Cómo forrar y organizar los cables del PC para que queden mejor

Cómo forrar y organizar los cables del PC para que queden mejor

Rodrigo Alonso

Es inevitable, incluso teniendo periféricos inalámbricos, el tener una considerable cantidad de cables para el PC. Ahora bien, que queden desparramados por cualquier parte o que queden bien ordenados y presentables sí es algo que está en tu mano, y más ahora con los consejos que vamos a darte a continuación para poder forrarlos y organizarlos mucho mejor.

La gestión de cables es todo un arte. Podemos utilizar canaletas para organizar y encauzar los cables por donde queremos, lo que nos dará la ventaja de poder abrir la canaleta y cambiar cables tantas veces como queramos, pero hay otras alternativas que, si bien son más económicas y dejan un mejor resultado, son un tanto más permanentes en algunos casos. Hoy vamos a enseñaros una de estas alternativas, que consiste en forrar los cables para organizar mejor el escritorio.

Materiales necesarios para forrar los cables

A la hora de forrar los cables tenemos dos opciones: la opción de utilizar componentes que podemos comprar en cualquier ferretería o tienda online y que nos permiten reutilizarlos y cambiar los cables, o la solución permanente que consiste en forrarlos con tubo termoretráctil (en realidad no es permanente del todo, siempre podemos «abrirla» haciéndole una incisión con un cutter y tirando de ello, pero esto lo echa a perder, no es reutilizable).

Esto es lo que necesitarás:

  • Un metro o similar, para medir la longitud de los cables y del tubo.
  • Cutter, tijeras o similar para cortar los tubos.
  • Alicates (opcional).

Por supuesto también necesitarás la cubierta para cables si decides optar por la opción no permanente, o en el caso de que optes por la solución permanente (que queda mejor, todo sea dicho) para organizar los cables, necesitarás tubo termoretráctil y una fuente de calor como un pequeño soplete o un mechero potente.

Para el tubo termoretráctil tienes muchísimas opciones, así que primero deberás saber qué cables son los que quieres organizar, sus longitudes y el diámetro que necesitarás para poder meter incluso el conector por el tubo. Tienes diversas longitudes, diámetros y colores para escoger.

Cómo forrar los cables

Si has optado por la opción de la funda reutilizables, el modo de forrar los cables es tan sencillo como medir la longitud de éstos y cortar la funda a medida. Ésta tiene un velcro para «cerrarse» alrededor de los cables, así que no tendrás que preocuparte por el diámetro para poder pasar los conectores por su interior.

Tienes, por supuesto, otras muchas opciones de cubiertas para cables, pero ciertamente las de tipo muelle las desaconsejamos porque al final terminan saliéndose los cables y, estéticamente, no quedan igual de bien.

Cubierta para organizar cables

Si la opción que has escogido es la del tubo termoretráctil, igualmente debes primero medir la longitud de los cables y cortarlo a medida. Puedes meter varios cables en el mismo tubo si tiene el diámetro suficiente. Si el diámetro no es lo suficientemente grande como para meter los conectores por dentro del tubo, puedes cortarlo longitudinalmente y no pasa nada, porque luego cuando lo calentemos quedará igualmente unido.

Una vez que tengas los cables por dentro del tubo termoretráctil, debes comenzar a calentarlo con el mechero o soplete. Ten sumo cuidado con esto, porque notarás que desde que empiezas a aplicarle un poco de calor el tubo comienza a encogerse, adaptándose a la forma de los cables en su interior.

Por lo tanto, debes hacer muchas pasadas, girando el tubo para aplicar calor por todas partes, y nunca manteniendo la fuente de calor fija en el mismo sitio durante más de medio segundo, ya que de lo contrario podrías quemarlo.

Tubo termoretráctil para organizar cables

Ahora, ¡a organizar cables!

Una vez tengamos ya los cables dentro de los tubos, ya es cuestión de organizar los cables «gordos» que han quedado, tarea mucho más sencilla dado que ahora solo tendremos que canalizar un único cable en lugar de un montón separados, y podremos utilizar desde simples anclajes a la mesa hasta canaletas, pasando por otras muchas opciones donde ya el límite es vuestra imaginación.

Gracias a estas técnicas, podemos tener escritorios con una estética mucho mejor, sin cables por medio molestando.