AMD lanza la “Iniciativa Boltzman” al mercado de computación.

Escrito por Juan Diego de Usera
Procesadores
1

AMD ha lanzado la “Iniciativa Boltzman”, un conjunto de herramientas diseñadas para facilitar el diseño y manejo de sistemas de computación heterogénea que tengan un alto nivel de procesador de datos pero que, a su vez, sean muy eficientes en cuanto a su consumo energético. La gran noticia es que AMD pretende incorporar dentro de su iniciativa las instrucciones propias de CUDA para, de esta manera, incluir también esta arquitectura, a pesar de tratarse de un modelo propio de su gran rival, Nvidia.

Esta iniciativa permitiría a AMD emplear de una manera más efectiva tanto sus procesadores como sus tarjetas gráficas Fire Pro para que alcancen la máxima capacidad de compuntación a través del software. Para ello, AMD ha diseñado un nuevo compilador para arquitecturas de computación heterogéneas que ayudará sobremanera en el desarrollo de estas al trabajar en C++.

La idea de la arquitectura heterogéna ha sido, desde el principio, el tratar de combinar la potencia de procesado en serie de un procesador tradicional con la capacidad de ejecutar múltiples instrucciones de manera paralela que tienen los actuales núcleos de las tarjetas gráficas más modernas: esto es la base de la HSA Foundation, de la que AMD es el padre fundador. Para poder abarcar todo esta potencia es necesario el desarrollo de lenguajes de programación de alto nivel y a ese efecto se ha creado el nuevo compilador de la Iniciativa Boltzman, dado que es capaz de traducir las instrucciones que recibe del desarrollador del programa y asignar, de manera bastante más sencilla, automática y eficiente, las tareas más adecuadas a los recursos que tenga disponibles, ya sean estos los núcleos del procesador o los de la tarjeta gráfica a diferencia de los actuales compiladores donde este tipo de asignaciones se han de realizar de manera manual, creando tareas largas y farragosas, más propensas a los errores de desarrollo.

Lo curioso del caso es que AMD ha creado un traductor que lee las instrucciones programadas también con los compiladores diseñados para aplicaciones que empleen el lenguaje CUDA de su gran rival Nvidia mediante una herramienta HIP (Heterogeneus Interface Programmer) gracias a la cual se ha conseguido saber que el 90%, e incluso más en algunas ocasiones, de las herramientas CUDA se traducen perfectamente al lenguaje C++ mediante esta herramienta, pudiendose traducir de manera manual el 10% restante, con el más que consiguiente ahorro en tiempo y dinero. De esta manera se expande enormemente el potencial de hardware disponible para hacer correr las que, hasta hace bien poco, eran aplicaciones exclusivas de CUDA.

Continúa leyendo
  • Santiago Postorivo

    Intel y AMD deben estar contentos de esto