza que tiene Intel en el desarrollo de sus soluciones gráficas actuales, se realizó en el marco de una conferencia auspiciada por J. P. Morgan en la que se detallaron las nuevas estrategias que Intel iba a emplear en el mercado de sobremesa y cómo pretendía impulsar su negocio en los próximos años en este sector. En ella también se comentó que las nuevas tarjetas gráficas integradas Iris e Iris Pro eran hasta 30 veces más potentes de lo que eran sus soluciones gráficas de hace cinco años. Y la cuestión es que no están mintiendo: Intel ha avanzado muchísimo en el desarrollo de sus soluciones gráficas integradas desde la aparición de la actual generación de procesadores Core ix, especialmente desde el lanzamiento de los procesadores con núcleo Broadwell, más si tenemos en cuenta que sus gráficas integradas ya integran la compatibilidad con DirectX 12, la API Vulkan y la capacidad de mover hasta tres monitores de resolución 4k desde la misma tarjeta gráfica. Básicamente, lo que dice Intel es que sus tarjetas gráficas son más rápidas que hasta un 80% de las tarjetas gráficas dedicadas actuales, que son las pertenecientes a jugadores casuales.

Intel Broadwell core

Claro que esto no debiera de ser muy complicado cuando AMD y Nvidia llevan años sacando refritos de sus tarjetas gráficas de gama baja, sin ningún tipo de innovación o avance al respecto, solo un cambio de número de venta, especialmente con las series R5 y R7 de AMD y las series GT de Nvidia. Quizás de esta manera, estas dos marcas le vean las orejas al lobo y se den cuenta de una vez que los usuarios de gráficas de gama media y baja también se merecen una nueva arquitectura cada nueva generación de tarjeta y no dejarlos olvidados con arquitecturas antediluvianas que, si ya en su momento movían poco y mal los juegos de aquel entonces, los de ahora ya no quiero ni contar como los mueven de bien. desde luego, desde este portal animamos a Intel a que siga por el mismo camino y haciendo bien su trabajo, aunque solo sea para que AMD y Nvidia se pongan un poco las pilas y vuelvan a cuidar de todos sus usuarios.