¿Cómo influye el paso del tiempo y el uso en el rendimiento de tu GPU?

Los componentes de PC como el procesador o la tarjeta gráfica, y al igual que cualquier dispositivo electrónico, sufre cierto nivel de desgaste por el uso y por el paso del tiempo pero, ¿hasta qué punto afecta eso a su rendimiento? En este artículo te vamos a contar cómo influye el uso y el paso del tiempo en el desgaste que sufre una tarjeta gráfica, y qué pérdidas de rendimiento podemos asumir que tendrá según pasen los años.

Muchas veces os hemos contado que el obligar a los componentes de hardware a trabajar a altas temperaturas pueden mermar tanto su rendimiento como su esperanza de vida, y cuando hablamos de una tarjeta gráfica el desgaste por el paso del tiempo tiene bastante que ver con la temperatura, precisamente. Pero no vamos a adelantar todavía acontecimientos y vamos a entrar en materia, empezando por ver qué tipo de desgaste podemos encontrarnos en una tarjeta gráfica y cómo éste afectará al rendimiento que nos entrega.

¿Qué tipo de desgaste produce el uso y el paso del tiempo en una tarjeta gráfica?

RTX 2080 Ti die

Los componentes electrónicos funcionan, valga la redundancia, con electricidad; hacer pasar electricidad por ellos produce irremediablemente calor puesto que no toda la energía se aprovecha (no existe el 100% de eficiencia en este mundo) y se libera en forma de calor, y el calor produce un nivel de desgaste mayor. Las tarjetas gráficas no están fabricadas enteramente por componentes inertes, sino que emplean algunos componentes orgánicos (principalmente, químicos) que son precisamente los que se descomponen a causa del calor.

Por ejemplo, uno de los elementos que va perdiendo sus propiedades con el paso del tiempo es la pasta térmica encargada de hacer que el calor que produce la GPU se transmita al disipador de la tarjeta gráfica para poder evacuarlo; con el paso del tiempo, la eficacia de la pasta térmica irá en detrimento provocando que la GPU cada vez funcione a una mayor temperatura, y haciendo así que algunos componentes -muy especialmente los condensadores porque son los más proclives a dar problemas por altas temperaturas- se desgasten.

En un circuito electrónico, la principal función de los condensadores es la de filtrar la energía, de manera que aunque se reciba más de la que se necesita, acumulan el exceso para entregar al componente solo la que necesita; igual que hemos explicado antes, el exceso se libera en forma de calor. En los condensadores, el calor hace que cada vez sean menos eficientes, lo que significa que regulan peor el voltaje que entregan y que como pierden capacidad, liberan cada vez más exceso en forma de calor, es decir, que la cosa cada vez va a peor una vez que llegan a cierto punto.

GPU en llamas

Igualmente, hay que tener en cuenta el desgaste que tienen los ventiladores del disipador de la gráfica; el desgaste de éstos suele ser bastante bajo ya que por norma general funcionan con rodamientos lubricados, pero al final con el paso del tiempo y la temperatura el lubricante termina perdiendo también sus propiedades, haciendo que los ventiladores generen rozamiento, ruido y desgaste, por lo que cada vez funcionarán peor. A este respecto hay que decir que pasará muchísimo más tiempo hasta notar los síntomas.

Las gráficas utilizadas para minería de criptomonedas

Muchas veces hemos hablado de este tema, pero es de rigor volver a mencionarlo aquí. La minería de criptomonedas es uno de los tipos de utilización que mayor desgaste produce en una tarjeta gráfica a lo largo del tiempo ya que, por norma general, se mantiene a la tarjeta gráfica en un funcionamiento 24×7 y al 100% de carga, algo que no solo consume mucha energía sino que dispara el calor generado.

GPU Minería

En este punto debemos tener en cuenta que una tarjeta gráfica diseñada para gaming no está pensada para un funcionamiento las 24 horas del día, y menos todavía al 100% de carga. Una GPU puede estar funcionando al 100% de su capacidad de manera indeterminada, eso está claro, pero el hecho de que no esté diseñada para ello puede provocar que se acelere y mucho su envejecimiento.

Si tenemos en cuenta que una tarjeta gráfica diseñada para juegos puede estar pensada para un funcionamiento de 6 horas al día, el tenerla al 100% 24 horas al día todos los días puede provocar que su desgaste se multiplique por 4, es decir, una GPU que haya sido utilizada para minería durante un año tendría un desgaste equivalente o incluso mayor (por lo que os hemos explicado antes) a una GPU utilizada para gaming durante 4 años.

¿Cuánto rendimiento se pierde con el paso del tiempo?

La pérdida de rendimiento causada por el uso y el paso del tiempo en una tarjeta gráfica es relativo, y dependerá de muchos factores empezando por la calidad de fabricación y si el disipador que incorpora es capaz de mantener la GPU a mayor o menor temperatura. En cualquier caso, podemos tomar como ejemplo los datos empíricos que se tomaron con dos modelos de RTX 2080 Ti, uno de ellos sin usar y otro que había estado siendo utilizado para minar criptomonedas durante 18 meses ininterrumpidamente.

Aquí podemos ver que la gráfica que había estado siendo utilizada para minar tiene un rendimiento en torno a un 10% inferior a la GPU nueva, denotando que el uso y el paso del tiempo han producido un desgaste que se traduce en una pérdida real de rendimiento. Más preocupante todavía, y de hecho es uno de los factores causantes de la pérdida de rendimiento, es la temperatura ya que la gráfica de minería llega a estar 20ºC por encima de la GPU nueva.

Esto tiene una explicación lógica, ya que casi todos los componentes tienen thermal throttling, un mecanismo de protección que hace que el dispositivo reduzca su rendimiento en aras de preservar un nivel de temperatura que no sea dañino para los componentes. Dicho de otra manera, el desgaste de la GPU vieja hace que su temperatura de funcionamiento sea superior, y por lo tanto la GPU debe funcionar a menor velocidad por el thermal throttling y, con ello, entrega un rendimiento inferior.