Por qué algunas tarjetas gráficas necesitan alimentación extra

Por qué algunas tarjetas gráficas necesitan alimentación extra

Rodrigo Alonso

Es posible que te hayas preguntado por qué tu tarjeta gráfica necesita alimentación adicional y no vale con conectarla a la placa base. Muchas tarjetas gráficas, básicamente todas salvo las de gama baja, necesitan alimentación adicional para poder funcionar adecuadamente y nos vemos obligados a conectarles cables directamente desde la fuente de alimentación.

A veces resulta un engorro el tener que pasar cables desde la fuente de alimentación hasta la tarjeta gráfica, quedando muchas veces por medio y ensuciando la estética del interior de nuestro sistema. No obstante, que las tarjetas gráficas necesiten estos conectores extra tiene sentido y, de hecho, es necesario para que puedan funcionar.

Si una tarjeta gráfica tiene conectores de alimentación y no les conectamos sus correspondientes cables desde la fuente, directamente no funcionará. Si acabas de comprar una gráfica nueva y no te funciona, comprueba que has conectado la alimentación adicional lo primero de todo.

La alimentación de la tarjeta gráfica

Vale, todos sabemos que cuanto más potente sea una tarjeta gráfica mayor es su consumo eléctrico, y el problema radica en que todas las gráficas que necesitan alimentación adicional consumen más energía de lo que el zócalo PCI-Express es capaz de proporcionar, limitado actualmente en 75 vatios. En otras palabras, cualquier tarjeta gráfica que tenga un consumo mayor de 75W necesitará alimentación adicional, y la manera de proporcionársela es conectándola directamente a la fuente de alimentación mediante los conocidos cables PCI-e de 6 y 8 pines.

Los conectores PCIe proporcionan alimentación adicional a tu tarjeta gráfica

Cada uno de los conectores de los cables PCIe de la fuente de alimentación es capaz de proporcionar 12,5 vatios adicionales. En otras palabras, un conector PCIe de 6 pines es capaz de entregar hasta 75 vatios, mientras que esto se eleva hasta los 100 vatios en los conectores de 8 pines.

Así, una tarjeta gráfica que tenga un consumo eléctrico de 150 vatios, necesitaría los 75 que proporciona la placa base pero otros 75 a través de la alimentación adicional de la fuente. En este ejemplo, necesitaríamos 75 vatios adicionales, y con un conector de 6 pines sería suficiente. Si la gráfica tuviera un consumo de 225 vatios, necesitaríamos los 75 de la placa y otros 150 adicionales, que podríamos proporcionarle mediante dos conectores de 6 pines, o incluso uno de 6 y otro de 8 para alcanzar los 250 vatios y así tener margen de maniobra para overclocking.

 

Vamos a poner algunos ejemplos adicionales con gráficas existentes.

  • Una AMD Radeon RX 550X tiene un TDP de 50 vatios, y por lo tanto no necesita conectores adicionales.
  • Una GeForce GTX 1060 6 GB tiene un TDP de 120 vatios, así que necesita los 75W de la placa y un conector PCIe de 6 pines adicional.
  • Una Radeon RX 380X tiene un TDP de 190 vatios, y en este caso son dos conectores PCIe de 6 pines adicionales lo que necesita.
  • Una GeForce RTX 2080 SUPER tiene un TDP de 250W, así que necesita un conector PCIe de 6 y otro de 8 pines.
  • Una Radeon RX Vega 64 necesita dos conectores PCIe de 8 pines porque su TDP es de 295W.
  • Hay casos especiales, como la PowerColor Radeon Devil 13 que tenía dos R9 290X, y que necesitaba cuatro conectores de 8 pines ya que su TDP era de hasta 475 vatios.

Esto en cualquier caso depende del fabricante, que es quien diseña la gráfica y añade conectores PCIe según el consumo que tenga, así que no es algo de lo que tengáis que preocuparos: vuestra tarjeta gráfica ya tendrá los conectores adicionales de alimentación que necesite, y simplemente debéis estar seguros de darle esa alimentación adicional que necesita.

¿Por qué algunas gráficas no lo necesitan?

Ya comentamos al inicio que casi todas las gráficas necesitan estos cables de alimentación adicional, pero no todas. Las que no lo necesitan son modelos generalmente de gama baja y/o de bajo consumo, y éste no supera los 75 vatios que le proporciona la placa. Si ya tienen suficiente con esto, en ese caso no necesitarán nada más para funcionar.

Lógicamente, este tipo de gráficas tienen un rendimiento bastante más reducido que, en muchos casos, ni siquiera da para poder utilizarlas en juegos, o al menos no juegos que no sean livianos porque en cuanto tienen unos gráficos un tanto avanzados ya requerirán mayores recursos gráficos, algo que una de estas gráficas de bajo consumo no suele ser capaz de proporcionar (al menos no hasta la fecha).