Tu Raspberry Pi puede ser inalámbrica con este accesorio

Tu Raspberry Pi puede ser inalámbrica con este accesorio

Rodrigo Alonso

No cabe duda de que la Raspberry Pi es uno de los mini PCs o placas de desarrollo que más utilidades tienen, y más si tenemos en cuenta la infinidad de accesorios disponibles que existen. No obstante, es raro que hasta ahora no hubiera un método para poder convertir una Raspberry Pi en un elemento portátil, ¿verdad? Esto ya se ha terminado, dado que gracias a su bajo consumo ya hay accesorios que nos permitirán utilizarla en cualquier parte sin necesidad de conectarla a ningún lado.

Ciertamente, tenemos múltiples opciones para esto. Bastaría con utilizar una batería portátil para dar alimentación a la Raspberry Pi, dado que tan solo necesitamos una fuente de energía por USB para hacerla funcionar. Sin embargo, estas baterías portátiles suelen ser grandes, pesadas e incómodas de llevar en conjunto con una Raspberry Pi ya que no se adaptan muy bien a su tamaño, y no hay manera de «engancharlas».

La cosa cambia con el Gumstix Battery IMU

Gumstix Battery IMU para Raspberry Pi

Dos pilas de tamaño AA es todo lo que necesitaremos para utilizar este «acople» para la Raspberry Pi que nos permitirá utilizarla durante horas y horas (ya que consume tan poco), y que por supuesto es compatible con pilas recargables que podremos recargar solo conectando la Raspberry Pi a su conector micro USB habitual.

Esta placa se conecta a la Raspberry Pi mediante el puerto de 40 pines habitual, y además añade una funcionalidad que no tiene el dispositivo de por sí, algo tan básico como el botón de encendido (que en este caso no es un botón sino más bien un interruptor). Hasta ahora, nada más conectar la Raspberry a una fuente de energía ésta se encendía automáticamente, pero con este accesorio podremos encenderla y apagarla a nuestro antojo.

El Gumstix Battery IMU para Raspberry Pi por delante

La placa de Gumstix también incorpora un módulo Bosch MBI160 que integra un acelerómetro de 3 ejes y un giroscopio de 3 ejes para detección de movimientos, lo que nos permitiría incluso fabricar nuestros propios drones o lo que se nos ocurra con ello.

Este dispositivo se puede comprar por 50 dólares en la web del autor.

Cómo hacer que la Raspberry Pi sea totalmente inalámbrica

Ya hemos visto cómo añadirle una batería al dispositivo para que tenga su propia autonomía de funcionamiento, pero lógicamente todavía necesitaremos algunos elementos para que sea totalmente inalámbrica, ¿verdad?

Como podéis ver en el vídeo de arriba, se puede utilizar una Raspberry de manera independiente e inalámbrica. O bien le añadimos un módulo WiFi o bien usamos una Raspberry Pi Zero W que ya lo tiene integrado y ya tendremos la comunicación inalámbrica. Luego es cuestión de tener el software necesario para, por ejemplo, transmitir el vídeo de una cámara acoplada.

En la página de Github de Gumstix podéis encontrar incluso el código fuente para la demostración que hemos puesto arriba del vídeo.

También podríamos tener un monitor portátil y, junto con una Raspberry con esta «batería», podríamos utilizarla para ver series y películas en cualquier parte tan solo conectando la pantalla al dispositivo con un cable HDMI. Las posibilidades en cualquier caso son muy amplias y, con una Raspberry inalámbrica, el límite lo marca la imaginación de cada cual.