Xigmatek Pantheon: Roma llega a Sistemas Ibertrónica.

Escrito por Alex Gálvez
Cajas
0

La Xigmatek Pantheon llega a Sistemas Ibertrónica, este modelo ofrece un diseño muy cuidado y unas prestaciones  grandes, su nombre esta inspirado en la antigua Roma, emulando la majestuosidad y robustez del Panteón de Agripa, pero ahora en forma de caja.

Esta caja de Xigmatek presenta un diseño cuidado con sus lineas redondeadas, esbeltas y clásicas, haciendo que posea un aspecto totalmente distinguido.

Su interior se encuentra totalmente pintado de negro, ademas posee un sistema de refrigeración bastante versátil, con espacio para hasta diez ventiladores, algunos de estos incluidos de serie con la caja.

Cuenta con un ventilador trasero de 140mm que asegura una máxima extracción del aire, también tiene dos ventiladores laterales de 120mm para refrigerar los discos duros, estos pueden ser controlados de forma manual y cuentan con iluminación led en color blanco, pudiendo apagarse o encenderse a gusto del usuario.

En cuanto a la instalación de componentes en su interior, la Xigmatek Pantheon cuanta con un sistema de instalación prácticamente sin herramientas, únicamente se necesitan usar tornillos para los dispositivos como tarjetas de expansión.

Los espacios reservados para la instalación de las unidades ópticas y de la fuente de alimentación, que se instala en la parte inferior,  incorporan soportes de goma, evitando así la tan molesta vibración que ofrecen otras cajas, ademas en este ultimo se ha pre-instalado un filtro anti-polvo.

La instalación de los discos duros se puede hacer en cualquiera de sus  dos bandejas en formato 2.5″ y 3.5″, que permiten ademas el cambio en caliente de éstos.

En la parte frontal la nueva Xigmatek Pantheon cuenta con un puerto USB 3.0 y dos controladores de velocidad para los ventiladores, mientras que en el resto de la caja se cuenta con orificios perforados para una mayor ventilación y clips para la ordenación de cables.

Se encuentra disponible en dos versiones, una con ventana lateral y otra sin ella.

Continúa leyendo