En tu monitor 4K, ¿es mejor usar HDMI, DisplayPort o USB-C?

Si acabas de comprar (o pretendes hacerlo) un monitor de resolución 4K, seguramente te preguntarás si es mejor conectarlo mediante el habitual conector HDMI, o en el caso de tener otras entradas de vídeo, si en su lugar el utilizar DisplayPort o USB-C te proporcionará alguna ventaja adicional. En este artículo te vamos a contar qué ventajas y desventajas te aportará conectar tu monitor 4K mediante HDMI o utilizando alguna de sus otras entradas de vídeo.

Obviamente, no todos los monitores 4K tienen las mismas entradas de vídeo: los hay que tienen solo uno o dos conectores HDMI 2.0 y no te dan otra posibilidad, pero también los hay que tienen un amplio elenco de entradas de vídeo que te permitirán escoger la que más te interese para cada caso. Vamos a asumir que el monitor cuenta con las entradas de vídeo más comunes a día de hoy: HDMI, DisplayPort y los nuevos USB-C.

Todo depende del monitor 4K que tengas

comprar monitor 4K

Hay que tener en cuenta que el HDMI, Display Port y el USB-Alt DP son medios por los que estamos transmitiendo información solamente, a grandes velocidades si, pero el visionado final dependerá de las especificaciones del monitor, más que las del propio cable de transmisión que se utilice.

¿Cuál es la mejor interfaz de todas? Sigue leyendo para descubrirlo.

Conectar tu monitor 4K mediante HDMI siempre es un acierto

Nos guste o no, la conectividad mediante HDMI se ha convertido en el estándar moderno para conexiones de vídeo, y sería muy extraño ver algún monitor 4K que carezca de una o varias entradas con este estándar.

HDMI 2.1 es la última versión del estándar adoptada por los fabricantes, y soporta un ancho de banda de hasta 48 Gbps, más que suficiente ya no solo para resolución 4K sino para hasta 10K a 60 FPS con profundidad de color de 10 bits. Dado que en este artículo hablamos de monitores 4K, el HDMI 2.1 e incluso el 2.0 que es más frecuente todavía es más que adecuado.

Puertos HDMI

HDMI 2.1 permite además hacer daisy-chanining: conectar un PC a un monitor y ese monitor a otro monitor adicional, en lugar de conectar ambos al PC en distintas salidas de vídeo de la tarjeta gráfica. Si bien los monitores que admiten esta tecnología son bastante escasos todavía la posibilidad existe, si bien debes saber que actualmente el estándar solo permite conectar dos monitores mediante este método, no podrías añadir un tercero.

HDMI 2.1 proporciona muchas ventajas, pero como hemos mencionado antes lo más común es que los monitores 4K cuenten con entradas de vídeo HDMI 2.0 en su lugar. Esto significa que el conector está limitado a resolución 4K a 60 FPS con 8 bits de profundidad de color y por tanto careciendo de HDR. Además, si eres un gamer, debes saber que HDMI 2.0 no soporta FreeSync, el contenido HDR está limitado a metadatos estáticos (el estándar HDR 10) y no es compatible con Dolby Vision.

En otras palabras, si pretendes utilizar HDMI con tu monitor 4K te aconsejamos que te cerciores de que el monitor soporta el estándar 2.1, ya que aunque el estándar 2.0 es suficiente para una TV, no lo es para un PC y menos si es para uso gaming, ya que no tiene el suficiente ancho de banda para las altas tasas de fotogramas que se utilizan en PC y la calidad visual que se le exige.

DisplayPort: más rápido, más fuerte, mejor

DisplayPort ha sido desde hace mucho la elección preferida por los entusiastas de PC, y no es difícil comprender el por qué. El estándar DisplayPort 2.0 es capaz de proporcionar un ancho de banda de hasta 80 Gbps, aunque todavía no hay dispositivos que lo soporten y los monitores 4K disponibles tienen todos la versión 1.4 del estándar.

DisplayPort-Interfaz

Aun así, DisplayPort 1.4 es capaz de soportar resolución 8K a 60 FPS con 10 bits de profundidad de color, pero solo con compresión de imagen (sin compresión es igual que HDMI 2.0 a este respecto). También es compatible con daisy chain.

La parte buena de DisplayPort 1.4 es que sí soporta metadatos dinámicos en HDR, lo que significa que podrás usar Dolby Vision y HDR10+ con mayor profundidad de color (aquí la limitación será la del monitor, no la de la interfaz). Realmente, DisplayPort ofrece algunas buenas ventajas sobre HDMI 2.0, pero esencialmente será así cuando los primeros productos compatibles con DisplayPort 2.0 lleguen al mercado cuando se notará la diferencia entre ambas interfaces de vídeo.

No solo eso, sino que mientras el HDMI esta limitado en muchos casos a una tasa de refresco de 120 Hz, DisplayPort soporta la mayoría de veces tasas de refresco de 144 Hz, lo que lo hace ideal para el juego competitivo.

USB-C, ideal para usuarios de portátil

Aunque el estándar USB-C tiene un amplio abanico de posibles usos, uno de ellos es el de conector de vídeo mediante el USB-C Alt mode, que en esencia es DisplayPort a través del conector USB-C. Esto significa que las limitaciones de este conector coinciden con las de DisplayPort, en este caso con su versión 1.4, y simplemente tendrás las mismas características pero con otro tipo de conector.

Thunderbolt 3

Eso sí, una de las razones por las que deberías escoger USB-C frente a HDMI o DisplayPort para tu monitor 4K es simplemente por la facilidad y versatilidad que aporta esta conexión, siendo especialmente útil si tienes un monitor conectado a tu ordenador portátil. No te va a dar más ventajas que DisplayPort, pues como hemos explicado es en esencia lo mismo pero con otro conector, así que en tu mano queda utilizar el conector que te venga mejor.

Eso si, no olvidéis que no todos los portátiles con salida USB-C soportan el modo USB-C Alt DP que permite la transmisión de vídeo a través del puerto USB-C. Por lo que a la hora de comprar un portátil si quieres hacer uso de esta función te recomendamos que mires las especificaciones de un portátil a la hora de comprarla.

El puerto USB-C Alt DP en portátiles es además utilizado por monitores portátiles, estos son de pequeño tamaño y no solamente utilizan el puerto USB-C para comunicarse, sino también para alimentarse. Eso si, vigila la batería de tu portátil cuando los uses fuera de casa. Aunque se trata de una excelente manera de tener doble pantalla ocupando muy poco espacio. Y si, existen pantallas de apoyo vía USB-C a resolución 4K.