Los cables sleeved mejoran la estética pero, ¿son recomendables?

Los cables sleeved mejoran la estética pero, ¿son recomendables?

Juan Diego de Usera

Uno de los componentes que más destacan en el interior de un ordenador modeado es el trabajo con los cables. Estos cables, denominados sleeved (o enfundados), son los que le dan la nota que más destaca (sin tener en cuenta la iluminación RGB, claro). Y un buen modder puede hacer auténticas obras de arte con ellos. Sin embargo, no todos los cables sleeved son creados iguales. Y usar algunos de ellos, puede ser contraproducentes para el funcionamiento del sistema.

En el mercado, hoy en día, podemos encontrar dos tipos de juegos de cables sleeved:

  • Por un lado, tenemos los cables extensores, que son más comunes. Y que no se hacen específicamente para un modelo de fuente de alimentación.
  • Por otro lado, están los cables que sustituyen los originales de la fuente de alimentación por este tipo de cables con fundas.

Como norma, los cables de extensión los los más usados por la mayoría de usuarios. Al fin y al cabo, es solo gastarse un extra de dinero en los cables que realmente vas a necesitar, y además serán los que queden a la vista, dejando los cables originales de la fuente escondidos en la parte trasera para que nos e vean.

Kit de cables sleeving

Consideraciones previas a usar cables sleeved

  • Grosor del conductor de cobre. Este grosor se suele expresar en AWG (American Wire Gauge). El grosor mínimo que debe de tener el cobre del cable sleeved es 16 AWG. En caso de usar cables de grosor inadecuado, los cables se pueden recalentar e incluso fundirse. Puede también hacer que no le llegue suficiente potencia a los componentes.
  • Calidad del conector final. Este conector es el que se ancla, por un extremo a la fuente de alimentación y, por el otro, al componente. Un mal conector puede hacer que no haya una buena transmisión de corriente eléctrica hasta el componente.
  • Tipo de material usado para el sleeving. Para hacer las mallas que recubren los cables, formando el sleeving, se pueden usar dos materiales: paracord o nylon. El paracord es el más recomendable, dado que es más flexible que el nylon. Lo cual permite jugar mejor con los cables a la hora de esconderlos.

Cables sleeving fuente

Y hay que tener mucho cuidado con lo que hemos comentado sobre el tamaño AWG de los cables. Porque el estándar AWG funciona diferente a los estándares normales. En este estándar, cuanto menor es el número, mayor es el grosor. Por ejemplo, 16 AWG es de mayor grosor que 24 AWG, pero menor que 10 AWG. Y, como ya hemos comentado previamente, si usamos un cable con un grosor inadecuado, podemos acabar con problemas muy serios en el interior de nuestro sistema.

Por otro lado, otra cosa a tener en cuenta es que los cables extensores suelen generar caídas de voltaje entre cada extensión del cable, en los conectores. Como norma, es mejor usar cables que salgan directamente de la fuente de alimentación. Lo cual sería fabuloso si todos los fabricantes usaran los mismos conectores para los cables de la fuente.

Pero, como no es el caso, solo hay algunas empresas que se dedican a fabricar este tipo de sets de cables, y son específicos para ciertos modelos de algunos fabricantes como Corsair, EVGA, o SeaSonic.

Cables cablemod

Cierto es que hay algunos fabricantes, como Corsair, que venden sus propios kits de cables sleeved. En general, si el fabricante de la fuente vende este tipo de kits, comprádselo a él. En caso contrario, marcas como CableMod hacen unos trabajos excelentes con los cables que venden, pero no perdáis el tiempo (y el dinero) con cables baratos. No es algo recomendable y os puede salir muy caro.

En todo caso, como siempre será una mejor elección el comprar cables completos que extensores para evitar esas caídas de tensión que, como os hemos explicado, se producen en los conectores (empalmes).