¿Corre riesgo tu PC por utilizar una refrigeración líquida AIO?

¿Corre riesgo tu PC por utilizar una refrigeración líquida AIO?

Rodrigo Alonso

Los sistemas de refrigeración líquida AIO son unos muy buenos disipadores para refrigerar el PC, pero como su nombre indica contienen líquido en su interior y eso no se lleva muy bien con los componentes electrónicos del equipo. Así pues, hoy vamos a hablaros de los riesgos que correremos al usar una refrigeración líquida AIO en nuestro PC.

Muchos fabricantes presumen de que los líquidos refrigerantes que utilizan en sus refrigeraciones líquidas AIO son dieléctricos y que, por lo tanto, no conducen la electricidad. Sin embargo la realidad es bien distinta, y es que no hay prácticamente ningún material que tenga una resistencia eléctrica tan alta como para no conducir la electricidad, y menos todavía si se trata de un líquido. Con todo y con eso, y aun en el supuesto de que no conduzca la electricidad, los líquidos siempre pueden causar otros estropicios en el hardware, como por ejemplo la corrosión.

Cómo funciona un sistema de refrigeración líquida AIO

Este tipo de disipador cuenta con un circuito cerrado con todos los componentes de una refrigeración líquida custom pero que no necesitan mantenimiento ni que el usuario haga nada una vez instalado. Por norma general, en el bloque de CPU se encuentra la bomba que empuja el líquido refrigerante a través de los tubos hacia el radiador, donde el líquido se mueve por una serie de canales mientras los ventiladores lo enfrían y vuelve por otro tubo de nuevo hacia el bloque de CPU, donde la bomba vuelve a empujarlo hacia el radiador y así constantemente.

El líquido del interior de estos sistemas suele ser con una alta conductividad térmica pero una baja conductividad eléctrica, y sin embargo no deja de ser un líquido. Y ya sabéis que los líquidos y los aparatos eléctricos deben estar cuanto más lejos mejor, ¿verdad?

Qué riesgos tiene usar una refrigeración líquida AIO

Los riesgos que este tipo de disipadores entrañan para el equipo son básicamente dos, y el primero y más evidente es que corremos el riesgo de fugas. Si se produce una fuga, el líquido escapará del circuito cerrado y posiblemente empapará el resto de componentes del PC, pudiendo generarse un auténtico desastre y que podría echar a perder todos nuestros componentes.

Este es un riesgo bastante bajo, no obstante, porque son sistemas que están preparados para que no haya fugas. Sin embargo, siempre está el riesgo de que dañemos algún componente o tubo de la refrigeración líquida durante la instalación (por doblar demasiado un tubo o golpear el radiador, por ejemplo), y además aunque tienen una gran longevidad, los tubos no dejan de tener juntas de plástico que pueden deteriorarse con el tiempo y el calor, arqueándose y dejando que el líquido los traspase.

Fuga en refrigeración líquida

También existe el fenómeno de la corrosión galvánica, que viene a ser algo equivalente a lo anterior y que, al final, hará que el líquido termine escapando. No obstante incidimos en el hecho de que esto es difícil que pase, y de suceder, será si hemos manipulado incorrectamente el dispositivo, si lo hemos golpeado, o cuando ya lleve mucho tiempo funcionando. Muchos fabricantes dan 5 años de garantía, así que no es algo de lo que debamos preocuparnos a corto plazo.

El segundo riesgo que tiene utilizar una refrigeración líquida AIO es que se estropee la bomba. Al contrario que los disipadores por aire, que incluso sin ventiladores siguen refrigerando de manera pasiva, un kit de refrigeración líquida AIO necesita que necesariamente la bomba esté empujando el líquido a través del circuito, y si en algún momento deja de hacerlo la temperatura del procesador subirá rápidamente pudiendo hacer que llegue a su límite y que el equipo se nos apague por exceso de temperatura, pudiendo llegar al extremo de que se estropee el procesador.

Así pues, ya lo habéis visto. Usar una refrigeración líquida tiene sus riesgos, que no es que sean preocupantes en exceso, pero desde luego en comparación con un disipador por aire, es bastante más peligroso.