¿Tu micrófono no suena bien? Sigue estos consejos para mejorar su sonido

Si utilizas un micrófono en el PC, sea para conversaciones por voz en herramientas como Discord o Skype o para hacer Streaming, es posible que el sonido de tu voz no sea todo lo bueno que podría ser, independientemente del tipo de micrófono que utilices. Por ello, a continuación vamos a darte una serie de consejos para que tu micrófono tenga el mejor sonido posible.

Antes de empezar, vamos a aclarar que, en este caso, vamos a hablar únicamente de micrófonos de sobremesa o «standalone», es decir, vamos a omitir los micros que van integrados en los auriculares puesto que, con estos, poco se puede hacer para mejorar el sonido, si bien algunos de los consejos sí que os pueden servir para ayudar un poco a mejorar el sonido.

Lo mismo sucede con los micros integrados en webcams, puesto que dejando de lado su dudosa calidad, tampoco se puede hacer demasiado para mejorar su calidad. Sí que se incluyen, no obstante, micrófonos de todo tipo sin importar si su conexión es USB, XLR o jack. Dicho esto, vamos allá.

Comprueba la distancia del micrófono

La colocación del micro con respecto a tu boca es primordial, especialmente en aquellos que tienen patrón de captación hipercardioide o tipo shotgun. El mejor resultado se suele obtener cuando colocamos el micrófono a una distancia de entre 5 y 15 centímetros de la boca. Claro que, si haces streaming, es complicado colocar el micro a esta distancia sin que salga en la webcam, por lo que vamos al segundo punto.

Distancia micrófono

Usa un brazo con soporte «de araña»

Si colocamos el micro encima de la mesa, todas las vibraciones que haya en la mesa al apoyar las manos o incluso al teclear en el teclado, serán captados y se transmitirán. Para evitar esto existen los llamados soportes «de araña», que lo que hacen es mantener el micrófono suspendido en gomas elásticas, de manera que las pequeñas vibraciones serán totalmente absorbidas y no se captarán por el micro.

Soporte de araña para micrófono

El utilizar este tipo de soporte junto con un brazo nos permitirá tener el micrófono colocado muy cerca de nosotros pero sin que nos moleste y, en el caso de que hagas streaming, sin que salga en la imagen de la web. Podremos, incluso, ponerlo boca abajo para que esté encima de la cabeza.

Añade un filtro antipop

Seguro que habéis visto muchas veces una especie de pantalla de tela circular delante de los micrófonos. Este dispositivo se llama filtro antipop, y sirve para, precisamente, filtrar los sonidos de «pop» que hacemos al abrir la boca para comenzar a hablar. También mitigan los sonidos de viento que hacemos con la boca al expulsar aire al hablar y, en general, aunque parezcan una tontería son muy útiles para mejorar la claridad del sonido.

Diltro antipop en un micrófono

Comprueba la ganancia del micrófono

Otra cosa que puedes hacer para mejorar la calidad del sonido de tu micro es comprobar la ganancia. Esto se puede controlar o bien desde el propio micro si es que es un modelo de gama alta o USB, en el previo que tengas si es un micro XLR, o directamente en los ajustes de audio del PC o tu software de grabación.

Ganancia del micrófono

El nivel de ganancia ideal deberíamos ajustarlo para que cuando hablemos con voz normal, los picos más altos estén como máximo a -12 db, que suele coincidir con un 75% del máximo de ganancia que permita el micrófono. Si tenemos demasiada ganancia en el micrófono, se nos escuchará más alto pero también más saturado, deformando la voz y haciendo que suene anti natural.

Evita el ruido de fondo y el eco

Esto es lógico: si hay ruido de fondo y el micrófono no cuenta con sistema de cancelación de ruido, éste se colará en la grabación reduciendo la calidad de la misma. Por lo tanto, es importante tratar de evitar el ruido de fondo, y en el caso de que no sea posible, tratar de paliarlo con material absorbente del ruido en las paredes, lo que a su vez evitará la reverberación (eco).

Aunque parezca que este tipo de paneles aislantes son más de estudio de grabación, también los hay relativamente económicos (no son tan buenos pero su precio es un 10% de lo que cuesta el material profesional). Se pueden encontrar por algo más de 60 euros kits bastante aceptables.

Con estos consejos, seguramente mejores notablemente la calidad de sonido de tu micrófono, sea del tipo que sea.