Be Quiet! Silent Base 600, versión reducida de su buque insignia

Escrito por Rodrigo Alonso

El fabricante alemán Be Quiet! ha anunciado la expansión de su exitosa familia de cajas con la adición de la nueva Silent Base 600, una versión compacta de su caja tope de gama Silent Base 800. En este nuevo modelo, el fabricante ha implementado todas las características del modelo más grande, ofreciendo con ello un excelente rendimiento térmico y un bajo nivel sonoro en un tamaño más reducido.

Igual que en la Silent Base 800, Be Quiet! ha optado por un diseño innovador para este nuevo modelo inspirado en el lema “La funcionalidad sigue a la forma”. Esto significa que el nuevo modelo proporciona el mejor flujo de aire posible en su interior manteniendo un bajo nivel sonoro, su principal virtud tal y como sugiere su nombre.

Por ello, la Silent Base 600 incorpora una pareja de ventiladores Pure Wings 2 instalados, así como un rehobús integrado en el frontal que permite seleccionar tres velocidades distintas. Además, la caja cuenta con cinco puntos de montaje adicionales para ventiladores que por supuesto admiten la instalación de radiadores de refrigeración líquida, de manera que el usuario pueda completar y complementar el sistema de refrigeración de la caja según sus necesidades. Integra filtros anti polvo en el frontal, parte inferior y paneles laterales que se pueden poner y quitar con facilidad para limpiarlos.

Por otro lado, tanto el panel frontal como los dos laterales cuentan con material de aislamiento acústico para reducir el ruido emitido por la caja. Esto combinado con el acero SECC de gran calidad de la estructura de la caja, los bordes en forma de U de los paneles laterales y el hecho de que tanto la fuente como los discos duros estén aislados hacen que la caja sea tremendamente estable y que prácticamente no tenga vibración alguna, reduciendo también el ruido de esta manera.

A pesar de sus reducidas dimensiones (495 x 230 x 493 mm), la Silent Base 600 proporciona un espacioso interior en el que se puede instalar sin problemas hardware de gama alta. Es capaz de dar cabida a tarjetas gráficas de hasta 413 mm de longitud gracias a que la caja para discos duros se puede colocar en cualquier posición, disipadores de procesador de hasta 170 mm de altura y fuentes de alimentación de gran tamaño.

Por supuesto, Be Quiet! no se ha olvidado de integrar un sencillo sistema de enrutamiento de cables para que el interior de la caja quede limpio al verlo a través de la gran ventana lateral que incorpora en un segundo modelo adicional.

La Be Quiet! Silent Base 600 estará disponible a partir de esta misma semana a un precio recomendado de 109.90 euros, y vendrá en tres colores: naranja, negro y plateado. El modelo con ventana vendrá en los mismos colores a un precio un poco superior, 124,90 euros.

Continúa leyendo