¿Cómo afectan las fuentes de alimentación 80 Plus al consumo del PC?

Cuando hablamos de la certificación 80 Plus en las fuentes de alimentación, todos sabemos que tiene que ver con la eficiencia del dispositivo, y esto se traduce en que desaprovechan menos energía en forma de calor y que por lo tanto tienen un consumo de energía inferior, por lo que servirán para ahorrar costes en la factura de la luz pero, ¿cuánto? ¿Cómo influye la certificación de eficiencia en el consumo de electricidad del PC? Esto y mucho más es de lo que os vamos a hablar en este artículo.

La entidad de certificación 80 Plus se ha hecho un hueco bastante importante en la industria, ya que a pesar de que hoy en día no es sino una especie de tasa de marketing para poder lucir el logotipo de la certificación que en realidad no garantiza nada (ya que se analizan solo dos unidades, y el resto portan el sello sin ser analizadas incluso aunque se cambien componentes internos que alteren su funcionamiento), nos indican de manera aproximada lo eficiente que es una fuente de alimentación y qué podemos esperar de ella.

¿En qué consiste la certificación de eficiencia?

Certificación 80 Plus

Cualquier fabricante que quiera que uno de sus modelos concretos de fuentes de alimentación porte el sello de certificación de eficiencia 80 Plus debe pagar una serie de costosas cuotas para que la entidad pruebe y certifique la eficiencia de la unidad, y en función del resultado que obtengan, se le dotará de un sello u otro que será el que porten. Una vez que obtengan el sello, todas las unidades de ese modelo en concreto podrán llevar el sello, a pesar de que como hemos comentado antes no se hayan probado e incluso aunque modifiquen sus componentes internos.

Dejando esto de lado, esta certificación sí que sirve para hacernos una idea de la eficiencia de la fuente de alimentación, siendo la eficiencia la diferencia entre la potencia que les entra desde la toma del enchufe de pared y la potencia que suministra al PC. Para poner un ejemplo breve y sencillo, si una fuente de alimentación tiene una eficiencia del 80% y está obteniendo 100 vatios de la toma de pared, en realidad solo le estará suministrando 80 vatios de potencia al PC, por lo que 20 de esos vatios se están desaprovechando por norma general en forma de calor.

Certificaciones 80 Plus eficiencia

Como podéis ver en la imagen de arriba, la certificación consta de seis niveles que van desde el certificado 80 Plus White simple como el más bajo hasta el 80 Plus Titanium como el mejor y que denota las fuentes más eficientes, pasando por los niveles Bronze, Silver, Gold y Platinum. Debéis saber que incluso aunque no porten el sello de esta certificación, está prohibido vender fuentes de alimentación en Europa que tengan menos del 80% de eficiencia, lo que es equiparable a la certificación 80 Plus White, y por lo tanto no vais a encontrar fuentes de menor eficiencia que eso, ni siquiera las OEM de procedencia cuestionable.

Ahora bien, ¿es mejor una fuente 80 Plus Gold que una que no porta ningún tipo de sello? Seguramente sí, pero también cabe la posibilidad de que el fabricante de la fuente que no porta sello simplemente no haya querido pagar el costoso peaje que la entidad exige a cambio de poder utilizar su logotipo. En todo caso y dejando esto de lado, es evidente que cuanto más eficiente sea la fuente de alimentación menos energía se desaprovechará y por lo tanto, menos energía gastará el PC de forma innecesaria.

Así influyen las fuentes 80 Plus en tu factura de la luz

Fuentes 80 Plus

Antes de nada, debéis saber que independientemente del tipo de fuente de alimentación que tengas, el PC tiene cierto consumo, es decir, que por tener una fuente más eficiente el PC no va a consumir menos. Lo que sí vas a poder reducir es la energía malgastada, y para que podáis entenderlo de manera sencilla vamos a poner un ejemplo:

Imaginad un PC que necesita 500W de potencia para poder funcionar, y es lo que la fuente de alimentación debe suministrarle.

  • Si usamos una fuente 80 Plus Silver, cuya eficiencia a máxima carga es del 85%, estará tomando en realidad 588 vatios de la toma del enchufe.
  • Si en su lugar usamos una fuente 80 Plus Platinum, cuya eficiencia al 100% de carga es del 89%, el consumo real sería de 561 vatios.
  • Si por el contrario tienes una fuente 80 Plus White con una eficiencia del 80%, el consumo real sería de 625 vatios.

Podéis ver la diferencia, ¿verdad? Aunque el consumo del PC sea siempre de 500 vatios, la potencia que necesita la fuente para suministrársela al PC difiere dependiendo de su eficiencia, y ahí es donde se nota que la fuente sea más o menos eficiente, ya que al final esa diferencia de consumo repercute notablemente en la factura de la luz. Y como seguramente os estéis preguntando cuánto influye, vamos a despejar esa incógnita a continuación.

Vamos a poner el supuesto de un PC gaming equipado con una gráfica bastante potente y una CPU de última generación; el consumo de este PC mientras se juega es de 450 vatios, pero como no todo el tiempo está jugando, estimamos un consumo medio de 300 vatios mientras está encendido. También supongamos que ese PC permanece encendido de media 8 horas al día, porque se le utiliza bastante.

El consumo real que pagamos se mide en kWh (kilovatios por hora), y para calcularlo tenemos que dividir los vatios de consumo por 1000 y luego multiplicarlo por las horas de uso. Con los supuestos que os hemos contado, y teniendo en cuenta que el precio medio del kWh en España en junio de 2021 es de 0,14€ / kWh, podemos sacar las siguientes conclusiones (cálculo de coste en un mes de 30 días):

Certificación de la fuenteConsumo realConsumo mensualPrecio mensualDiferencia con el nivel anterior
80 Plus White376 W90,24 kWh12,63 €-
80 Plus Bronze366 W87,84 kWh12,29 €0,34€ / mes
80 Plus Silver354 W84,96 kWh11,89 €0,40€ / mes
80 Plus Gold345 W82,80 kWh11,59 €0,30€ / mes
80 Plus Platinum338 W81,12 kWh11,35 €0,24€ / mes
80 Plus Titanium330 W79,20 kWh11,08 €0,27€ / mes

Aquí podemos ver claramente que existe un ahorro mensual que puede llegar a ser bastante importante, porque si por ejemplo pasas de utilizar una fuente OEM 80 Plus White a una 80 Plus Titanium, la diferencia de lo que pagarías es de 1,55 euros al mes, y esta cantidad se vería notablemente incrementada si el PC tiene un consumo mayor que los 300 vatios de media que hemos estimado.

Si tuviéramos que decir qué certificación de eficiencia es la más recomendable, sin lugar a dudas te diríamos que 80 Plus Gold es la que mejor relación tiene entre el coste de la propia fuente (que se pueden encontrar a precios bastante aceptables) y la diferencia de coste energético con respecto a las certificaciones anteriores.

Por ejemplo, imagina que pretendes gastar 80 euros en una fuente de alimentación 80 Plus Gold para tu PC, y actualmente tenías una OEM. Si tu PC es parecido al que hemos usado en nuestros cálculos, estaríamos hablando de que el ahorro mensual en energía sería de 1,04 euros al mes, por lo que en 77 meses (cerca de 6 años y medio) habrías amortizado la inversión. Muchos diréis que entonces no sale a cuenta, pero no olvidéis el calor generado por culpa de la ineficiencia de la fuente y lo que os costaría comprar una fuente OEM de la misma potencia (calcula que incluso las más baratas te costarían 30 euros), así que en ese caso el punto de rentabilidad lo encontrarías en apenas 4 años.

Por supuesto, la decisión final de ti depende, pero ahora ya tienes cifras empíricas para poder hacer tus cábalas al respecto.