¿Es peligroso para el PC si lo dejas en suspensión mucho tiempo?

¿Es peligroso para el PC si lo dejas en suspensión mucho tiempo?

Rodrigo Alonso

Si eres de esos que en lugar de apagar el PC cuando no lo usas, utilizas la opción de suspender (o simplemente lo dejas encendido hasta que él mismo lo hace) puede surgir la pregunta: ¿le pasa algo al PC si le das a suspender en lugar de a apagar? En esta ocasión es la propia Intel quien nos da la respuesta técnica a la pregunta.

Es muy común, especialmente entre los usuarios de portátil, dejar que el equipo entre en estado de suspensión (lo hace por defecto cuando cierras la tapa del portátil, por ejemplo) en lugar de apagarlo. Al hacerlo, cuando volvemos a reactivar el equipo el proceso es mucho más rápido que dejar que arranque de nuevo, y además nos encontraremos todo lo que habíamos dejado abierto tal y como lo teníamos, así que desde luego es muy cómodo.

El problema radica cuando dejamos el equipo en un estado llamado «suspensión profunda», es decir, durante un tiempo muy prolongado.

¿Es mejor apagar o suspender el PC?

Cuando le damos a Suspender PC o dejamos que entre en este estado, el hardware del equipo entra en lo que se llama «Sleep mode», un modo que apaga parcialmente el hardware (por ejemplo, los discos duros y SSD entran en modo DEV_SLEEP y la fuente de alimentación entra en modo S3).

Por el contrario, la definición del modo S3 significa «Suspend-to-RAM«, lo que significa que la RAM permanece totalmente activa porque, al ser una memoria volátil, si la apagáramos se perderían los datos que contiene y en ese caso no podríamos reactivar el PC a como lo teníamos.

Por norma general no pasa nada por hacer esto, todo funcionará sin problemas y ningún componente resultará dañado. Sin embargo, según Intel sí que puede tener algunas consecuencias, al menos si lo hacemos durante periodos prolongados de tiempo:

«Si dejamos el PC en modo de suspensión durante mucho tiempo sin apagarlo, la memoria podría no restablecerse correctamente. Se podrían causar redundancias excesivas de memoria y disminuir su velocidad de funcionamiento o causar errores (BSOD) a la hora de volver a la normalidad tras suspender el PC. Lo mejor es que, como poco, se reinicie o apague el PC cada 2-3 días».

En resumidas cuentas, lo más recomendable es apagar el PC si no vamos a utilizarlo durante un tiempo prolongado, para evitar ya no solo el desgaste de los componentes -especialmente la RAM-, sino también ralentizaciones en el equipo y posibles fallos como pantallazos azules.

En todo caso, no es para nada peligroso para el equipo el dejarlo en suspensión, si bien es cierto que tal y como indica Intel puede tener consecuencias que, en realidad, no son más graves más allá de perder el trabajo no guardado que pudiéramos tener en el momento en el que el equipo entra en estado de suspensión.

Ahora bien, no pasa absolutamente nada por suspender el PC cuando hablamos de espacios más cortos de tiempo y, en todo caso, hay que recordar que al equipo siempre le sienta bien un reinicio de vez en cuando.

Igualmente, hemos de tener en cuenta que hay un mínimo consumo de la batería en este estado y que esta irá menguando conforme pasen los minutos ya que la RAM tiene que permanecer con corriente para mantener dicho estado.

Esto no tiene mayor importancia si no se hace continuamente, pero en el caso de que sí sea la norma entonces tendremos un pequeño desgaste de la misma con el paso de los días, meses y años, algo que tenemos también que valorar.

Hibernar como opción

Por último, tenemos una opción similar a la de suspender el PC, pero con ciertos matices que le diferencian. Cuando hablamos de hibernar nos suena a algo que hacían los equipos antiguos, pero que hoy no. Pues bien, hibernar puede ser más interesante para períodos de apagado más prolongados.

Por ejemplo, si vamos a volver dentro de una hora, suspender es la mejor opción porque no merece la pena apagar el PC o hibernarlo. Sin embargo, si volvemos mucho más tarde, hibernar es una opción interesante porque usa menos energía y la información se almacena en el disco duro, no el memoria RAM.

Veréis que en Windows 10 no nos aparece esta opción de forma nativa, así que tendremos que activarla nosotros de la siguiente manera:

  • Nos vamos al Panel de Control para acceder a «Opciones de energía». Después, haced clic en «elegir el comportamiento de los botones de inicio/apagado».

suspender pc hibernar

  • Ahora, haced clic en «Cambiar la configuración actualmente no disponible».

suspender pc

  • Seleccionáis Hibernar y le dais a «guardar cambios». Veréis que ya podemos seleccionarla como opción cuando vamos a apagar el PC.

hibernar

De todos modos, siempre será más recomendable apagar un PC, ya que con los SSD de hoy en día no se pierde tiempo al iniciar sesión.