¿Necesita tu Chromebook tanta memoria RAM como un portátil?

A pesar de que el explorador de Internet Chrome tiene fama de devorar la memoria RAM del sistema, la mayoría de ordenadores Chromebook (que usan sistema operativo Chrome OS) vienen con tan solo 4 GB de RAM, una cantidad que cuando hablamos de portátiles convencionales es a todas luces insuficiente para la mayoría de tareas. Sin embargo, ¿es esta poca cantidad de RAM para un Chromebook? ¿Qué capacidad es la adecuada? En este artículo vamos a sacarte de dudas y a contarte cómo se gestiona la memoria en estos pequeños y ligeros aparatos.

Como sabes, la memoria RAM del sistema es un almacenamiento temporal «intermedio», donde el procesador almacena datos y cálculos a los que necesitará acceder dentro de poco tiempo para no tener que volver a realizar las mismas operaciones y cálculos. En un PC moderno, hoy en día 8 GB de RAM son la cantidad considerada como estándar, mientras que cuando hablamos de un PC gaming los 16 GB ya son casi obligatorios. Pero, ¿y cuando hablamos de un pequeño y ligero Chromebook?

Los Chromebook no necesitan tanta memoria RAM

En primer lugar, solo porque el famoso navegador de Internet Chrome sea un glotón y acapare una gran porción de la memoria RAM del PC no quiere decir que sea un problema de Chrome en todos los ámbitos. En otras palabras, Chrome OS es muy diferente a Windows o Mac OS, y también lo es en la manera en la que maneja la memoria RAM, y poco tiene que ver con el navegador que es capaz de copar la memoria RAM incluso de equipos dotados con 32 GB de capacidad.

Duet Chromebook

Sin complicarnos demasiado entrando en detalles, vamos a echar un vistazo más de cerca a cómo Chrome OS administra la RAM. Dado que está basado en Linux y utiliza por lo tanto un kernel UNIX, maneja la RAM de una manera muy similar a como lo hace este sistema operativo aunque Google ha modificado un poco el proceso para adaptarse mejor a las necesidades de su sistema operativo, pero la idea general es la misma.

zRAM, el encargado de mantener las cosas en orden

Chrome OS usa algo llamado zRAM para mantener los procesos más «ágiles» que en una máquina con Windows o MacOS con menos memoria RAM. Se trata de un sistema de memoria virtual comprimida que contribuye en gran medida a aprovechar al máximo la RAM del sistema, ya que crea un bloque comprimido en la RAM y lo usa en lugar de la memoria virtual, que generalmente se almacena en el disco duro y por lo tanto es mucho más lenta.

Luego los datos se transfieren dentro y fuera de este espacio comprimido según sea necesario hasta que esté lleno, momento en el que sí que se utiliza la memoria SWAP (de intercambio), que sí funciona igual que la memoria virtual en Windows por ejemplo (es una memoria que en realidad está en el disco duro, y que se usa como si fuera RAM cuando la RAM física está llena).

Monitorización Chrome OS

Obviamente este sistema que emplea memoria RAM comprimida no tiene el mismo rendimiento que la memoria RAM normal; como todo, tiene sus ventajas y desventajas, siendo la ventaja principal el poder gestionar un mayor número de procesos con menor cantidad de memoria RAM en bruto pero la desventaja principal que al tener que andar comprimiendo y descomprimiendo, el rendimiento se resiente ligeramente (tampoco es que se note demasiado en un sistema como un Chromebook, todo sea dicho).

La memoria «de bajo nivel»

Chrome OS también utiliza un sistema llamado «double-wall» para gestionar la memoria RAM en lo que han denominado como memoria de bajo nivel. La esencia básica de este sistema es que se establece una «pared suave» en la memoria donde, una vez alcanzado el umbral, el sistema comienza a purgar las operaciones más antiguas residentes en memoria. Comienza con pestañas abiertas en las que no se ha entrado pasando por las que llevan mucho tiempo inactivas y, esencialmente, va cerrando cosas que considera que el usuario ya no tiene interés en ellas.

La segunda «pared» de este sistema es la «pared dura». Cuando el sistema está completamente copado, sin memoria RAM disponible, se activa un proceso llamado OOM (out of memory) que directamente comienza a «matar» procesos. Cuando esto sucede, Chrome por norma general se bloqueará, pero la buena noticia es que casi nunca se llega a este umbral, porque para eso está establecido el umbral de la pared suave.

¿Cuánta memoria RAM necesita un Chromebook?

Aunque lo normal es ver estos portátiles con 4 GB de memoria RAM, hay versiones que parten desde 2 GB y modelos con hasta 16 GB. Sin embargo, cuando se trata de obtener el mejor producto para ti, debes analizar primero cómo planeas utilizar el dispositivo para así poder escoger adecuadamente cuál es la cantidad de memoria que realmente vas a necesitar (y en estos casos ya sabéis que siempre es mejor que sobre a que falte).

Por ejemplo, si vas a comprar un Chromebook como máquina complementaria, algo que usas en conjunto con tu PC principal, entonces es posible que no necesites mucha RAM y que con 4 GB tengas más que de sobra. Si se trata de un equipo de trabajo «ligero» (consultar correo electrónico, navegar por Internet, ofimática, etc.) entonces con 4 GB tendrás de sobra, si bien es cierto que si decides ir a por un modelo con 8 GB de memoria tampoco te vas a equivocar (pero en este caso un equipo con 16 GB sí que se quedaría bastante desaprovechado).

Ahora bien, si planeas comprar un Chromebook como máquina principal para trabajo, escuela y ocio, es probable que necesites un equipo bien surtido de RAM y los modelos con 16 GB no serán descabellados para ti, aunque también debes tener en cuenta que estos modelos son sensiblemente más caros que los que tienen menor cantidad de memoria, por lo que es un aspecto que deberás tener en cuenta. En cualquier caso, como equipo principal un Chromebook con solo 2 ó 4 GB de memoria RAM se te va a quedar bastante corto muy rápidamente.

¡Sé el primero en comentar!