¿Tu GPU se calienta demasiado? Este es el motivo y la solución

Las tarjetas gráficas son un tipo de hardware pensados para soportar grandes niveles de calor y es que son a día de hoy la parte del hardware con el TDP o Thermal Design Power más alto dentro de tu PC. El problema viene cuando la GPU se sobrecalienta por una falta de mantenimiento de ciertas piezas clave relacionadas con la refrigeración. Veamos como hacerlo.

A mediados de los 90, una tarjeta gráfica tenía un TDP medio de 25 W, a día de hoy un consumo diez veces a esa cifra es lo normal e incluso tenemos tarjetas gráficas que pueden llegar a los 600 W de consumo. Esto hace que los fabricantes y ensambladores de tarjetas gráficas tengan que tener muy bien diseñada la electrónica analógica que se utiliza para la gestión de la energía que alimenta a la GPU y la VRAM que componen la tarjeta gráfica.

A esto le hemos de añadir el sistema de refrigeración empleado, compuesto por sistemas de disipación y refrigeración completos y con modelos incluso que llegan a usar refrigeración líquida. Estos cuidados diseños es lo que permiten al procesador gráfico operar a varios cientos de vatios sin que existan problemas por exceso de calor. No obstante hay momentos en que una GPU se sobrecalienta en exceso y no es algo que queramos, ya que esta puede dejar de funcionar correctamente o incluso sobrecalentarse.

La GPU se sobrecalienta, ¿qué revisar?

CPU GPU sobrecalienta

El elemento más caliente de una tarjeta gráfica es su procesador central o GPU, este al igual que todos los semiconductores construidos a base de silicio están pensados para operar sin problemas a temperaturas por debajo de los 100 grados, no obstante es con los 80 grados que empiezan a haber problemas por el sobrecalentamiento y es por ello que la mayoría de chips gráficos bajan su velocidad de reloj de manera progresiva una vez han llegado a ciertas temperaturas e incluso su voltaje.

No obstante una GPU puede que se sobrecaliente por el hecho que su sistema de refrigeración ha dejado de funcionar correctamente y, por tanto, no libera el calor lo suficientemente rápido.

Pasta térmica seca o agrietada

Pasta Térmica GPU sobrecalienta

Al igual que ocurre con los procesadores, los fabricantes colocan pasta térmica en las tarjetas gráficas para ayudar en la disipación del calor producida por la GPU. Por lo que llegado a un punto esta terminará de realizar su función por lo que deberás volver a aplicar la pasta térmica cada cierto tiempo, para ello tendrás que desmontar el disipador de la tarjeta gráfica, lo cual no tiene mucho secreto hacerlo. Eso sí, procura montar correctamente de nuevo todo el sistema de refrigeración de la tarjeta gráfica, cosas como una parte coja por ejemplo pueden llevar a problemas de funcionamiento de este a posteriori.

No cambies la pasta térmica por una de metal líquido, aunque esta logre sacar algún grado más los fabricantes no ofrecen garantía debido al traspaso eléctrico que se produce por estática del aire de los ventiladores al disipador y de este al die al ser la pasta conductora de la electricidad por su composición.

Los ventiladores no giran bien

Ventiladores GPU

La función de los ventiladores es doble, por un lado, traer aire a menos temperatura del exterior para mantener a una temperatura de funcionamiento estable a los componentes de la tarjeta gráfica. Por el otro lado su trabajo es el de expulsar el aire caliente que ha sido disipado por el heatsink hacia afuera.

Los fabricantes de tarjetas gráficas suelen traer hardware que no solo permiten controlar la velocidad del ventilador, sino ajustar esta según las necesidades. El funcionamiento es sencillo, a medida que va subiendo la temperatura que emite la GPU la cantidad de revoluciones por minuto de los ventiladores aumenta para acelerar la circulación del aire. Si de repente un ventilador deja de funcionar entonces el aire a menor temperatura no entra, el de mayor temperatura no sale o ambos a la vez.

El problema de los problemas de medición de la temperatura en las que se basan estas aplicaciones suelen tener en cuenta los datos otorgados por el termómetro dentro o cercano a la GPU, pero no tienen en cuenta elementos como la RAM de vídeo y la circuitería de alimentación para ello. ¿Qué es lo que recomendamos? No apagar nunca los ventiladores y dejar que en una temperatura cercana a los 35 °C hacer que los ventiladores estén funcionando al 30% en cuanto a su velocidad de rotación.

Limpieza de ventiladores y lubricación

Ventilador sució GPU sobrecalienta

No hace falta que os digamos que dentro del mantenimiento periódico de la tarjeta gráfica se incluye la limpieza de los ventiladores, por lo que cuando desmontes la tarjeta gráfica para colocar de nuevo la pasta y los pads térmicos también te asegures de limpiar el polvo acumulado en las aspas del ventilador, quizás este sea el motivo por el cual no giran tan rápido como se espera. Además, que el polvo aumenta la retención del calor, siendo uno de los motivos por los cuales tu GPU se sobrecalienta.

Si somos manitas podemos desmontar el ventilador de su carcasa y lubricarlo con alguna grasa cerámica para rodamientos, tipo Tamiya que tiene base de molibdeno y aguanta el rozamiento desplazando humedad y polvo.

Thermal pads rígidos y en mal estado

Thermal Pads VRAM VRM Tarjeta gráfica sobrecalentamiento

Los tipos de memorias utilizadas para tarjetas gráficas son las que más consumen de todas las que hay en el mercado, y es que a mayor cantidad de datos transmitidos más energía consumida y con ello más calor. Siendo este uno de los motivos por los cuales una GPU se sobrecalienta. Por lo que es importante mantener la VRAM bien fresca. Por suerte la gran mayoría de los fabricantes de tarjetas gráficas hacen uso de sistemas de disipación y refrigeración que recubren a toda la circuitería.

Mientras que en la GPU tenemos la pasta térmica para ayudar en la refrigeración, en la VRAM se suelen usar los llamados thermal pads. ¿El problema? Ha habido varios modelos en que los thermal pads han sido de peor calidad y, por tanto, con peor capacidad de disipación del calor. Por lo que cada cierto tiempo no te limites a cambiar solo la pasta térmica de la GPU, sino también los pads térmicos de la VRAM.

Esto lo recomendamos especialmente si has comprado una tarjeta de segunda mano a día de hoy, ya que esta podría venir de una granja de minería. ¿El motivo? Le hacen overclock a la VRAM para sacar más rendimiento y es por ello que te recomendamos que tan rápido como consigas la tarjeta te asegures de reemplazarlos.

Revisar los pad de los VRM

Otra parte en la que son importantes los pads térmicos es en los VRM y demás elementos encargados de distribuir la energía a los diferentes sistemas electrónicos de la tarjeta gráfica, los cuales se van a calentar de más cuando hagamos overclock. En ese caso os damos el mismo consejo que con la memoria de vídeo, aseguraos de reemplazar los thermal pads cada cierto tiempo y que estos hagan contacto con el sistema de refrigeración de la tarjeta gráfica.

Hacer undervolting

undervolting

Una tarjeta gráfica con su GPU funcionando a 2 GHz y un voltaje de 1.2 V va a funcionar de la misma manera que el mismo modelo a la misma velocidad aunque a 1 V de consumo. ¿La ventaja? Va a consumir menos, y con ello va a generar menos calor Por lo que si puedes realizar undervolting de manera segura a tu tarjeta gráfica simplemente hazlo, ya que le darás una vida útil más larga.

La desventaja del undervolting es que las velocidades pico o Boost que esta podrá alcanzar serán mucho más bajas, pero a cambio vas a ver como la GPU se sobrecalienta menos en las velocidades de uso normales. Eso sí, asegúrate de utilizar herramientas del propio fabricante de la tarjeta gráfica pensadas para ello y no salgas de los voltajes especificados. El truco con el undervolting está en conseguir el punto exacto entre el voltaje y la velocidad de reloj adecuada.

¡Sé el primero en comentar!